viernes, 20 de julio de 2018

El negocio detrás del aborto

Por María Celsa Rodríguez
Cuando un proyecto de despenalización del aborto comienza a hacer ruido, detrás están los lobbys de la muerte que influyen en los partidos políticos o en algunas activistas feministas con cargos públicos, para lograr sus objetivos: que el aborto sea legal. Para ello usan tres elementos: el ideológico, el político y el económico. En las raíces de las banderas abortistas están las teorías del control natal y de la eugenesia

El aborto influye negativamente en el capital humano algo que es un determinante de riqueza pero que en el tiempo, al pasar una generación, la reducción de población y su envejecimiento real será motivo de pobreza. Y allí es la inmigración la que se verá favorecida al tomar los puestos de trabajo, es lo que está pasando en Europa. 

El coqueteo del gobierno con fundaciones y organizaciones internacionales de planificación familiar y control poblacional es un claro hecho que lo que se desea con el aborto, que es reducir el índice de nacimientos. Las ONG que son financiadas por la IPPF son las que exponen en favor del aborto en el debate publico en la Cámara de Senadores. Justamente la Fundación Huésped representada por el Dr. Cahn, quien mitió descaradamente en el Senado y ante las cámaras que NO reciben dinero de la Planned Parenthood. Desde su sede en Londres,  en Estados Unidos, y con oficinas y clínicas en 152 países resulta ser la red que trabaja para realizar abortos e instruir y concientizar a las jóvenes en relaciones sexuales y fomentar los abortos. Se estima que por año realizan 5 millones de abortos. Pero en Argentina financian a una serie de organizaciones que defienden y promueven la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Millones de dólares se han destinado a toda
s las organizaciones para que Argentina sea otro de los países que facilite la muerte de bebes en gestación.

En Argentina la representante de la IPPF es Casa Fusa, con una clínica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que dice dar “servicios de salud a adolescentes con enfoque de género”, donde se brinda atención ginecóloga lo dice la pagina. Y la actriz venezolana Catherine Fulop está en la pagina de Casa Fusa por la UNFPA (http://grupofusa.org/casafusa/) que es el fondo de población de Naciones Unidas, un organismo de control poblacional. Dice en su página: "UNFPA: Contribuyendo a un mundo donde cada embarazo sea deseado, cada parto sea sin riesgos y cada persona joven alcance su pleno desarrollo". (http://www.unfpa.org.ar/sitio/). Se sabe que muchos abortos se hacen tras el argumento de riesgos, malformaciones o problemas de salud.

La Sra Fulop que en la mesa de la Sra Mirha Legrand confesó que no había leído el proyecto de ley de despenalización del aborto que se debate en el Senado, pero dice que defiende el aborto legal, es decir, la Sra defiende algo que ni siquiera conoce el contenido que se esta tratando en el Senado. La pregunta es ¿cómo defendés algo que ni siquiera leíste?

Durante la Campaña electoral para las primarias,   Hillary Cinton recibió 20 millones de dólares de la
Planned Parenthood, mientras Hillary se comprometía a defender y apoyar el trabajo de PP que era al mismo tiempo financiada con el dinero publico, ya que el gobierno de Obama le entregaba más de 500 millones de dólares a PP, mientras que el financiamiento de la campaña de Clinton era de la venta de los órganos de los fetos abortados. Esta actividad de la PP queda en evidencia después que salieran a la luz varios vídeos que mostraban a autoridades de PP confirmando y explicando la manipulación de los fetos y la obtención de beneficios económicos. (https://www.youtube.com/watch?v=iSyOD1wImNg)

A medida que más avanzaba la campaña a la Casa Blanca y las encuestas la daban ganadora a Clinton, Cecil Richards Presidente de PP decidió a apoyarla con otros 30 millones de dólares para "vencer" a Trump, mientras Hillary le prometia ayuda de parte del gobierno a la PP.

Trump con la nominación de Brett Kavanaugh como juez de la Corte Suprema, preocupa a la organización abortista mundial por ser un juez a favor de la vida. Y porque pueden perder los aportes que recibe del gobierno, que comprende casi el 40 % de los ingresos que están saliendo de los contribuyentes. Sin embargo PP cuenta con empresas e industrias que financian sus actividades. El portal https://www.2ndvote.com/plannedparenthood/ identifica la lista de "compañías y organizaciones sin fines de lucro que han financiado directamente a Planned Parenthood".

Hace años que se habla de las finalidades que tienen los fetos humanos en la industria cosmética para crear cremas faciales para las arrugas, la cicatrización y las heridas. 

Por su parte la doctora Theresa Deisher, una fisióloga molecular y celular, reconocida internacionalmente en medicina re-generativa dijo en un discurso: "que los cuerpos de los niños no nacidos están siendo utilizados 'no sólo como herramientas de investigación biomédica, sino como terapias médicas reales'. Dijo que “los fetos de 12, 14, 16 y 18 semanas de gestación son triturados y sus células se implantan en personas que han sufrido accidentes cerebro vasculares o la enfermedad de Parkinson”. Y también se utilizan en la producción de vacunas.

Pero hay mas: 

"El Dr. Mercola escribe en su página que: "Desde hace varios años los activistas contra el aborto han estado advirtiendo que una nueva tecnología para potenciar los sabores tales como dulce y salado, utiliza en su proceso células de fetos abortados.

La compañía de biotecnología que utiliza este proceso novedoso, Senomyx, ha firmado contratos con Pepsi, Ajinomoto Co. (fabricante de aspartame y pegamento de carne), Nestlé y otras compañías de alimentos y bebidas durante los últimos años.

El objetivo principal de muchas de estas empresas de alimentos procesados ​​es hacer más deliciosos sus alimentos y bebidas mientras que reducen el contenido de azúcar y sal.
Mientras que Senomyx se niega a revelar los detalles del proceso, sus solicitudes para las patentes indican, de hecho, que parte del secreto implica el uso de células de riñón humano, conocidos como HEK293, procedentes de un bebé abortado.


Vale la pena señalar que de hecho en el producto final, no hay células renales, o parte de ellas. Más bien, son parte del proceso utilizado para discernir nuevos sabores, lo cual discutiremos más adelante.


Dicho esto, para muchos, esto está "sobre la línea". Hace dos años, grupos anti-aborto lanzaron una campaña boicot en contra de Pepsi Co., invitándolos a reconsiderar el uso de saborizantes derivados de un proceso que involucra el uso de células embrionarias de riñón abortado".... 


"De acuerdo con un informe de la CBS News en junio del 2011, 70 de las 77 patentes de Senomyx, presentadas en ese momento nombraron el uso de HEK 293. Estas son las células embrionarias de riñón originalmente recolectadas de un feto sano, abortado voluntariamente por los años 1970s. El "HEK" identifica las células como células renales, y los "293" indica que las células provienen del experimento 293avo.

Estas células han sido clonadas por décadas, ya que ofrecen una forma fiable de producir nuevas proteínas, mediante alimentos modificados genéticamente. Senomyx ha manipulado las células HEK293, para que funcionen como células receptoras gustativas en los humanos, como las utilizadas presumiblemente por el robot de-gustativo de Pepsi Co. Esto se hizo mediante el aislamiento de los receptores gustativos encontrados en ciertas células, y añadiéndolas a las células HEK. Las células HEK son también ampliamente utilizadas en la investigación farmacéutica y de biología celular, por la misma razón o similar. Es, sin embargo la primera vez que las células HEK se han utilizado en la industria alimentaria, la cual para muchos porta un cierto factor "desagradable". También está el problema de no saber cómo son creados estos nuevos sabores. Como se menciona en el reporte de CBS News".

PP esta siguiendo el desarrollo del debate de la ley de aborto desde Estados Unidos mientras sus marionetas pagadas por las instituciones abortistas de argentinas continúan con el circo alrededor del Congreso adoctrinado a más jóvenes que con sus pañuelos verdes marcan una línea que defienden la muerte. Y como escribió en un twits el Periodista Mariano Obarrio podemos ver: "Los lazos de International Planned Parenthood Federation con el Ministro Rubinstein... 

Hay que bajar el gasto, no subir los impuestos. Por Iván Carrino

Argentina nuevamente está entre la espada y la pared por sus problemas fiscales. 
Con un gran desequilibrio de las cuentas públicas, el gobierno de Macri necesita de cientos de miles de dólares de endeudamiento para poder seguir funcionando, pero a diferencia de lo que pasaba meses atrás, esos dólares hoy ya no están disponibles. 
Las condiciones financieras internacionales cambiaron, y hoy el dólar se convirtió en un bien más escaso, lo que hizo que su precio subiera violentamente. Las consecuencias de este “shock” todavía están por verse, pero seguramente implicarán recesión, mayor inflación y, lamentablemente, un mayor nivel de pobreza. 
Ahora bien, a la hora de darle una solución al agujero fiscal, algunos proponen bajar el gasto público, otros proponen subir más los impuestos, y hay otros que opinan que deben combinarse ambas fórmulas. 
De acuerdo con los “impuestadores”, el esfuerzo debe ser compartido por todos, y algunos sectores deberían aceptar de buena manera que les suban los impuestos (o que no se los bajen, como estaba previsto). 
Este grupo olvida que la carga tributaria que tolera el sector privado en Argentina está entre las más altas del mundo y que ese esfuerzo del que hablan lo vienen haciendo hace años, financiando un estado que cada vez se come una mayor porción de la riqueza nacional. 
Por último, también ignoran una lección de la historia: que para ajustar las cuentas públicas, es mucho más eficiente reducir el gasto público que subir los impuestos. 

Estímulo vs. Ajuste

En el año 2009, un momento en que el gobierno de los Estados Unidos lanzaba el más masivo estímulo fiscal de la historia reciente, los profesores de Harvard Alberto F. Alesina y Silvia Ardagna se propusieron investigar qué impacto tenía la política fiscal en la economía. 
Más precisamente, querían entender el efecto de los “estímulos fiscales” y los “ajustes fiscales” (definidos éstos como un año en donde el resultado primario ajustado por el ciclo económico empeora/mejora en un 1,5% del PBI o más) sobre la sostenibilidad de las cuentas públicas y el crecimiento económico. 
Lo que estos académicos deseaban encontrar era la respuesta a las siguientes preguntas: ¿qué es mejor para promover el crecimiento, un estímulo fiscal basado en el aumento del gasto o uno basado en el recorte de impuestos? ¿Qué es mejor para reducir el déficit y la deuda, una baja del gasto público o un aumento de los impuestos? Y, por último: ¿resienten la actividad económica los ajustes fiscales basados en una baja del gasto? 
Para responder dichas preguntas, indagaron en los datos de 21 países de la OCDE (entre ellos, Estados Unidos, Holanda, Nueva Zelanda, Alemania, Francia y Finlandia) para un período de 37 años, desde 1970 al año 2007. 
Sus conclusiones son más que interesantes y de importancia crucial para nuestra coyuntura local. 

Según Alesina y Ardagna: 

“Nuestros resultados sugieren que los recortes tributarios son más expansivos que los aumentos del gasto en los casos de estímulo fiscal. Para los ajustes fiscales, mostramos que los recortes de gastos son mucho más efectivos que los aumentos de impuestos para estabilizar la deuda y evitar las recesiones económicas. De hecho, descubrimos varios episodios en los que la reducción del gasto público adoptada para bajar el déficit se vio asociada a períodos de crecimiento económico, no recesiones.”
En números concretos, el trabajo encontró que en los “estímulos fiscales expansivos” –es decir, aquellos que resultaron en un mayor crecimiento de la actividad económica- el gasto total subió aproximadamente 1 punto del PBI, mientras que la recaudación cayó más de 2,5% del PBI. 
Por el contrario, cuando el gasto subía cerca de 3% del PBI pero la recaudación permanecía constante, no había un efecto expansivo. 

Crecer con Ajuste

Al analizar procesos de ajuste del déficit, los autores se centraron en dos puntos. Por un lado, si dicho ajuste fue exitoso en términos de reducir de manera sustentable el desequilibrio de las cuentas públicas y el nivel de deuda. Por el otro, si dicho ajuste se vio asociado a episodios de recesión. 
En este último tema, los resultados son nuevamente sorprendentes. Los episodios de ajuste considerados expansivos en términos de actividad económica fueron aquellos caracterizados por el recorte del gasto público. Concretamente, en dichos episodios el gasto primario cayó en 2% del PBI, mientras que la recaudación solo subió 0,34%. Por el otro lado, en los ajustes fiscales considerados no expansivos el gasto cayó solo 0,7% del PBI, pero la recaudación subió 1,2%. 

A la luz de estos datos, Alesina y Ardagna sostienen: 

“De aquí que los ajustes que se hacen por el lado del gasto tengan efectos mejores sobre el crecimiento que los que se hacen con base en el aumento de la recaudación”
Los autores continúan indagando en qué tipo de ajuste fiscal es más exitoso en términos de reducir el déficit y la deuda. Aquí, nuevamente, concluyen que el recorte del gasto es la forma más segura de resolver un desequilibrio presupuestario. 
Tras décadas de crisis fiscales, en Argentina todavía debatimos si tenemos que tener déficit o no. Peor aún, también debatimos si el déficit no debería cerrarse cobrando más impuestos. 
Esperemos que los datos de estos 21 países analizados por los profesores de Harvard nos ayuden a pensar mejor las cosas. 
Saludos,
Iván Carrino
Para CONTRAECONOMÍA

Consejos para tatuarse en el cerebro Por Zach Scheidt, desde Atlanta, Georgia

Ya lo dije en alguna ocasión anterior.

Las tres palabras más importantes para invertir son: “no sé nada”.

Lo creo fuertemente. Pero eso no significa que haya que sentirse paralizado por el miedo y no hacer nada. De no ser así, nunca harías una sola inversión.
Simplemente significa que debes enfocar tus inversiones con honestidad y humildad, sin importar qué tan seguras parezcan las cosas en un momento determinado.
Las “cosas seguras” suelen explotar en la cara de quienes las creen. Y las inversiones más difíciles de realizar, aquellas en las que estás lleno de dudas, a menudo resultan ser las mejores.
Entonces, ¿cuáles son las mejores formas de ganar dinero en el mercado?
Esta es la primera regla: elige un pequeño grupo de acciones y quédate con ellas para siempre.
Pero, ¿qué acciones debería tener? Warren Buffett tiene algunos consejos sobre esto.
Entonces, dejaré que Warren se haga cargo de aquí en más… él dice: “Si crees que una empresa seguirá estando dentro de 20 años, probablemente sea una buena compra en este momento”.
Basado en lo que dice Warren, yo le agregaría un par de cosas más. Según lo veo, él tiene cinco criterios:
1. Una compañía que siga operando dentro de 20 años.
2. En algún punto, la gerencia de la compañía ha demostrado de alguna manera que son personas honestas y buenas.
3. Las acciones de la compañía han colapsado por alguna razón (piensa en American Express a principios de los años 60, cuando él compró. O el Washington Post a principios de los 70. O Coca-Cola a principios de los 80).
4. El nombre de la compañía es una marca fuerte: American Express, Coke, Disney, etcétera.
5. La demografía juega un papel importante.
Con Coca-Cola, Buffett sabía que todos en el mundo seguirían bebiendo agua azucarada. ¿Quién puede resistir? También comenzó a comprar compañías de muebles justo antes del auge de la vivienda. Él sabía que a medida que la población en Estados Unidos creciera, la gente necesitaría de sillas para sentarse.
No confíes en nadie
Una vez accidentalmente recibí un correo electrónico destinado a un inversor muy famoso. Era de su corredor y contenía su cartera. No puedo decir cómo sucedió este accidente, pero sucedió.
Por supuesto, abrí el correo electrónico. Se trataba de un hombre que siempre escribe sobre invertir mucho en acciones. ¿Y adivina qué?
Toda su cartera estaba puesta en bonos municipales. No tenía UNA SOLA ACCIÓN.
En pocas palabras: no confíes en nadie.
Entonces… ¿lo que uno debe hacer es poner todo su dinero en acciones? No, porque nunca sabrás todo sobre una empresa ni accederás al tipo de ofertas que recibe Warren Buffett.
En cambio, te propongo esta guía:
No coloques más del 3% de tu cartera en una sola acción. Pero si la acción crece más allá del 3%, puedes quedártela. Citando nuevamente a Warren Buffett: “Si tienes a Lebron James en tu equipo, no lo cambias”.
No coloques más del 30% de tu cartera en acciones (a menos que algunas de las acciones crezcan, en cuyo caso solo debes dejarlas crecer).
¿Estamos en una burbuja?
Mucha gente dice que las acciones están en una burbuja, incluso con la volatilidad de la guerra comercial de este año. En particular, dicen que estamos en una burbuja tecnológica en este momento. Pero nadie lo sabe realmente, son solo titulares de diarios y la televisión.
Las burbujas no significan nada. Tuvimos una burbuja de internet en los 90. Luego una burbuja de viviendas. Burbujas, burbujas y burbujas. Y si hubieras aguantado todo eso sin vender, tu cartera de acciones en este momento estaría en máximos históricos.
Así que ignora los ciclos, las burbujas y los altibajos. Y trata de no prestar atención a las noticias. El noticiero no tiene idea sobre el mundo financiero y lo que lo hace funcionar. Cualquier inversión en base a las noticias es como quitarte los ojos y confiar en una persona ciega para que te lleve al trabajo.
La importancia de la demografía
¿Cuáles son algunas buenas tendencias demográficas que impulsan la economía?
1. Internet. Sí, todavía está creciendo.
2. Los baby boomers de Estados Unidos se jubilan (la generación nacida entre 1946 y 1964, después de la Segunda Guerra Mundial). Necesitan instalaciones lugares especiales para vivir. Necesitan mejores diagnósticos y tratamientos para el cáncer.
3. Energía. Cuantas más personas haya, más energía consumiremos. Busca fuentes de energía que sean rentables y no necesiten subsidios del gobierno. Siempre que dependas de él podrías tener problemas.
4. Personal de medio tiempo. Las empresas han estado despidiendo personas y reemplazándolas con personal temporal.
5. Baterías. Si puedes averiguar cómo invertir en litio, entonces hazlo. Personalmente busco formas fáciles de invertir en tendencias demográficas que las demás personas no están mirando.
6. Y una docena más.
OK, la siguiente pregunta:
¿Es una casa una buena inversión? Todos estarán en desacuerdo conmigo sobre esto, pero la respuesta es un enfático "¡NO!".
Comprar una casa tiene todas las cualidades de una inversión horrible:
a) Capas adicionales constantes de impuestos que nunca desaparecen (mantenimiento, impuestos a la propiedad, que encima aumentan con la inflación).
b) Por lo general, la vivienda es un porcentaje demasiado grande de la cartera de una persona. Incluso solo el anticipo para un crédito termina siendo el gasto más grande de la vida de alguien.
c) Generalmente se trata de una deuda enorme.
Si puedes evitar “a”, “b” y “c”, y no te importa el costo de oportunidad que se paga en todo el tiempo durante el cual hay que esperar para vender una casa, entonces hazlo.
De lo contrario, alquila y usa el dinero que tengas para otras inversiones que serán menos estresantes y te darán mejores retornos.
Ahora, si dejamos afuera al real estate y dijimos que sólo el 30% de mi cartera debe estar en acciones, entonces ¿qué debería hacer con el resto de mi dinero?
¿Por qué estás tan apurado por poner todo tu dinero a trabajar? ¡Relájate! ¡No lo hagas!
Hay un dicho que dice “el efectivo es el rey” por una razón. Incluso diré “el efectivo es la reina” porque en el tablero de ajedrez, el rey es solo un viejo que no se mueve testaferro y la reina es la pieza más valiosa.
El efectivo es algo hermoso para tener. Puedes pagar todas tus necesidades básicas con él. Puedes dormir por la noche sabiendo que hay efectivo en el banco.
Me encanta la vida libre de estrés. Cuando miro hacia atrás los últimos quince años, los momentos en los que he estado más estresado es cuando he invertido fuertemente y los momentos en que he estado menos estresado es cuando tenía dinero en efectivo en el banco.

Saludos, 

Zach Scheidt, 
Para El Inversor Diario

#Geópolis: Un programa especial sobre la crisis de Nicaragua, y el análisis de Eneas Biglione de Fundación HACER

martes, 17 de julio de 2018

Información sobre el Crudo. Por Focus Economics

Imagen relacionada Strong oil market fundamentals and mounting geopolitical threats led Brent Crude Oil prices to increase in recent weeks. The price of Brent Crude Oil, however, could not breach the USD 80 per barrel psychological mark as it did in late May. On 6 July, oil prices traded at USD 75.1 per barrel, which was up 2.5% from the same day last month. The benchmark price for global crude oil markets was 12.5% higher on a year-to-date basis and was up 54.7% from the same day last year. The U.S. is pressuring Iran’s oil buyers to “reduce to zero” their oil imports from the country by 4 November, triggering undersupply fears. These concerns a re exacerbated by Iranian threats of cutting off regional oil exports. Around 30% of global oil exports pass through the Iranian coast. Venezuela’s oil production, furthermore, continues to slip, and drawdowns in U.S. crude inventories remain high, adding upward pressure on oil prices. Saudi Arabia, however, pledged to increase supply as early as in July to alleviate shortage concerns. Moreover, OPEC and Russia declared that they will reduce their compliance level to the oil cap deal from around 150% to 100%, which implies an injection of around 700,000 barrels per day. Despite the rally, our panelists foresee that oil prices will decline further down the road due to the planned increase in supply by OPEC and Russia, and strong shale oil production in the United States. FocusEconomics panelists see prices averaging USD 72.6 per barrel in Q4 2018. For Q4 2019, they expect prices to average USD 69.9 per barrel. Fears about supply shortages and strong demand for oil led 27 panelists to upwardly adjust their Q4 2018 forecasts compared to last month. 10 forecasters kept their projections unchanged, while 2 cut their forecasts. With numerous developments impacting the oil market simultaneously, the spread between the minimum and the maximum oil price forecasts remains relatively large. The panelist forecast range for Q4 2018 runs from a minimum of USD 64.0 per barrel to a maximum of USD 82.0 per barrel.


WTI Crude Oil prices hit their highest level since November 2014 on 26 June on the back of a tightening U.S. oil market and political tensions with Iran. In the following days, prices fell slightly, trading on 6 July at USD 73.8 per barrel. The print was up 13.9% from the same day last month and was 22.0% higher on a year-to-date basis. Moreover, the price was up 62.1% from the same day last year. Oil prices rallied from the second half of June following a soft patch at the end of May, when prices were aff ected by oversupply concerns. Since then, declining inventories in the United States and fears that the U.S.-led sanctions against Iran could reduce global oil output propelled WTI Crude Oil prices. Moreover, a U.S. economy fi ring on all cylinders is ensuring strong demand for oil. In the fi rst days of June, oil prices moved sideways, and, according to a release from 5 July, the United States unexpectedly posted a small crude build of 1.2 million barrels per day in the week ending 29 June. Moreover, U.S. President Trump is pressuring OPEC countries to pump more oil to lower prices, further rattling oil markets. Looking ahead, FocusEconomics panelists see prices for WTI Crude Oil declining as the U.S. oil shale boom and higher supply from key producers will more than off set strong demand for the black gold and geopolitical risks. For Q4 2018, analysts expect prices to average USD 67.5 per barrel. They see prices decreasing slightly, to USD 66.7 per barrel, in Q4 2019. Oil prices are showing strong resilience despite mounting oversupply fears, driving analysts to upgrade their year-end forecasts: This month, 17 panelists upgraded their projections for Q4 2018 from last month. Conversely, 3 cut their forecasts, while 8 forecasters left their projections unchanged. The spread between the maximum and minimum price forecast for oil remains large due to increasing uncertainty regarding the outlook of prices. For Q4 2018, the maximum price forecast is USD 80.0 per barrel, while the minimum is USD 57.0 per barrel. 

Desde Focus Economics https://www.focus-economics.com/ - Desde Barcelona -España

PRECIOUS METALS . Por Ricard Torné Lead Economist de Focus Economics

Resultado de imagen para metales preciososPRECIOUS METALS | Strong U.S. economy and doubts about the global economic outlook weigh on prices in June Prices for precious metals declined for the fourth time in the last five months in June. Precious metals prices fell 1.6% on a monthon-month basis in June (May: -2.2% month-on-month). The U.S. economy continued to expand robustly in Q2, fanning inflationary pressures. As a result, the U.S. Federal Reserve decided to hike its key policy rate for the second time this year at its 12–13 June monetary policy meeting. Moreover, the Fed adopted a more hawkish tone and raised its median projection from three hikes to four in 2018, meaning two more rate increases are now the baseline scenario for this year. Higher interest rates in the United States are eroding the attractiveness of safe-haven assets, including gold and to a lesser extent platinum and silver. High global political uncertainty, however, is providing some support to gold, while prices for palladium, platinum and silver are benefitting from tight supply and still-robust global growth. In this regard, a full-blown trade war between major players could threaten to derail the stellar trajectory of the global economy, reducing demand for key industrial commodities, including palladium, platinum and silver. The implementation of tariffs on USD 34 billion worth of Chinese goods imported to the U.S. and the immediate retaliation by China on 6 July are steps towards further economic uncertainty. Looking ahead, prices for precious metals will be determined by geopolitical risks, although the effects will have an opposite impact on the commodities. While an uncertain global outlook will notably support gold prices, prospects of weaker global growth will dampen demand for industrial commodities. Elevated geopolitical risks, healthy purchases of jewelry and robust industrial demand are expected to lead precious metal prices to rise 2.4% year-on-year in Q4 2018. The FocusEconomics panel sees prices increasing at a broadly similar pace of 2.3% year-onyear in Q4 2019. AGRICULTURAL | Oversupply concerns and geopolitical risks send prices down in June Agricultural prices logged their first fall this year in June. Prices fell for six of the eight agriculture commodities tracked by FocusEconomics. Altogether, agricultural prices fell a sharp 7.3% on a month-on-month basis in June (May: +3.0% mom). Corn and soybean prices declined have markedly in recent weeks as retaliatory tariffs that China is imposing affect U.S. agricultural products. Moreover, excellent crop conditions are exerting downward pressure on prices. Cocoa prices, which posted a stellar start to the year, fell in June as investors expect strong supply from top producers Ivory Coast and Ghana. While the two countries decided to work together to control cocoa prices, analysts expect that this move will have a limited impact on global cocoa prices in the short term. Change in Precious Metals Forecasts Q4 2018 Q4 2019 -2 -1 0 1 Platinum Gold Precious Metals Silver Palladium -1.5 -1.0 -0.5 0.0 Platinum Precious Metals Gold Palladium Silver Note: Percentage change between June 2018 and July 2018. . Source: FocusEconomics Consensus Forecast. Note: Percentage change between June 2018 and July 2018. . Source: FocusEconomics Consensus Forecast. Change in Agricultural Forecasts Q4 2018 Q4 2019 -8 -4 0 4 8 Sugar Coffee Soybeans Agricultural Cocoa Corn Wool Wheat Cotton -6 -3 0 3 Cocoa Sugar Wheat Agricultural Soybeans Coffee Corn Wool Cotton FOCUSECONOMICS Summary FocusEconomics Consensus Forecast | 5 July 2018 While strong market fundamentals should push prices up this year, the increase will be dampened by rising protectionist trade policies affecting agricultural products, and increased supply for key commodities. Our panel of analysts forecasts an 18.1% annual increase in prices in Q4 2018. Agriculture prices are seen expanding 1.9% year-on-year in Q4 2019. Ricard Torné Lead Economist

Desde Focus Economics https://www.focus-economics.com/ - Barcelona España

El Estado Nacional tiene que cambiar de roles

Ante la persistencia de las turbulencias financieras aumenta la urgencia por equilibrar las finanzas públicas. Uno de los componentes que se prevé abordar son las transferencias discrecionales a provincias. Se trata de programas nacionales a través de los cuales se envían fondos o se financian adquisiciones con el objetivo de colaborar en la gestión de servicios a cargo de los gobiernos locales. Los más importantes, pero no los únicos, son los relacionados con servicios educativos y de salud pública.
Este tipo de intervenciones colisiona con el régimen federal que establece que son las provincias las responsables de administrar estos servicios. Sin embargo, se han justificado como herramientas tendientes a promover el desarrollo social y corregir brechas entre regiones. Subyace el supuesto de que los funcionarios nacionales son más idóneos que sus pares locales para administrar los fondos públicos.
¿Cuáles es el volumen de recursos que administran los ministerios nacionales para ejecutar funciones propias de los gobiernos provinciales? Si bien es muy difícil dar una respuesta exacta, con información del Presupuesto 2018 se puede estimar que:
El Ministerio de Educación nacional asigna unos $43 mil millones para reparación, insumos y capacitación de escuelas provinciales.
El Ministerio de Salud nacional asigna unos $34 mil millones para insumos, fortalecimiento y capacitación de centros de salud provinciales.
El Ministerio de Desarrollo Social nacional asigna unos $3 mil millones más en construcción y equipamiento de centros de desarrollo infantil.
Estos datos muestran que la Nación estaría gastando no menos de $80 mil millones en insumos para escuelas y centros de salud provinciales. Dado que equivale a un quinto del déficit fiscal primario, se trata de un volumen cuya revisión podría hacer una contribución importante a la reducción del déficit fiscal. La duda que se plantea es la incidencia que esto podría tener sobre la calidad de la educación y la salud pública.
Estudios internacionales relativizan el impacto de este tipo de gasto sobre la calidad de la educación y la salud. Por ejemplo, una publicación en la revista Science ““Los desafíos de la educación y el aprendizaje en los países emergentes” releva mediciones de impactos de más de 30 estudios en América Latina, Asia y África y concluye que no se encuentran impactos positivos en educación en los gastos de insumos (libros, material de clase, computadoras, reparaciones, etc.). Por el contrario, encuentran que los incentivos y el monitoreo de los docentes son decisivos para el aprendizaje de los alumnos. En un estudio similar, “La calidad de la atención primaria en los países de bajos ingresos: hechos y economía”, se demuestra que la calidad de la acciones en salud es mucho más sensible a los incentivos y al monitoreo de los médicos que a la provisión de insumos.
Estas evidencias internacionales ayudan a entender la baja calidad de los servicios de educación y salud en la Argentina. Aunque los programas nacionales en educación y salud estén cargados de buenas intenciones, en la práctica, potencian el derroche de recursos. Por un lado, porque no hay posibilidad de administrar centralizadamente con eficiencia la compra de libros, computadoras, medicamentos, equipamiento médico o la construcción y reparación de escuelas u hospitales en todo el territorio nacional. Pero lo más negativo es que inducen a las provincias a desatender lo más importante, que es, el monitoreo y los estímulos a docentes y médicos del sistema público.
Que los ministerios nacionales dejen de cogestionar servicios a cargo de las provincias y municipios no solo debe ser asumido como una vía para recobrar sustentabilidad en las finanzas públicas. Además, es la oportunidad para replantear roles y hacer un aporte muy relevante en favor de la calidad de los servicios sociales. En lugar de mantener enormes estructuras nacionales, superpuestas a la de los gobiernos locales, los ministerios nacionales deberían reconvertirse en agencias más pequeñas y profesionales concentradas en medir y difundir resultados y limitarse sólo a dar asistencia técnica a los gobiernos locales, especialmente de las regiones más atrasadas, para que modernicen su gestión.
Resultado de imagen para idesa el gasto del estado nacional

La amenaza del contagio Por Jim Rickards, de sde Portsmouth, New Hampshire

Toda crisis es siempre más grande que la anterior. Y en un sistema complejo y dinámico como el de los mercados de capitales, el riesgo es una función exponencial relacionada a la escala del sistema. La creciente extensión de los mercados se relaciona directamente con colapsos económicos cada vez más grandes. 
Esto significa que el gran tamaño del sistema financiero está dando señales de una crisis global de liquidez en el futuro, así como una crisis económica mucho peor que la de 2008. 
Hoy en día el riesgo sistémico es más grande que nunca. Los bancos “demasiado grandes para caer” son, en efecto, más grandes de lo que jamás han sido, a la vez que tienen un mayor porcentaje de activos totales del sistema bancario. Asimismo, cuentan con derivados financieros aun mayores en sus libros. 
Para comprender bien el riesgo de contagio, imagina el marlín de la novela de Hemingway “El viejo y el mar”. 
El marlín comenzó siendo un trofeo de pesca atado a un lado del bote de un pescador, Santiago. 
Sin embargo, el animal despedía sangre por el agua. Esto causó que todos los tiburones a kilómetros a la redonda atacaran al marlín. Cuando Santiago llegó a la orilla, no quedaba nada del marlín salvo su pico, su cola y sus huesos. 
Cuando estos dos tipos de contagio convergen, nace un peligro aún mayor para los mercados. Esto ocurre cuando las pérdidas de éstos se filtran hacia los mercados en general, haciendo que las pérdidas generen tradings sistemáticos en contra de un instrumento o fondo de cobertura específico. 
Una vez que ese instrumento o fondo quiebra, las pérdidas crediticias se esparcen hacia un grupo más amplio de fondos similares, haciendo que caigan bajo sospecha a raíz de lo sucedido. Poco después llega una crisis de liquidez de la extensión del mercado entero en la que “todo el mundo quiere que le devuelvan su dinero”. 
Esto fue exactamente lo que ocurrió durante la crisis Rusia-Long Term Capital Management (LTCM) en 1998. En agosto de ese año, se dio una crisis de liquidez que involucraba una amplia clase de instrumentos. Sin embargo, para septiembre, el desprecio del público estaba dirigido específicamente hacia LTCM. 
Fue una crisis monetaria internacional que comenzó en junio de 1997, se esparció hacia Indonesia y Corea, América Latina y, finalmente, llegó a Rusia en agosto de 1998. Fue exactamente lo mismo que dominós cayendo. 
LTCM no era un país, aunque si hablamos de su presencia financiera, sí tenía el tamaño de uno. 
Yo estuve justo en el epicentro de este derrumbe. Era el asesor general de la firma. Negocié de primera mano el rescate. Este rol es importante porque realmente tuve asientos de primera fila para ver la crisis. 
Estuve en el salón de negociaciones de una firma legal en Nueva York. Ahí había cientos de abogados. El fondo de rescate de LTCM estaba compuesto por 14 bancos. Asimismo, había otros 19 bancos en un complejo crediticio no asegurado de US$ 1.000 millones. En la reunión había funcionarios del Tesoro, de la Reserva Federal y de otros segmentos del gobierno, así como oficiales de Long-Term Capital, nuestros asociados. 
Era una manada poderosa de abogados, pero yo era esencial en uno de los lados del acuerdo, ya que tuve que coordinar todo lo que ocurriría con mi parte del trato.
Se trataba de un acuerdo de US$ 4.000 millones en efectivo que preparamos en 72 horas sin ninguna investigación previa. Cualquiera que alguna vez haya recaudado capital para su compañía, o que haya hecho acuerdos de este estilo, se puede imaginar lo difícil que fue hacer que tres bancos te hagan un cheque de US$ 4.000 millones en solo tres días. 
La presión sistémica sobre LTCM se mantuvo hasta que el fondo estuvo al borde de la bancarrota. Sin embargo, si Long-Term Capital en efecto quebraba, y estaba encaminada a eso mismo, los US$ 1,3 billones en derivados habrían recaído en Wall Street. 
Entonces la realidad es que Wall Street se rescató a sí misma. 
La crisis de 2008 fue una versión aún más extrema que la de 1998. Estuvimos a días, sino que es horas, de un colapso secuencial de cada uno de los bancos importantes del mundo. Claro que el desastre de 2008 se había originado de las hipotecas sub-prime. Pero como sabrás, esto pronto se esparció hacia obligaciones de pago que emanaban de toda clase de fondos de mercado monetario, así como a los papeles comerciales bancarios de Europa. 
Imagina de nuevo los dominós. ¿Qué fue lo que ocurrió en ese entonces? Hubo una crisis bancaria. La diferencia, es que en 2008 Wall Street no rescató un fondo de cobertura; en vez de eso, los bancos centrales rescataron a Wall Street. 
Como dije hace un momento, el riesgo sistémico actual es mucho mayor de lo que jamás fue. Todas las crisis son peores que la anterior. Los bancos “demasiado grandes para caer” son más grandes que nunca, tienen un mayor porcentaje de los activos totales del sistema bancario y sus libros de derivados son mucho más grandes. 
En este momento pienso que la próxima crisis comenzaría a partir de los bonos basura. Sin embargo, también podría originarse en el mercado de deuda de bancos privados. El culpable específico de este tipo de deuda sería algo llamado deuda “convertible contingente”, o CoCos en inglés. 
Estos bonos nacen como deuda común, pero luego un banco en situaciones difíciles convierte esa deuda en capital a fin de mejorar sus ratios de capital. El problema es que los tenedores de bonos saben esto, y comienzan a vender sus bonos antes de que el banco pueda aprobar definitivamente las cláusulas de conversión. 
Esto puede causar una corrida contra el banco, lo que desencadenaría otras cláusulas de default cruzado en otros bonos. Lejos de sumar seguridad a las estructuras de capital de estos bancos, los CoCos pueden hacer de las entidades bancarias más inestables debido al incremento en el riesgo de pánicos. 
Este es solo un ejemplo de la complejidad de los mercados de capital, y es una señal de que la próxima crisis será peor que la pasada. 
Además de esto, los nuevos algoritmos automatizados de trading, como las técnicas de alta frecuencia usadas en la Bolsa, bien podrían agregar liquidez en tiempos normales. Sin embargo, tal liquidez desaparecería instantáneamente ni bien comiencen problemas en el mercado. Y una vez que los catalizadores se desencadenan y comienza la crisis, las dinámicas impersonales cobran vida propia. 
Los derrumbes súbitos e inesperados como éste, que parecen surgir de la nada, coinciden a la perfección con las predicciones de la teoría de la complejidad. 
En sistemas dinámicos complejos, como es el caso con los mercados de capital, el riesgo es una función exponencial que nace desde el tamaño del sistema. La creciente escala del mercado se relaciona con colapsos de mercado exponencialmente mayores. Esto quiere decir que una sistema más grande se traduce en una crisis de liquidez global en el futuro, así como una crisis de mercado mucho mayor que la crisis de 2008. 
La capacidad de los bancos centrales para lidiar con la nueva crisis está sumamente restringida por tasas de interés bajas, así como balances inflados que, a pesar de que se han estado acercando a la normalización, aún no han podido regresar a la normalidad desde la última crisis. 
De momento, no está claro cuál será la próxima ficha de dominó en caer. Los mercados siguen en una posición precaria, y la volatilidad ha vuelto a escena. Sin importar qué dirección tomen los mercados desde aquí, los ejemplos pasados de contagio son recordatorios aterradores de nexos secretos en los mercados de capital modernos. 
Puede que la próxima vez no seamos tan afortunados
Este año ya experimentamos una corrección. Pero la próxima baja podría convertirse en un desplome del 30% o 40%. Las condiciones están dadas. Los inversores se dicen a sí mismos que serán lo suficientemente inteligentes para salir a tiempo y evitar el daño. Eso, no obstante, no es cierto. El derrumbe será demasiado rápido. 
No puedes esperar a que se dé el próximo sacudón de las acciones, porque para entonces será demasiado tarde. No podrás sacar tu dinero del mercado a tiempo, ya que todo el mundo estará corriendo hacia la salida. 
Lo que los inversores pueden hacer para solucionar este problema es tener activos fuera de los mercados tradicionales, así como fuera del sistema bancario. 
Recomiendo empezar con el oro.
Saludos,
Jim Rickards
Para El Inversor Diario

Análisis político de Rusia Por María Celsa Rodríguez. Para Radio Eretz-Israel

Con datos de Focus Economics

lunes, 16 de julio de 2018

El fuego en la zona de Gaza.

Por María Celsa Rodríguez
El terrorismo incendiario continúa siendo el arma de los Palestinos. En la Marcha del Retorno, durante estos últimos días, en el cual participaron miles de palestinos convocados en lugares precisos a lo largo de la valla fronteriza que los separa de Israel,  sostenían como eslogan: “Unidos para el derrocamiento del Trato del Siglo, y  son dirigidos por los activistas de Hámas.

Esta vez utilizaron  cometas  -barriletes-, armados con los colores de la bandera, llevando en su cola una bomba molotov. El procedimiento es simple, la elevan a cierta distancia del muro desde la Franja de Gaza para evitar ser blanco de los francotiradores del otro lado de la frontera. Utilizan cortinas de humo que logran al incendiar cubiertas viejas y así hacen volar los barriletes para que lleguen a los campos de Israel que se encuentran en la frontera. 

También han sido creativos ya que usan preservativos que los inflan con gas helio para usarlo con fines terroristas, a estos les cuelgan latas con material inflamable o incluso cócteles molotov y lanzan al otro lado de la frontera que llegan a casi 4 kilómetros adentro, ayudado por los vientos. Usan a los niños para que lancen los globos y cometas incendiarias porque saben que los francotiradores israelíes no dispararán a los pequeños. Del lado de Israel hay drones que capturan algunos de estos barriletes y los derriban. Mientras los camiones de bomberos, con una tecnología especial apaga los incendios con rapidez. Pero al ser tantos los ataques diarios no dan abasto.( https://www.youtube.com/watch?v=zpRxs6hGX_o)

Los daños fueron en varios poblados de Israel, como el kibutz Mefalsim, la Reserva Natural Karmia, el kibutz Kisufim, el kibutz Nir Am. En uno de estos kibutz que tenían criaderos de pavos, los animales murieron asfixiados. Cerca de 1.500 aves de los 20.000 que eran criadas, por culpa de estos barriletes incendiarios. Del mismo modo se perdieron 30.000 hectáreas de terrenos, cultivos y reservas naturales que fueron diezmadas por el fuego, ya que al ser verano hay pasto seco y al ser época de cosechas los trigales están maduros 

Según datos oficiales 600 fueron los focos de fuego y se han desencadenado unos veinte incendios al día.  Campos de trigos, paltas, animales de corral, y silvestres como serpientes, tortugas, reptiles exóticos ya no están. 

Por sus costumbres, tanto musulmanes como judíos comen la carne de pavo, por lo que es habitual que los kibutz críen pavos para engorde y luego los vendan a las cooperativas. La pérdida económica por estos incendios provocados ascienden a 40.000 euros.

Ante esta situación aviones israelíes lanzaron misiles en la Franja de Gaza, en respuesta a una ola de cohetes lanzados desde Gaza, respondiendo como nunca antes, me dice Lionek desde Israel, prácticamente debilitando toda la estructura militar de Hamás. Y ahora los palestinos pidieron a Egipto para que le pida un cese de fuego inmediato a los israelíes. Pero si sigue estos ataques incendiarios dice Lionek, Israel limpiará Gaza. Ya están cansados, no se puede vivir más, su familia vive ahí, y no pueden estar todo el día soportando olor a incendio y humo, y recibiendo misiles todo el tiempo. La ventaja es que todas las casa e instituciones en la línea que limita con la Zona de Gaza tienen en sus domicilios, una habitación segura, con cemento reforzado que protege a las personas, cuando por aparatos especiales se anuncia luz roja. A estos bunker ningún misil puede destruirlo. La familia de Lionek viven angustiados y en constantes tensión por los ataques palestinos.

Los que financian a Gaza son los países de Irán, Qatar, Siria, Turquía, Jordania, Arabia Saudita, Egipto, la Hermandad musulmana, algunos moderados. Estados Unidos también envía ayuda económica a los palestinos por medio de la agencia de cooperación USAID, en un monto de 300 mill de dólares que van destinadas a infraestructura, sanidad y educación. Sin embargo Israel asegura que ese dinero se dedica a la corrupción a financiar a los terrorista que son refugiados de Gaza y son estos que usan Hamás para los atentados. Es decir, parte de ese dinero se utiliza para atacar Israel. Por su parte el Presidente Francés, Macrón dijo que  "Qatar y Arabia Saudita han financiado grupos que han contribuido al terrorismo".

Gaza se nutre del mercado de la agricultura que vende a los mercados a Israel y hay problemas con el pago de los salarios de los empleados públicos y de los que viven de subsidios del Estado. De todos modos la falta de dinero no es el único problema que influye de modo directo en su economía sino también la falta de agua potable y la electricidad. 

Israel quiere un acuerdo con Gaza de un alto al fuego por muy largo plazo o definitivamente, es decir ya no mas ataques con globos, cometas, ni cohetes y morteros. Cortar con toda la violencia en la línea en límite con Gaza. 

Hamás utiliza la estrategia de los ataques como una provocación para conseguir un cambio de situación. Los ministros Israelíes no están muy convencido con el alto al fuego, y se dice que Netanyahu esta negociando "secretamente" con Hamás, pero oficialmente esto ha sido negado, mientras que la propuesta del ministro de Educación, Naftali Bennett, es un plan que incluye varios aspectos donde la diplomacia le haga el guiño a las cuestiones que "enciende" el fuego en la frontera y que preocupa a la gente que vive en esa zona, quienes son las que han perdido demasiado para seguir esperando una solución.

domingo, 15 de julio de 2018

R.I.P. Metas de Inflación con Tasa de Interés. Por Iván Carrino

Desde que Federico Sturzenegger abandonó las oficinas de Reconquista al 200, el Banco Central, ahora presidido por Luis Caputo, se dedicó principalmente a detener la suba del dólar. 
Para eso, ordenó a los bancos a desprenderse de dólares, vendió dólares del Tesoro Nacional, canceló Lebacs, permitió que las tasas de estas letras subieran, y volvió a ordenar a los bancos. Esta vez, a que mantengan una menor porción del dinero de los depósitos inmovilizados en sus bóvedas. 
Tras algunos días de continuada inestabilidad, lo cierto es que alguna de estas medidas, combinadas con un contexto internacional más benigno para las monedas emergentes, detuvo la estampida del billete verde. 
Así que pasada la turbulencia, ahora el nuevo Banco Central se decidió a explicar qué va a hacer con la política monetaria y, en consecuencia, cuál va a ser su estrategia para bajar la inflación. 
Nuevo esquema
En su comunicado de política monetaria de este martes 10 de julio, la nueva conducción del organismo anunció un viraje en la orientación de su estrategia. De acuerdo con la autoridad, ahora su instrumento clave, la tasa de interés, comenzará a ser acompañado por un seguimiento del ritmo de expansión de los agregados monetarios. 
En sus palabras: 
“… en la transición hasta alcanzar tasas de inflación de un dígito, el esquema de metas de inflación con la tasa de interés como único instrumento de política monetaria debe ser complementado por un seguimiento más atento a los agregados monetarios.”
¿Qué quiere decir esto? 
Para entender el cambio, primero describamos cómo es que el Banco Central operaba hasta ahora. 
En un sistema de “Metas de Inflación” con la tasa como instrumento, el BCRA pone un objetivo para la inflación (supongamos 20% al año) y luego compara eso con lo que verdaderamente está pasando en la economía. 
Si asumimos que la tasa de inflación está “viajando” al 30%, y no al 20%, entonces el BCRA decidirá subir su tasa de interés de referencia. 
Si sube la tasa de interés de referencia, en última instancia, se espera que el ritmo al que se expande la cantidad de dinero baje. 
Ahora bien, el mecanismo por el cual se da esto es las expectativas. 
El proceso es el siguiente:
En primer lugar, el BCRA da una señal de tasa.
En segundo lugar, si la señal es creíble, eso convence a los operadores de que la inflación efectivamente va a ser menor.
En tercer lugar, con una inflación esperada menor y una tasa más alta, los operadores toman sus pesos y en lugar de comprar dólares o bienes, deciden comprar una Letra (Lebac, Leliq) que pague la “alta” tasa de la política monetaria.
Finalmente, ese dinero deja de estar en la calle y baja la inflación. 
O sea, el mecanismo de Metas de Inflación con Tasa de Interés es también “monetarista”, en el sentido de que se espera que la inflación baje, cuando el ritmo de expansión de la cantidad de dinero baje. 
Críticas a las Metas de Sturzenegger
Ahora bien, al sistema como intentó operar en Argentina desde septiembre de 2016, se le hicieron innumerables críticas. Algunas de ellas eran que no había un sistema bancario desarrollado como para que la tasa sirva de algo, o que la tasa afectaba marcadamente al tipo de cambio y que, por tanto, el costo de desinflar era el atraso cambiario. 
Por último, también se le achacó que la tasa alta implicaba una emisión de pesos futura que terminaba afectando las expectativas. 
Y ese es un punto clave. Si el mecanismo que debe operar con las expectativas, no logra reducir las expectativas… Entonces estamos al horno. 
Explicando un poco esto, el BCRA emitía pesos para financiar al fisco y para comprar dólares… Ahora para evitar que eso generara una inflación por encima de sus objetivos, subía la tasa… Eso implicaba colocar Lebacs que absorbían el excedente de pesos, pero esas Lebacs algún día había que pagarlas. 
Así es como se empezó a hablar de la “Bola de las lebac”. 
¿No estaremos sacando dinero hoy para meterlo mañana y, así, solo posponer la inflación? Se preguntaban algunos destacados analistas. 
Desde mi punto de vista, esto no necesariamente debía ser así, pero si esta visión se imponía, entonces las expectativas de inflación no iban a bajar. 
Y, digamos que un poco por este tema, otro poco por lo que sucedió en el mercado de cambios, y otro poco por la tristemente célebre intervención de Marcos Peña (¿Y Luis Caputo?) en las decisiones del Banco Central el 28 de diciembre, las expectativas de inflación no pararon de subir desde fines del año pasado. 
Golpe de Efecto
En medio de este escenario, el Banco Central buscó recomponer su credibilidad. La idea era que sus políticas y señales pudieran ser más creíbles. 
Esta búsqueda se concretó con el acuerdo con el FMI, que implicó: 
La decisión de terminar con la emisión monetaria para financiar el déficit.
La decisión de terminar con la emisión monetaria para comprar dólares.
La decisión de reducir significativamente el stock de Lebacs.
Ahora bien, no contentos con todo esto, a los cambios ahora se suma el “monitoreo” de los agregados monetarios. 
La realidad es que este giro va en el mismo sentido que los anteriores. En concreto, de hecho, puede que hasta no implique grandes modificaciones. 
Es que, si “hacer un seguimiento más atento de los agregados monetarios” implica ver el ritmo al que crece la cantidad de dinero y actuar en consecuencia, entonces bien podría ser que se siga utilizando la tasa de interés como instrumento principal, y los agregados como chequeo de ese instrumento. 
O sea, si el BCRA ve que los agregados crecen más rápido de lo que le gustaría, entonces subirá la tasa. 
Este esquema, de hecho, es el que utilizó durante la década del ’70 y ’80 la Reserva Federal de Estados Unidos. 
Cuando Paul Volcker redujo la inflación, su instrumento principal era la tasa de interés de los llamados “Fed Funds”, pero en sus comunicados de política monetaria siempre había un espacio para ver cómo crecían los agregados monetarios. 
En un momento dado, por allá por el año 1979, y producto de las discusiones dentro del directorio, se decidió cambiar hacia un sistema más apoyado en agregados que en tasa de interés. 
Ahora bien, el golpe final a la inflación se lo dio la suba de la tasa de descuento en medio de la campaña presidencial que se disputaban Reagan y Carter, en septiembre de 1980. 
Esa fue la señal definitiva de que el Banco Central era independiente y de que bajaría la inflación, costara lo que costara. 
El futuro de la inflación
La última decisión del Banco Central va en el mismo sentido que las más recientes, plasmadas en el acuerdo del gobierno con el FMI. 
Lo que se busca es reforzar la credibilidad del Banco Central, y mostrar que hay compromiso y convicción para cumplir con el único objetivo que debería tener nuestro organismo monetario: bajar la inflación. 
Si la señal ayuda a contener las expectativas, bienvenida sea. Si no lo consigue, habrá que seguir trabajando en el mismo sentido. 
Saludos,
Iván Carrino
Para CONTRAECONOMÍA

Peronia: el país de Nunca Jamás del mundo real

El jueves por la noche recordé una serie animada que miraba a principios de los 90, basada en Peter Pan, la clásica novela del escocés J.M. Barrie. 
En esta nota, voy a intentar mostrarte cómo ese personaje de Disney cobra extrema relevancia para entender los hechos de hoy. Empecemos… 
Lo que no crece, muere
Todos tenemos o tuvimos algún techo de vidrio en algún momento de nuestras vidas. 
En términos psicológicos -o hasta de coaching, diría- un techo de vidrio es algún tipo de barrera invisible que nos impide avanzar en alguna dimensión o situación particular de nuestras vidas. En la medida que no resolvamos el escollo, simplemente no podremos avanzar. 
Generalmente pueden ser situaciones cómodas, de las cuales tenemos pocos incentivos a salir, pero que a su vez nos impiden avazar. 
En el caso argentino, creo existe un techo de vidrio que es, ni más ni menos, el ahogo que el sector público ha provocado al sector privado, entre otras cosas. 
Más allá de la causa de este techo de vidrio, que podrá discutirse en un café o en formato académico, lo cierto es que es inapelable nuestro país tiene un techo de vidrio defacto. 
Esto se puede ver de manera muy clara en el siguiente gráfico: 

Como probablemente hayas notado, la actividad económica se encuentra lateralizando desde mediados de 2011. En otras palabras, nuestro país está estancado en términos económicos. 
Por si suena muy técnico: a grandes rasgos, simplemente no somos capaces de producir sostenidamente más bienes y servicios que los que supimos producir 7 años atrás. 
Eso es altamente grave de por sí, ya que, como probablemente hayas escuchado, la población de nuestro país crece, a grosso modo, 1% anual, por lo que hoy tenemos alrededor de un 7% más de bocas para alimentar que en 2011. 
Ergo, si producimos la misma cantidad de riqueza como país, pero somos 7% más, eso quiere decir que somos mas o menos 7% más pobres, en términos reales. Una tragedia. 
De todos modos, intuyo que hasta acá no hay mayor novedad. Este es un asunto que ha sido tratado en numerosas oportunidades por diversos economistas durante los últimos años, entonces, si más o menos seguís la situación económica del país, es altamente probable ya tengas conocimiento de esto. 
La cuestión es que esto no queda así. 
El valor de una acción
Como la intuición indica, el valor de una acción está dado -generalmente- por los siguientes elementos de manera combinada: 
Los flujos futuros de caja: o sea, el dinero que ingresaría dicha empresa,
El patrimonio neto: los fierros, los edificios, las patentes, etc. En otras palabras, el capital que ya tiene la empresa,
Algún valor estratégico misceláneo: por ejemplo, algún permiso, derecho especial o atributo que tenga una empresa o marca que haga que tenga algún tipo valor, pero que no necesariamente es un capital.
Habiendo aclarado un poco estos conceptos, queda claro que, en gran medida, el crecimiento sostenido en la cotización de una empresa generalmente tiene que ver con el ítem 1). 
Sería raro que una empresa vea crecer su valor rápida y sostenidamente solo porque su capital se revaloriza. Generalmente ese tipo de comportamiento ocurre en una acción cuando el negocio funciona bien, o sea, cuando la compañía es capaz o se descuenta será capaz de generar flujos de caja mayores. 
Entonces, como axioma, en caso de que veamos grandes subas en el tiempo que no estén apoyadas en mejores resultados económicos, entonces podemos decir con un alto grado de certeza que dicha suba no resultaría sostenible. 
Perfecto, avacemos. 
Peronia = el Nunca Más del mundo real
Volviendo al leit motiv de la nota, cabe aclarar para el distraído que Nunca Jamás (Neverland), es una lejana isla donde Peter Pan y su hada Campanilla lideran una tribu de niños llamada “niños perdidos”. 
La particularidad es que ellos nunca crecen y viven sin responsabilidades, o sea, sólo se concentran en pasarla bien, nunca llegando a edad adulta. 
Sí, sé que esto puede sonarte familiar. Básicamente, a una caricaturización de Peronia, el querido terruño que habitamos, donde todo es estático, y el progreso real, el meritorio, no está en los planes de nadie. 
Con esta noción en mente, y el hecho que mencionamos en el apartado anterior, donde vimos gráficamente que la economía tiene un techo de vidrio a nivel macroeconómico, entonces te invito a hacerte esta pregunta: 
¿Cuál es el precio de un país que no existe? 
Recordemos que, en promedio, las empresas de nuestro mercado local no son capaces de producir más riqueza que durante años anteriores. Entonces, es prudente asegurar que, de mantenerse todo igual, no existe ningún fundamento sólido como para sostener que el MERVAL debiera valer lo que vale ahora. 
Ahora, habiendo dicho esto, veamos este gráfico: 
Como se puede observar, la cotización del MERVAL, medida en moneda dura, y ajustada por la inflación americana ha tenido dos períodos muy marcados. Uno que va del 2004 al 2013, y otro que va del 2014 hasta nuestros días.
En el primer período, la cotización de los papeles del Merval tuvo una dinámica que técnicamente se conoce como “reversión a la media”. O sea, siempre volvió a una media, un promedio. En otras palabras, la cotización del índice Merval no se despegó demasiado de la capacidad “real” de la economía de generar mayor riqueza, lo cual tiene muchísimo sentido.
Por el contrario, en el segundo período, el MERVAL mostró una tendencia mucho más alcista, y hasta más volátil, llegando a llegar a representar un 300% y hasta 350% de los niveles mostrados en 2004, a pesar de que la economía, en su máximo, sólo se ubicó un 50% por encima de estos niveles. 
Así, se puede entender que, a grandes rasgos, durante este segundo período el mercado de capitales local descontaba un país que iba a presentar un despegue en el nivel de actividad local. O sea, el MERVAL descontaba (y todavía descuenta) un crecimiento que, dados los fundamentos macroeconómicos, nunca tendría lugar en el mediano plazo. Se estaba y todavía se está priceando un país que nunca existió y, por un largo rato, no va a existir; un Nunca Jamás del mundo real. 
Eso es PERONIA, y he ahí el origen de la más reciente caída, de un MERVAL que ya acumula una licuación del 70% en moneda dura desde que inició el año. 
Lo peor de todo es que así y todo, todavía sigue caro. 
El resto, es anecdótico. 
Hasta la semana próxima
Juan I. Fernández
Para CONTRAECONOMÍA

¡Qué minas! Por Enrique Guillermo Avogadro

“Una gabardina colgada del perchero ha
conservado la forma del cuerpo ausente”.
Dolores Soler-Espiauba
clip_image001Aunque muchos se lo suplicaron en diciembre de 2015 y a principios de 2016, los asesores de Mauricio Macri lo convencieron de que sería contraproducente describir con precisión la situación económica y social que Cristina Elisabet Fernández le había dejado en reemplazo de la banda presidencial y del bastón de mando, y así se perdió una oportunidad histórica: entregar formalmente a la sociedad un croquis detallado que le permitiera transitar con alguna seguridad a través de ese inmenso campo minado.
Sin embargo, nadie podía prever que, mientras caminábamos aterrados por la posibilidad cierta de una explosión, del cielo cayeran bombas aún más destructivas: la sequía que trajo La Niña y las inundaciones que, conjugadas, llevaron a una sideral pérdida de nuestras cosechas. En cambio, sí resultaba previsible que las políticas comerciales de Donald Trump –“USA first!”- trajeran aparejada una revalorización fuerte del dólar y un aumento progresivo de las tasas de interés norteamericanas, que se transformaron en una gigantesca aspiradora de los fondos mundiales que, mientras subsistían tasas casi negativas, habían buscado lucrar en los mercados emergentes y de frontera, como era la Argentina.
Al frente de un país como el nuestro, cuyo Estado gasta muchísimo más que lo que recibe, no genera los dólares comerciales por exportaciones capaces de corregir tanto déficit ni el ahorro interno necesario para financiarlo, que mantiene una presión tributaria record sobre el sector formal (el otro evade sin medida) y una inflación cercana al 30% anual, y que carece de moneda propia (aquí el peso no es un refugio de valor), el Presidente optó razonablemente por aplicar una receta de corrección gradual de los gravísimos problemas heredados.
La alternativa, el ajuste inmediato de tantas variables desacomodadas a propósito por su antecesora, fue dejada de lado por la conmoción social que, sin duda, hubiera provocado. Para comprobar este aserto basta con recordar qué sucedió cuando se puso en marcha una más que tibia reforma previsional o se incrementaron las tarifas de los servicios y de los combustibles, sobre todo a la capital y el Conurbano.
Entonces, se recurrió a los mercados voluntarios internacionales de crédito que, como dije, estuvieron encantados de prestarnos dinero mientras no existían otras posibilidades mejores y de renta segura; cuando éstas aparecieron, salieron corriendo pese a los altísimos rendimientos que aquí les ofrecemos. Esa fuga fue, precisamente, la que provocó la crisis cambiaria que soportamos hasta hace quince días, mucho más fuerte –por nuestra permanente fragilidad- que las que sacudieron a las demás economías en todo el mundo.
Nuestro pobre peso –sólo una unidad de intercambio-, que venía con un claro atraso comparativo, se devaluó como ninguna otra moneda regional, si se excluye al bolívar de la asesinada Venezuela, y ello pese que, cumpliendo su compromiso, el Gobierno no emitió, como hizo el kircherismo para enmascarar sus permanentes desaguisados.
Y así llegamos al FMI que, con el inmenso apoyo internacional que recoge esta administración, nos sacó un poco las papas del fuego. Pero, como se dice, no hay almuerzo gratis, y ahora hemos llegado al momento en que debemos dejar de lado los modos graduales de reducir el gasto público y el derroche al que los argentinos somos tan afectos. Ahora, Macri debe aplicar recetas duras, aunque ya no cuente con la popularidad que lo llevó a ganar en 2015 y 2017, que le hubiera permitido sortear con mayor tranquilidad el temporal que viene con vientos fuertes: la economía enfriándose, una inflación indomable que este mes superará el 3% y los coletazos que llegarán desde lejanas playas por la guerra comercial pronta a desatarse entre Estados Unidos y China, que hará temblar al mundo entero.
La tormenta social es inevitable, pero eso no me impide preguntarme cuál es la receta que aplicarían para alivianarla quienes protestan todos los días en la calle, quienes se resisten al achicamiento de la planta de empleados estatales, quienes se rasgan las vestiduras por los aumentos en los precios del transporte, del gas, de la electricidad, de la nafta o del gasoil, o los periodistas que se desgañitan quejándose del Gobierno.
Sergio Massa y su equipo, que recientemente presentaron un pseudo plan económico, confirmando la validez del teorema de Baglini obviaron maliciosamente explicarnos de dónde saldrían los fondos necesarios para continuar subsidiando todo eso; y lo mismo hacen tanto las restantes tribus peronistas cuanto los movimientos insurreccionales de izquierda.
Señores: o nos ponemos serios o llegará a la Casa Rosada un símil de Nicolás Maduro para expropiar todas las empresas, propiedades y campos, para enriquecer a su claque incondicional y para, cuando hasta eso se acabe, hambrear a la población y sumirla en la desesperación más absoluta, como prueba el masivo éxodo de venezolanos que llegan en masa a los países de la región. Pensemos que, a pesar de flotar sobre un inmenso mar de petróleo, el chavismo ha producido esa gigantesca catástrofe humanitaria que hoy obliga a sus ciudadanos a abandonar todo para no sucumbir ante las enfermedades y el hambre.
No se trata de recurrir al viejo apotegma –“yo o el diluvio”- sino de un hecho casi físico: alguien debe pagar tanto disparate, y ese alguien hoy no existe; no hay, ni siquiera entre los propios argentinos, quien esté dispuesto a enterrar aquí sus ahorros para que sigamos transitando este insano camino de gastar más de lo que tenemos. Si aumentamos los impuestos, ahogaremos aún más nuestra economía; y si no pagamos lo que nos prestaron hasta ahora, caeremos en un nuevo default, con todas las terribles consecuencias que acarrea caerse del mapa del mundo.
Me parece que, mal que le pese, Macri debe hacer uso de la cadena nacional y explicarle todo esto a un país angustiado por muchas voces interesadas en hacerse con el poder para lucrar desde él, como han hecho casi todos en los últimos setenta años. Pero, otro gran problema comunicacional del Gobierno, también para enumerar las obras de infraestructura que se han encarado, y de las cuales dan escasísima cuenta sólo las informaciones que nos llegan, desde el interior, a través de las redes sociales.
¿Por qué se permite a los miembros del “club del helicóptero” el monopolio de los micrófonos y de las cámaras de televisión? ¿Por qué no mostrar las cloacas, las viviendas, las rutas, los puentes, los pavimentos que se han hecho y que benefician a miles de compatriotas? Es cierto que el kirchnerismo hizo claro y mentiroso abuso de esa forma de relacionarse con la sociedad, pero Cambiemos está pagando un alto precio por abstenerse irracionalmente de hacerlo.
Basta con que se diga la verdad, aún cuando esa verdad sea dolorosa, ya que costará mucho más seguir permitiendo a tantas inescrupulosas voces propalar de la desesperanza. 
Bs.As., 14 Jul 18
Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

viernes, 13 de julio de 2018

¡Yo no fui!

Recuerdo un capítulo de las primeras temporadas de los Simpson en el que Bart trabaja de asistente de su ídolo, el payaso Krusty.
En un momento del capítulo Krusty lo llama a Bart a las apuradas y le pide que diga una frase en un sketch. Cuando Bart entra en escena, accidentalmente tira abajo toda la escenografía. Y al verse ante el público avergonzado por el papelón, exclama la célebre y recordada frase: "¡Yo no fui!", que desata una ola de risas a carcajadas de todos los espectadores.
Así como Bart Simpson quiso desligarse de culpas por el papelón que evidentemente causó, el gobierno, desde sus declaraciones, busca evadir sus responsabilidades por la crisis cambiaria.
“La culpa la tiene EEUU, que está secando de dólares el mundo”, repiten en los despachos oficiales. Suenan frases como “Trump y China se pelean y la ligamos nosotros” y “No fuimos los únicos que devaluamos. Fíjense cómo están el real brasileño, la lira turca y el rublo ruso”.
Desde fines del año pasado el gobierno acumula groseros pasos en falso en materia de política económica. Pero intenta restarles importancia para no quedar muy expuesto de cara a un 2019 electoral.
Frente a las cámaras el gobierno quiere mostrarse firme, seguro y convencido del camino que está tomando. Minimiza los efectos nocivos de la fatídica conferencia de prensa del 28 de diciembre, en la que quedó evidenciado cómo el Poder Ejecutivo se llevó puesto el Banco Central. Y relativiza el golpe sobre las inversiones que resultó la sanción del impuesto a la renta financiera. Tampoco admite su error al regalar el 10% de sus reservas para mantener un tipo de cambio insostenible.
Cuando le preguntan sobre la escalada del dólar, el gobierno dice “¡Yo no fui!”, en un claro intento fallido (como el de Bart) de desligarse de culpas.
Sin embargo, varios hechos sucedieron en los mercados internacionales que ciertamente contribuyeron a que el dólar en Argentina tuviera su vuelo estratosférico.
Veámoslos.
Imán de dólares

Desde octubre del año pasado, la Reserva Federal de los Estados Unidos lleva adelante un programa reducción de su balance.

¿En qué consiste este programa?
Vende en grandes cantidades parte de los bonos y activos tóxicos que adquirió para paliar los efectos negativos de la crisis financiera internacional.
En su momento recibió estos activos de los bancos y a cambio les dio dinero para llenar de liquidez los mercados.
En un lustro multiplicó su balance por cinco desde los 900 mil millones de dólares hasta los 4,5 billones de dólares.
De octubre a la fecha está ocurriendo a la inversa: la Reserva Federal vende esos mismos activos y aspira dólares de los mercados. En los últimos nueve meses la Reserva Federal retiró cerca de 200 mil millones de dólares de los mercados con esta operatoria.

Al poner en venta una gran cantidad de bonos, el precio de los títulos cae y su rendimiento aumenta. De hecho, los bonos del Tesoro norteamericano a 10 años de plazo pasaron de rendir 2,3 por ciento por año a casi 3 por ciento.

Atraídos por los mejores retornos, grandes inversores liquidaron sus carteras en mercados de todo el mundo para volar a la calidad de los seguros bonos norteamericanos.
Lo sufrieron particularmente los países emergentes, que vieron caer sus monedas significativamente. El real brasileño, la lira turca y el rublo ruso están entre las más golpeadas.
Pero, sin dudas, la moneda que quedó nocaut fue nuestro peso argentino. El dólar aquí aumentó un 47 por ciento en lo que va del año y desde octubre a la fecha acumula una suba del 58 por ciento.

No nos trajimos la copa de Rusia pero somos los campeones del mundo en devaluaciones.

Trump busca roña, China responde
Otro hecho que embarró la cancha de los mercados fue la pelea comercial entre Estados Unidos y China.
Se impusieron aranceles y barreras comerciales de un lado y del otro. Trump acusa a China de robar propiedad intelectual valuada en un billón de dólares. Y China responde devaluando su moneda para mantener su competitividad frente a Estados Unidos.
Definitivamente estamos en presencia de la guerra comercial más importante del siglo XXI, que pone en jaque el crecimiento de la economía mundial.
Ante este panorama las acciones mostraron su natural descontento. Nuevamente los mercados de los países emergentes fueron los más golpeados. ¡Vaya si el Merval lo sintió! Hoy vale la mitad que a principios de año.
Para colmo, la devaluación china y las perspectivas de menor crecimiento global repercutieron en una caída de los precios de los commodities que Argentina exporta. Y el precio de la soja registró su menor nivel en una década.
A tomar nota
En definitiva, estos hechos contribuyeron al marcado ascenso del dólar de estos últimos meses. Pero no fueron los más importantes. Con cuentas ordenadas y respeto por las normas y la propiedad privada, este fenómeno global se habría sobrellevado mejor.
Que nos sirva de lección,

Bruno Perinelli 
Para CONTRAECONOMÍA

miércoles, 11 de julio de 2018

Buenos Aires, el nuevo Silicon Valley

En el año 2015 cuando salió al mercado el Iphone 6, yo me obsesioné con obtener ese teléfono. Lo quería y lo quería.
Lo quería tanto que hasta estaba dispuesto a pagar un poco más de los USD 649, que es lo que costaba en Estados Unidos.
Sin embargo, no había manera de conseguirlo a un precio razonable. El precio mínimo que encontré era de USD 1.200. O sea, casi el doble del valor del teléfono.
Por suerte, o mejor dicho, gracias a mi hermano que vivía en Alemania, pude conseguir el ansiado teléfono por solamente USD 700 en vez de la fortuna que estaban pidiendo acá.
Ahora bien, esta anécdota personal le debe haber ocurrido a más de un argentino.
Es que, por aquellos años, no había manera de conseguir aparatos tecnológicos a un precio razonable. Simplemente teníamos que pagar casi el doble del precio o viajar al exterior para traerlos.
Hasta en los diarios más importantes se hacían eco de este problema, que nos condenaba a la falta de tecnología. Recuerdo una nota del Diario La Nación, que el 23 de Marzo de 2014 titulaba “Brecha digital: la tecnología en la Argentina es cara y atrasada”.
Por suerte, hoy en día esto está empezando a cambiar.
Ya Argentina no es la economía ultracerrada que conocíamos hace unos años, y eso lleva a que se vaya reduciendo esa brecha digital que se mencionó en ese artículo.
Hace pocos días, por ejemplo, leía en un diario especializado de economía que Argentina estaba entre “los países de la región que más ganan en la competitividad digital”.
La tecnología en Argentina está avanzando cada vez más rápido.
Obviamente, todavía estamos muy lejos de los países más desarrollados.
Pero la diferencia que existía se está haciendo cada vez más pequeñas. Esto se debe al surgimiento y desarrollo de las startups.
Tecnoargentinos
Cada vez más emprendedores son capaces de aprovechar la tendencia y crear empresas privadas con base tecnológica.
Acercando cada vez más al mercado y los consumidores los productos o servicios tecnológicos que ofrecen, generando menores costos y mayor cercanía con la tecnología. Un estudio financiado por el BID (Banco Internacional de Desarrollo), mostró el impresionante desarrollo de las empresas tecnológicas privadas en América Latina, a las que clasificó como Tecnolatinas.
En el estudio, explican que:
“Nuestro objetivo es cerrar esa brecha que trae el desconocimiento y demostrar que los inversionistas, corporaciones, academia, medios de comunicación y gobiernos, deberían dedicar más atención a estas empresas y a las oportunidades que brindan.”
Lo más impresionante que podemos ver en este estudio es que hay 9 startups tecnológicas que superan una valuación individual de USD 1.000 millones.
Por ejemplo solamente MercadoLibre (Argentina) tiene un valor actual de USD 13.440 millones.
Nada mal para ser de un país que se consideraba sin tecnología. ¿Verdad?
De las 9 empresas tecnológicas mencionadas, 4 son argentinas. Y corresponden a Despegar, Globant, Mercadolibre y OLX.
Lo mejor es que dentro de la categoría de las Tecnolatinas, existen 13 empresas argentinas más. A pesar de que su valuación no supera los mil millones, son empresas tecnológicas de alto impacto.
Todo esto se da gracias a que cada vez más emprendedores deciden iniciar el rumbo de su propio negocio.
Las empresas tecnológicas argentinas o Tecnoargentinas tienen mucho potencial para el crecimiento.
La baja barrera de entrada para el mercado local cómo también el regional ofrece un mercado enorme y de fácil acceso.
Gracias a las nuevas tecnologías que van surgiendo se genera una enorme cantidad de espacios nuevos de oportunidades de negocios.
La cantidad de información, las herramientas y los clientes que manejan son iguales o muy similares a la de otras empresas en cualquier otro lugar, ya que la tecnología de hoy en día ofrece una conexión enorme.
Por último el riesgo que corren para testear, construir y escalar un emprendimiento es mucho menor de lo que solía ser, ya que el costo y el tiempo requeridos se redujeron drásticamente.
Por lo tanto le veo un futuro enorme sobre las Tecnoargentinas, y estoy convencido que van a crecer cada vez más. Cuentan con el potencial para desarrollarse.
La brecha tecnológica con los países más desarrollados va a caer, y si seguimos por este camino Buenos Aires podría convertirse en el nuevo Silicon Valley de Latinoamérica.
Saludos virtuales.
Kyong seob Cho
Para CONTRAECONOMÍA

ARCHIVOS DE TEMAS DEL BLOG

Buscar articulos