sábado, 18 de agosto de 2018

Precio del petróleo Por Focus Economics- Mes de agosto.

Resultado de imagen para petroleoDemand fears arising from global trade protectionism, increasing supply in Saudi Arabia and Russia, and a possible resurgence in output in Libya weighed on Brent Crude Oil prices in recent weeks. However, additional global supply capacity is thought to only be marginal, while geopolitical tensions remain high in the Middle East, which helped limit price declines. On 3 August, oil prices traded at USD 72.5 per barrel, which was 4.5% lower than on the same day last month. However, the benchmark price for global crude oil markets was up 8.6% on a year-to-date basis and was 37.1% higher than on the same day last year. In recent weeks, trade tensions between the U.S. and China have increased, stoking concerns about the impact an escalated trade war between the two countries could have on oil demand. On 10 July, the U.S. government listed USD 200 billion worth of goods it imports from China for potential tariffs. Later, on 20 July, President Trump threatened to tax all USD 500 billion of U.S. imports from China. Bearish sentiment has been further fueled on the supply front recently: OPEC’s latest Monthly Oil Market Report showed that production in Saudi Arabia and Russia increased in June; while, in Libya, major export terminals and oilfields were reopened in early July. Planned supply increases by OPEC and Russia from July, coupled with strong shale oil production in the United States, will weigh on Brent Crude Oil prices going forward. Although FocusEconomics panelists see prices remaining broadly stable this year, averaging USD 73.3 per barrel in Q4 2018, they see prices slipping and averaging USD 71.2 per barrel in Q4 2019. 5 of our panelists were undeterred by global trade protectionism developments and upwardly adjusted their Q4 2018 forecasts compared to last month. Meanwhile, 33 forecasters kept their projections unchanged, while 2 cut their forecasts. The spread between the minimum and the maximum oil price forecasts remains relatively large, with numerous developments simultaneously affecting the oil markets in recent weeks. The panelist forecast range for Q4 2018 runs from a minimum of USD 64.0 per barrel to a maximum of USD 82.0 per barrel.

Prices retreated in recent weeks from the multi-year highs recorded at the end of June. Higher global oil supply in June and a surprise increase in U.S. crude inventories in the week ending 27 July fostered bearish sentiment. However, news of strong U.S. economic growth in the second quarter of this year helped limit declines. WTI Crude Oil traded on 3 August at USD 68.5 per barrel, which was 7.7% lower than on the same day last month. However, the price was up 13.3% on a year-to-date basis and it was 39.7% higher than on the same day last year. WTI Crude Oil prices were stable in the mid-USD 70 range in early July before falling on 11 July when OPEC’s Monthly Oil Market Report showed that the organization’s members had collectively ramped up supply in June. Saudi Arabia and Russia led the increases, which more than outweighed declines in Libya, Venezuela and Angola. Moreover, although crude inventories in the U.S. fell throughout most of last month, they unexpectedly picked up in the week ending 27 July. However, support for WTI Crude came from the demand side on 27 July, when data was released showing solid growth in the U.S. economy in the second quarter of 2018. Going forward, FocusEconomics panelists see prices for WTI Crude Oil decreasing as the U.S. oil shale boom and higher supply from key producers should more than offset strong demand for the black gold and geopolitical risks. For Q4 2018, analysts expect prices to average USD 67.7 per barrel. They see prices decreasing slightly, to USD 67.0 per barrel, in Q4 2019. Despite strong global production, 3 of our forecast panelists upgraded their projections for Q4 2018 from last month. Meanwhile, a majority of 27 left their forecasts unchanged, while 3 made cuts to their projections. Various factors in recent weeks have resulted in uncertainty regarding the outlook for oil prices. As such, the spread between the maximum and minimum price forecast for oil remains large. For Q4 2018, the maximum price forecast is USD 80.0 per barrel, while the minimum is USD 57.0 per barrel.

FUENTE: Por https://www.focus-economics.com/ Focus Economics - Barcelona España

Informe sobre Comodities por Ricard Torné Lead Economist por Focus Economics

Resultado de imagen para commoditiesOVERVIEW | Trade tensions and financial tightening weigh on global commodity prices Global commodity prices tumbled 7.3% over the previous month in July, following June’s 0.1% drop. This slide in prices reflects fears of a full-blown trade war among key players that could lead to a sharp global economic downturn. Looking ahead, tighter global monetary policy conditions could add further downward pressure due to higher borrowing costs and heightened volatility in financial and foreign-exchange markets, especially in developing nations. Prices for base metals, which are mostly used for industrial purposes, were down sharply in July on fears of a potential global slowdown. Precious metals followed suit as higher interest rates in the United States reduce the appetite for safe-haven assets such as gold and, to a lesser extent, other precious metals. Moreover, agricultural prices recorded another drop this month as China shifts away from importing U.S. agricultural products due to the ongoing trade spat between the two countries. Lower agricultural prices also reflected ample supply for key commodities. On the flip side, energy prices increased on the back of hot weather in some regions, including Europe and China, as well as strong growth in the United States. Despite the current soft patch, our panel of analysts expects that global commodity prices will post solid year-on-year gains in Q4 2018, mostly due to higher prices for oil and its derivatives, as well as for agricultural products. FocusEconomics panelists surveyed this month expect global commodity prices to increase 6.4% in Q4 2018 from the same period in 2017. Next year, however, analysts expect that lower energy prices, especially for oil and coal, will lead global commodity prices to post a smaller increase. The Consensus view among FocusEconomics panelists is that commodity prices will rise 0.9% in annual terms in Q4 2019. 

ENERGY | Strong growth in the U.S. and hot weather shore up energy prices Energy prices posted month-on-month gains for the eleventh time in the last 13 months as appetite for energy remains high despite mounting geopolitical uncertainties. Prices rose 0.5% month-onmonth in July, contrasting June’s 1.8% drop. The spread between Brent and WTI oil prices continued to narrow in recent weeks as strong economic growth in the United States boosted demand for WTI crude oil, the oil benchmark for the world’s largest economy. Conversely, Brent crude oil prices, which are more closely tied to global oil trade, declined slightly in July as trade war fears started to materialize. Moreover, Brent oil prices were dragged down by increased supply in Saudi Arabia, other OPEC countries and Russia, in their attempt to compensate for falling production in Libya and Venezuela, as well as in anticipation of potential supply disruptions in Iran as U.S. sanctions loom. Energy prices further benefited from higherthan-normal temperatures in Europe and Asia, which propelled demand for coal. While uncertainty is currently weighing on prices for key energy commodities, mostly oil and oil-related products, the commodity subgroup should post impressive gains this year. Analysts surveyed by FocusEconomics see energy commodity prices increasing 22.7% year-on-year in Q4 2018. Next year, increased oil supply and a broader preference for cleaner energy globally should prompt energy prices to decline 3.7% in Q4 2019. 

BASE METALS | Trade disputes and a slowing Chinese economy take their toll on base metal prices Prices for base metals fell at the fastest pace in over eight years in July on the back of rising trade barriers, especially between China and the United States, and the cooling of the Chinese economy, which consumes around half of the world’s base metals. Base metal prices plunged 9.2% month-on-month in July, contrasting June’s 1.6% increase. While the decrease was broad-based, steel prices in the United States continued to rise as the implementation of tariffs on steel imports is boosting domestic prices. The decline in prices of some key commodities, including lead, nickel and zinc, reflected escalating global trade tensions, particularly following the introduction of a 25% tariff on USD 68 billion in bilateral trade between China and United States. The subsequent war of words between the two global powers, which included the U.S. threat to impose tariffs on all Chinese imports and China’s threat of using trade barriers other than tariffs, added more fuel to the fire. Moreover, recent data suggesting that China’s economic growth is slowing put extra downward pressure on base metal prices. Growth in base metal prices will moderate sharply this year, mostly reflecting global demand concerns and trade war fears. Base metal prices are expected to increase 3.8% year-on-year in Q4 2018 before softening to a 1.4% year-on-year rise in Q4 2019. 

PRECIOUS METALS | U.S. monetary tightening and global demand concerns drag down precious metal prices in July Prices for precious metals declined for the fifth time in the last six months in July. Precious metals prices fell 3.6% on a month-onmonth basis in July (June: -1.6% month-on-month). The story about precious metals remains largely untouched from previous weeks. Robust economic growth in the United States is forcing the Federal Reserve to tighten its monetary policy. As a result, U.S. yields are rising, shifting capital flows from safe-haven assets such as gold to U.S. dollar-backed assets. Moreover, a somber global economic outlook is prompting reduced demand among investors for industrial metals. 

As over the last few months, prices for precious metals will be determined by geopolitical developments and the pace of monetary tightening in the United States further down the road. All in all, our panel of analysts expect precious metal prices to rise 1.3% year-on-year in Q4 2018. The FocusEconomics panel sees prices expanding at a quicker year-on-year pace of 2.6% in Q4 2019. 

AGRICULTURAL | China’s tariffs and oversupply concerns send prices down again in July Following a stellar start to the year, agricultural prices declined for two consecutive periods in June and July. Agricultural prices fell 4.3% month-on-month in July, a smaller drop than June’s 7.4% decrease. Prices for corn and soybeans declined further in July following retaliatory tariffs that China imposed on U.S. agricultural products. Moreover, prospects of an excellent harvest for some commodities such as coffee and sugar, as well as favorable weather conditions in cocoa producing countries, exerted downward pressure on prices. Wheat prices, the sole category to post month-on-month gains in July, benefited from hot weather in Europe and Russia, on an anticipated reduction in supply. Strong market fundamentals, along with a low base from last year, will push prices up this year. Our panel of analysts forecast an 15.9% annual increase in prices in Q4 2018. Agriculture prices are seen expanding 0.5% year-on-year in Q4 2019. 

Ricard Torné Lead Economist
FUENTE: https://www.focus-economics.com/ Focus Economics - Barcelona España

jueves, 16 de agosto de 2018

El Converso Rojas Por María Celsa Rodríguez Mercado publicado en Chile.

Eliminar las Lebac no resolverá la crisis. Por Iván Carrino

Turquía está ubicada exactamente entre Asia y Europa. Es un país de 785.500 kilómetros cuadrados y una población de cerca de 80 millones de personas. En términos de PBI per cápita, se estima que los turcos ingresan USD 11.014 por año. 
Este país euroasiático llegó a las tapas de los diarios financieros recientemente producto de la fuerte turbulencia que los afecta. En lo que va del año, el dólar subió allí 68,3%, gracias a que los inversores eligen salir corriendo hacia activos más seguros. 
A fines de 2017, Turquía y Argentina habían sido encuadrados por la consultora Standard & Poor’s como los países emergentes más vulnerables a la suba de tasas de la Fed. Según la consultora, la vulnerabilidad se explicaba porque estos países “mostraron déficits de cuenta corriente considerables” y una “tasa de ahorro insuficiente para cubrir la inversión”. 
Turquía, como Argentina, también tiene un extenso historial inflacionario. De acuerdo con Steve Hanke, la inflación anual promedio durante los ’70 fue de 22,4%, en los ’80 subió al 49,6%, en los ’90 trepó al 76,7% y en los 2000 se redujo al 22,3%. 
En este contexto, es normal que la incertidumbre lleve a los turcos a escapar de su moneda. 
Curiosa, tal vez, es la reacción de su presidente, Recep Tayyip Erdoğan, quien exigió a los ciudadanos vender dólares y oro para ayudar a pelear la “batalla económica” de la que se considera víctima, y quien se niega a subir las tasas de interés porque sostiene que éstas son un instrumento para la desigualdad social
A pesar de la convulsión cambiaria y monetaria, en Turquía no se habla de las Lebac. 
Bomba a desactivar
Por los sucesos desatados en Turquía, que contagiaron a los mercados internacionales, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda decidieron tomar cartas en el asunto. Una de las medidas más contundentes que anunciaron fue la del fin de las Lebac. 
A partir del martes, en cada licitación que haya de aquí en adelante, se irán renovando cada vez menos títulos, lo que generaría que no haya más Lebac a fines de 2018. 
Para el presidente del BCRA, Luis Caputo, las Lebacs son “un activo tóxico” y al eliminarlas “ya no van a estar amenazando con pasarse a dólares”. 
En este sentido, volvemos a preguntarnos: ¿hay Lebacs en Turquía? ¿Sube el dólar en el mundo por las respectivas “bombas de Lebac” que cada uno tiene? Claramente, no parece ser el caso. 
Sin embargo, lo que sí hay en los países donde más está subiendo el dólar es mucha inflación y, además, un elevado y creciente riesgo país. 
Riesgo País: lo más importante
Si las Lebac fueran el único problema de la Argentina, veríamos que los inversores buscarían sacárselas de encima, exigiéndole al Banco Central pagar tasas más altas para renovarlas. Esto, sin dudas, ha sucedido, en la medida que la suba del dólar destruyó lo que algunos mal llamaron “bicicleta financiera”. 
Ahora bien, el precio de las Lebac no es lo único que ha caído. También se desplomó la bolsa local (50% en dólares) y los bonos soberanos de cualquier moneda y duración. 
Es que el problema no son las Lebac, sino una generalizada crisis de confianza en la viabilidad del gradualismo de Macri. Las dudas son tan grandes que ni el paquete del FMI logró calmar definitivamente a los mercados. 
En este contexto, el Riesgo País se disparó, reflejando las dudas que tienen los inversores sobre cómo terminará la fiesta de endeudamiento que lanzó el gobierno para salir lentamente del caos fiscal dejado por Cristina Fernández y Axel Kicillof. 
Entendido esto, el indicador más importante a mirar es el del Riesgo País y tenemos que ver cuánto mejorará ese índice si se termina con las Lebac. La respuesta, lamentablemente, es bastante decepcionante. 
Sin correlación
Como se ve en el gráfico de abajo, a principios de 2014, cuando el Riesgo País coqueteaba con los 1.000 puntos básicos, el stock de Lebac en circulación era de apenas $ 100.000 millones. 
Sin embargo, tras la devaluación de Juan Carlos Fábrega, éste comenzó a crecer marcadamente. A fines de año, la cantidad de Letras emitidas por el Banco Central para absorber pesos de la economía había llegado a $ 261.000 millones, duplicándose, nada menos. 
En paralelo, el Riesgo País había descendido fuertemente. Cerró el año en 700 puntos. 
El 11 de diciembre de 2015, cuando Sturzenegger asumió la presidencia del BCRA, el Riesgo País estaba en 455 puntos y las Lebac ascendían a $ 296.000 millones. El 31 de agosto del año pasado, cuando el stock de letras llegó a $ 1 billón, el Riesgo País había caído 70 puntos, hasta los 384. 
Hoy, que el stock de Lebac cayó alrededor de $ 300.000 millones desde su máximo, el Riesgo País vuela. Es decir que no existe una clara relación entre una cosa y la otra. 
Así, si continúa la desconfianza, podríamos llegar a un escenario con menor cantidad de Lebac, menor cantidad de reservas internacionales usadas para cancelarlas, mayor Riesgo País, mayor deuda pública y mayor recesión e inflación. 
Terminar con las Lebac no garantiza que esto no suceda. Y, por tanto, no garantiza que se solucione la crisis. 
El Riesgo País sube porque no hay una respuesta clara a la siguiente pregunta: ¿podrá el gobierno argentino cumplir con sus compromisos de deuda? No veo cómo terminar con las Lebac pueda hacer que la respuesta sea afirmativa. 
Saludos, 
Iván Carrino 
Para CONTRAECONOMÍA

El precio del petróleo. Por María Celsa Rodríguez, para Radio Eretz -Israel

La trampa se llama Lebac. Por Juan José Guaresti

Resultado de imagen para juan guarestiEl Banco Central ha contraído, sin permiso del Congreso, una deuda colosal mediante la emisión de títulos que se denominan "Lebac", que entrega al público a cambio de dinero y que se trafican en la plaza porteña.
Esta deuda gigantesca, alcanza, en este momento, la cifra astronómica de 1 billón 150.000 millones de pesos ($1.150.000.000.000). Los felices compradores de esa mercadería ilegal obtienen en este momento por lo menos un 40% anual de interés y son bancos, empresas, e inversores de distinta índole, nacionales y extranjeros. Cuando decimos "40 %" posiblemente seamos más que prudentes. Estos títulos se emiten a corto plazo, al extremo que el grueso está colocado entre 35 y 60 días aunque parte de estas deudas tienen un plazo mayor. Nunca llegan al año.
¿Que tienen que ver con esto los habitantes de las provincias?
No han tenido arte ni parte en la gestación de esta deuda, pero así como están las cosas, deberían pagar impresionantes sumas de dinero en concepto de intereses y hacerse cargo de devolver el capital, de obligaciones que otros pusieron sobre sus espaldas.
Cuentas y costos
Vamos a suponer que el interés sea apenas el 40% anual. Esta deuda ilegal de 1.150.000.000.000 devenga anualmente unos 460.000.000.000 de pesos en concepto de intereses. Si el dólar vale unos 28 pesos cada uno, esa suma en pesos se transformaría en 16.428.000.000 de dólares o sea algo más que el primer tramo del préstamo que entregara el FMI.
Si se decidiera terminar con la deuda para no pagar estos intereses, el Congreso Nacional debería disponer de los 1.150.000.000.000 de pesos que valen las lebac. Para conseguir esa cantidad habría que inventar un impuesto al aire que se respira o algo así, a pagar por todos los 44.000.000 de habitantes de este suelo o conseguir un prestamista internacional que facilite al gobierno los 41.071.000.000 dólares que se requieren. Si se entregaran 1.150.000.000.000 pesos a los acreedores la circulación monetaria argentina sería de tal magnitud que los precios internos estallarían.
El origen de todo esto
Todo comenzó con la Comunicación Interna B 7543 del año 2002 del Banco Central que autorizó las lebac pero su uso intensivo se realizó durante la administración que concluyó el 10/12/15 que llegó a emitir aproximadamente 350.000.000.000 de pesos en esos títulos. Al tipo de cambio del 30/12/15 o sea pesos 13,43 cada dólar, se trataba de 26.061.000.000 dólares.
Ya hemos visto cuanto hay ahora.
Las lebac se usaron por aquella Administración para retirar dinero de plaza que se había emitido con el objeto de pagar el déficit fiscal y de esa manera evitar el alza de los precios, que se originaria sí quedaba mucho circulante en el mercado.
La idea absurda que había detrás de esta operatoria era que endeudándose en lebac cuyos intereses eran una fuente de inflación, se disimulaban circunstancialmente las consecuencias de aquellos déficits. El dinero de éstos en lugar de ir a los dólares, concurriría a la ventanilla de las lebac.
Cuando se hizo cargo la nueva Administración el 10/12/15, el Banco Central en lugar de presentarse al Congreso Nacional que representa los intereses provinciales y de todos los habitantes, y denunciar esta maniobra gestada a sus espaldas, prosiguió haciendo lo mismo. Asumió esta deuda de 350.000.000.000 de pesos y la empeoró a los niveles actuales que hemos visto. No cabe duda que en aquel momento el Banco Central y el Congreso podrían haber conjuntamente examinado con los acreedores el pago de tamaña carga que claramente violaba la Constitución Nacional porque solamente el Congreso de acuerdo al art. 4to. de la Constitución puede tomar deudas que afecten el Tesoro Nacional. Este está formado entre otros ingresos, por el producido de los empréstitos y operaciones de crédito que decrete el mismo Congreso.
En esa virtud le corresponde al Congreso de acuerdo a la Constitución en el artículo 75, inciso 4to." Contraer empréstitos de dinero sobre el crédito de la Nación" y en el artículo 75, inciso 8 "Fijar anualmente, conforme a las pautas establecidas en el tercer párrafo del inciso 2 de este artículo, el presupuesto de gastos y recursos de la administración nacional".
Estas circunstancias unidas a la insustentable estirpe de las lebac, obligaban a acudir al Congreso Nacional, tal cual este quedó conformado el 10/12/15, para que su situación fuera regularizada.
El Banco Central en su nueva integración, constatada la magnitud de ese pasivo, debió reaccionar con total decisión y rapidez. La deuda era nula porque el órgano que la creó no tenía facultades para contraerla, lo que jurídicamente tornaba por lo menos discutibles los reclamos en caso en que no fuera pagada.
En atención a que después de todo, el Estado Nacional estaba vinculado a ese pasivo, se podría haber presentado al Congreso un proyecto de ley asumiendo su pago en la medida de las posibilidades dado que la Nación al 10/12/15 estaba en quiebra.
Se podría haber reducido sus intereses y alargado considerablemente los plazos de pago, manteniendo de alguna forma creíble, el valor del crédito de los acreedores, quiénes alguna responsabilidad tenían en cuanto adquirieron, sabiendo o debiendo saber, que se estaban beneficiando de una obligación ilegal.
Podría haber una solución
El Banco Central no tiene facultades constitucionales para emitir las lebac que son títulos de deuda y solamente el Congreso puede contraerlas.
Todos los títulos que circulan por nuestras Bolsas y Mercados de Valores tuvieron origen en una ley del Congreso salvo las lebac. Hemos considerado la Constitución y no hay nada en ella que diga que el Congreso no era necesario para autorizar esta deuda, ni su monto, ni su fecha de vencimiento ni su tasa de interés. Si a un título le falta algún dato esencial no existe como obligación.
A estas lebac les falta lo principal: su aprobación por el Congreso. En consecuencia no existen. Sus propietarios lo único que tienen es un derecho aparente creado por funcionarios que debían saber que no tenían facultades para hacer lo que hicieron.
El oficial público que consagró su existencia no es el que la Constitución estableció para ese acto que son los senadores y diputados. 
Es muy difícil sostener que a los miles de tenedores de lebac no haya que darles nada porque su título no es válido, cuando a cambio de las lebac entregaron dinero a quién parecía tener atribuciones para recibir aquel. 
No puede rechazarse la deuda aunque no estaría mal que también se tuviera en cuenta al fijar las nuevas condiciones de la operación que los acreedores sabían o debían saber que la negociación en la cual participaban y de la cual esperaban una ganancia, era ilegal. 
Atentas las circunstancias y lo escaso del tiempo disponible no hay más remedio que el Poder Ejecutivo con la premura del caso, dicte un decreto de necesidad y urgencia, suspenda los pagos de las lebac, brinde algún marco legal y técnico provisorio sobre el tema de su monto, plazos e intereses y convoque al Congreso a dar la palabra final sobre este asunto.
No se puede pagar con lo que no hay. Las lebac son impagables con la estructura que actualmente tienen en plazos, intereses y monto y ,además, jurídicamente, no existen.

FUENTE: https://www.eltribuno.com/salta/nota/2018-8-11-0-0-0-la-trampa-se-llama-lebac
ENVIADO POR SU AUTOR

martes, 14 de agosto de 2018

VII Congreso Internacional de la Escuela Austríaca de Economía del Siglo XXI

Por María Celsa Rodríguez
Los días 6, 7 y 8 de agosto se desarrolló en la Ciudad de Rosario,  el VII Congreso Internacional de la Escuela Austriaca de Economía  del Siglo XXI, un evento organizado por la Fundación Bases bajo la batuta de su Presidente,  el Sr Federico Fernández,  y que reunió a los más importantes conferencistas de varios países de Latinoamérica y  de Argentina como Nicolás Cachanosy, Adrian Ravier, Alexander Salter, Joselo Andrade, Santos Mercado, Horacio Miguel Arana, Ivan Cachanosy, Joao Bastos, Agustín Etchebarne, Ezequiel Eiben, Martín Krause, Juan Sebastián Landoni, Guillermo Covernton,  Pablo Zambrano Pontón, entre otros. 

Las raíces que fortalecieron el liberalismo contribuyeron para que el pensamiento de la Escuela Austriaca siga un cause hacia los distintos campos de la economía, vitaminizando la política para presionar al poder político a que exponga sus limitaciones, y diseñe una cultura del libre mercado. 

Ver a muchos jóvenes interesados en conocer más sobre esta corriente de pensamiento que surge en el siglo XIX, escuchando con atención a cada expositor y haciendo preguntas nos hace pensar que el sentimiento por el liberalismo clásico se va forjando entre los jóvenes, y con fuerza.

El Bitcoin, la tecnología, la dolarización de la economía, la corrupción, la singularidad, el mercado, las instituciones, el dinero, el emprendimiento, el empresariado, el  intervencionismo, la distribución del ingreso, la inflación, la izquierda contra la economía extractivista, etc,  fueron algunos de los temas de mayor interés.


“El Congreso Internacional  de La Escuela Austriaca de Economía en el Siglo XXI’ se fue enriqueciendo en cada evento a ser calificado como el más importante en Latinoamérica ya  que  el pensamiento liberal se expone con enriquecedoras conferencias, y donde sus expositores y académicos nacionales e internacionales son de primer nivel. 

Fueron tres días intensos y sabemos que el próximo Congreso nos encontrara en mayor número.


lunes, 13 de agosto de 2018

SE HA QUEBRADO EL PACTO POLÍTICO. Por el Dr Gabriel Zanotti

Resultado de imagen para gabriel zanotti
El pacto político no tiene nada que ver con las teorías contractualistas, que por lo demás no sé si alguna vez existieron como las presentan sus críticos. Esto es, no creo que nadie haya pretendido decir alguna vez que la sociedad humana es un conjunto de individuos que estaban lo más bien solos, hicieron un curso de Public Choice y luego decidieran unirse para defenderse mejor de algún atacante externo y-o porque decidieran que era la mejor manera de administrar ciertos bienes públicos.

El pacto político tiene que ver con un momento constitucional decisivo, que implica un consenso tácito sobre las obligaciones políticas, la limitación del poder y los derechos individuales que esa constitución va a proteger.
Me parece que el único pacto político realmente tal fue la Constitución de los EEUU. Los demás fueron intentos de imitación, muy buenos, algunos.
El pacto político garantiza la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos, precisamente porque ese pacto presupone un horizonte cultural que los hace pre-suponer ciertos derechos en común.
Lo peculiar y extraordinario de los EEUU fue que su gran diversidad cultural pre-suponía que los individuos se reconocían los unos a los otros la libertad religiosa, de asociación y de expresión, que les garantizaba mutuamente su derecho a vivir según su propia conciencia, sin que nadie pudiera imponer sus convicciones a los demás.
Por ello, “……………Congress shall make no law respecting an establishment of religion, or prohibiting the free exercise thereof; or abridging the freedom of speech, or of the press; or the right of the people peaceably to assemble, and to petition the Government for a redress of grievances”.
Ahora bien, los “colectivos” de las ideologías totalitariasimpiden el pacto político. Si un grupo de personas se cree representante de “la clase explotada”, o “la nación”, “el pueblo”, “la raza” (versiones diversas de la clase explotada) entonces obviamente NO admitirá en los otros, en los opresores, en los traidores a la patria, en los traidores a la raza o al pueblo, ningún tipo de libertad de expresión. Son los enemigos de un esquema intrínsecamente revolucionario.
Cuando Lenin lleva todo ello a su cruel revolución, al menos es coherente. No pretende imitar a los EEUU por fuera y ser totalitario por dentro.
Pero cuando en una democracia constitucional, gobierno u oposición se creen representantes de esos colectivos, surge una “grieta”, como aquí decimos, inevitable, esto es, se corta la gobernabilidad del sistema, y obviamente desaparecen los derechos individuales a la libertad de expresión y religiosa. Los otros ya no son ciudadanos que piensan diferente bajo el consenso de un mismo pacto político, sino que son los enemigos que hay que destruir. Y ello pasa al lenguaje: las disputas son violentas, son ellos o nosotros, se da el insulto, la manifestación violenta callejera, y el perseguirse mutuamente con un sistema judicial que ha degenerado hacia nuevos “derechos del explotado”: a no ser discriminado, a no ser ofendido, a no padecer el discurso del odio del otro, etc.
Por eso la Argentina no logró nunca un pacto político estable, y especialmente a partir de Perón, donde el antiperonista es el explotador que se opone a los derechos del pueblo. Perdón sabía perfectamente que lo suyo era incompatible con cualquier tipo de república constitucional. Por eso los peronistas más coherentes, por izquierda y por derecha, ven en la Constituciòn de 1853 (un fallido intento de imitar a EEUU, mal por fallido, bien por intento) una estructura “burguesa”, digna de las oligarquías locales adheridas al imperialismo yanqui.
Con esto se entiende bien, espero, que los nuevos colectivos explotados, esto es, las feministas radicales, los gays, los trans y los pueblos originarios contra el hetero-patriarcado capitalista explotador, quiebran el pacto político. Ellos no se consideran a sí mismos (como si lo hizo Martin Luther King) ciudadanos de una república liberal que plantean su derecho a la libertad de expresión, su derecho a la intimidad, su derecho de propiedad y de asociación, como cualquier otro ciudadano. Si esa fuera su lucha, son sencillamente parte del liberalismo clásico. Pero no: ellos creen que los que los demás somos miembros del hetero-patriarcado blanco capitalista explotador. Por ende, ¿por qué reconocernos libertad de expresión? No, debemos ser callados y prohibidos, porque nosotros, con nuestra sola presencia, odiamos y discriminamos violando estos nuevos y singulares “derechos”.
Se ha quebrado el pacto político. Tengamos conciencia de ello. Está pasando en EEUU, cosa especialmente terrible, porque es su origen, pero allí aún hay resistencias para “volver”. Los demás, que nunca “comenzamos”, ¿cómo vamos a explicar lo que sucede? Y los católicos, que aman, en público o en secreto, a Fidel Castro, Franco o Mussolini, ¿qué libertades van a defender cuando estos auto-considerados explotados intenten quitárselas? ¿Por qué van a defender libertades individuales que les son extrañas a su discurso, excepto se conviertan en los herejes del Instituto Acton?
Se ha quebrado el pacto político y por ello vamos muy mal. Lo terrible de la ley del aborto que estuvo a punto de sancionarse no era tanto el tema de la despenalización, sino el avance de una práctica obligatoria para los institutos privados. Lo mismo rige para la educación sexual, y lo mismo se viene ya para el uso de pronombres neutros. Lo que estos nuevos explotados quieren es que respetemos sus supuestos derechos so pena de ir presos. Y que aún demos gracias que no vamos directo hacia nuevas guillotinas.
Si no vemos bien este diagnóstico, los nuevos explotados nos pasarán por encima sin que siquiera sepamos por qué. Que nos pasen por encima, ok. Finalmente, en el mundo de Caín, el que tiene la fuerza es el que avanza. Bajar de un tiro a los que estamos parados sobre la primera enmienda de los EEUU, es morir dignamente como un samurai. Pero que bajen de un tiro a gente parada sobre su odio al liberalismo clásico, es otra cosa. Es matar a quien podría haber sido un aliado, que sólo pide libertad para su propio autoritarismo.
FUENTE: http://gzanotti.blogspot.com/

FRENTE DE DERECHAS UNIDAS. Por Luis Marín

Resultado de imagen para venezuela libre
La hora de la derecha liberal está llegando en Venezuela. Después de más de medio siglo de experimentos izquierdistas, desde la socialdemocracia al socialcristianismo hasta venir a recalar en el comunismo castrista puro y duro, por fin la conciencia colectiva, ya escaldada con tantos desastres, parece desplazarse hacia el otro extremo. El mismo Lenin decía, citando a Aristóteles sin nombrarlo, que la mejor manera de enderezar una barra torcida hacia un lado es torciéndola en sentido contrario.

Las corrientes que se han hecho más visibles podrían resumirse en cuatro tendencias principales: Liberales clásicos, partidarios de la economía de mercado, defensores de la propiedad privada, promotores de un Estado mínimo, que sólo se ocupe de la defensa, seguridad y la resolución de controversias, como árbitro imparcial, que son las funciones para las que se creó originalmente.
Hay un segmento de los que prefieren denominarse Libertarios, que repudian por sobre todas las cosas cualesquiera tipos de controles, comenzando por los de la economía, pero de allí derivan a todas las esferas de la actividad humana que deberían ser completamente libres, sin ningún tipo de cortapisas ni restricciones, contractualistas y antiestatistas, no en balde se los califica, un poco peyorativamente, como anarco-capitalistas.
Ambos coinciden en el individualismo y en la fe inconmovible en el poder de la iniciativa privada de acuerdo con la cual todas las personas, actuando por su cuenta y sin ponerse previamente de acuerdo, orientándose exclusivamente por la búsqueda de la satisfacción de sus propios intereses van a generar, de una manera espontánea, un orden muy superior y más eficiente que el que pueda concebir cualquier planificación burocrática centralizada.
Pero hasta allí los acuerdos. Los Liberales clásicos se dividen en autonomistas, partidarios de una Confederación que elimine o lleve hasta el mínimo la centralización política territorial, privilegiando la autonomía de las regiones y de los entes locales, por lo que son tan enemigos del centralismo como del federalismo, por un lado; y los que se limitan al liberalismo económico, del laissez faire laissez passer, dejándole la política a los políticos.
Quizás el desacuerdo más radical con los Libertarios sea su inclinación al ateísmo, por lo que no se sabe cómo interpretan el lema In God we trust estampado en el dólar o si no se lo toman en serio y creen que puede recortarse y conservar el resto de la moneda incólume. En verdad, es expresión de una convicción fundamental que sirve de argamasa de la sociedad y sus instituciones y no se puede prescindir de lo que simboliza sin capitular al materialismo.
Así, la tercera corriente es la de los Conservadores. Tradicionalmente el pensamiento conservador ha estado representado por la religión en general, la Iglesia Católica y otras tendencias cristianas evangélicas, pero también otras religiones no cristianas, agrupaciones herméticas, ocultistas, sociedades secretas, como la masonería y los rosacruces, quienes han tenido una discutible representación e influencia política desde la Independencia.
Los partidos conservadores del siglo XIX fácilmente se hubieran podido intercambiar con los partidos liberales, tanto en sus programas políticos doctrinarios como en los liderazgos personales que los encabezaban. No eran auténticos conservadores y liberales, como parece que sí fue el caso en Colombia, por poner un ejemplo cercano.
La emergencia del conservadurismo político en Venezuela sería toda una novedad, si es que llegara a cristalizar en un partido político serio. No como ocurrió con el Movimiento de Acción Nacional, de Germán Borregales, que terminó formando parte del folklore criollo. Muy anterior fue la Unión Nacional Estudiantil que dio origen el partido socialcristiano copei que, como se sabe, sucumbió al socialismo cristiano y se volvió revolucionario.
Con las victorias de Donald Trump y de Iván Duque, el conservatismo se ha puesto de moda, paradójicamente, un conservatismo moderno, aunque mantiene su convicción en un orden natural, de progreso continuo, una sociedad orgánica y de respeto por la jerarquía.
Por último pero no menos, los Nacionalistas. Esta corriente quizás sea una respuesta al internacionalismo socialista que ha subordinado los intereses nacionales a un movimiento mundial en el que se han dilapidado energías y recursos que hoy hacen falta en el país.
Por esto ponen en énfasis en “Venezuela primero”, recuperar la riqueza petrolera para invertirla en el país y transformar el medio físico, el ámbito territorial en que se asienta la población, esa unidad de cultura, idioma, costumbres, que comparte una historia común, según la idea clásica de Nación que es la base de la formación del Estado Nacional.
El antecedente más reciente de esta concepción política puede encontrarse en el Movimiento de Integridad Nacional de Renny Ottolina y la más remota en el Nuevo Ideal Nacional del General Marcos Pérez Jiménez, su propuesta es simple: transformar el medio físico para desarrollar la conciencia, elevar la moral y la autoestima del venezolano, que es la base, el fundamento de la nacionalidad. Más que la democracia, su gobierno ideal es la meritocracia: el ascenso de los mejores, el culto de la excelencia.
El denominador común de todas estas corrientes tan disímiles y a veces contradictorias es el anticomunismo, para unos por su idolatría del Estado y desprecio absoluto a los valores privados, para otros por su carácter totalitario controlador de todos los aspectos de la vida, para aquellos por ser revolucionario, para estos por su internacionalismo, tan mal entendido, peor aplicado e intrínsecamente antinacional.
Si se ponen de acuerdo, el país será otro.
Enviado desde Venezuela

‘‘El capital humano que tenemos es escaso’’ Entrevista al Dr Edgardo Zablotsky

El rector de la universidad del Cema, Edgardo Zablotsky, dialogó con La Prensa sobre los problemas que afectan a la educación en el país. Dice que ningún cambio importante será posible sin el apoyo de los padres. Y que podría implementarse un bono para que cada familia elija a qué escuela enviar a su hijo. La experiencia de los colegios duales en Alemania.
--------------------------------

"Más que preguntarnos que le pasó a la educación en el país deberíamos preguntarnos que le pasó a la Argentina’’, reflexiona Edgardo Zablotsky.
En diálogo con La Prensa el economista y docente, quien recientemente asumió como nuevo rector de la Universidad del Cema (UCEMA) de esta manera señala que los problemas en la educación forman parte de un problema mayor que atañe a toda la sociedad.
‘‘La educación no es un compartimento estanco. Y hay que preguntarse que nos pasó como sociedad. Por ahí uno podría encontrar las causas de por qué la educación está como está. ¿Tenemos más inclusión? Sí, tenemos. Pero más calidad no, tenemos peor calidad. Los chicos que hoy se gradúan del colegio secundario en muchos casos no están calificados para seguir desarrollándose. Uno se da cuenta de esto como profesor’’
- ¿Desde su rol de docente nota estos problemas?

- Sí, tal cual. Yo doy una única materia en la facultad hace años que es la primera que se dicta en la universidad para recibir a los más chicos, que es introducción a la microeconomía. Uno se da cuenta de la falencia con la que muchas veces llegan del secundario. Por ejemplo leer un examen se está volviendo imposible. Es que los chicos no escriben. No es solo falta de ortografía que es un horror. La caligrafía de la mayoría es muy mala. Escriben poco. Se supone que la educación debe proveer cierto capital humano para desarrollarse en esta sociedad del conocimiento donde a los chicos les toca vivir. Por ahí nos vamos mucho a las nuevas tecnologías que hoy son muy importantes, pero primero los chicos tienen que aprender lo básico.

- Las pruebas internacionales también nos han dejado mal parados

- Nos dejan parados donde estamos. Sencillamente estamos muy mal desde hace mucho tiempo. Este gobierno insinúa o plantea hacer cosas razonables. Para empezar dar a difusión esta realidad es importante. Pero yo creo que ninguna revolución educativa como se plantea se puede llevar a cabo sin el apoyo de los padres. Si no se despierta a la sociedad, a los papás, no hay manera. Los padres piensan como dice el doctor Jaim Etcheverry que la educación es un desastre pero el colegio donde van sus chicos está ok. Bien sabemos que esto no es lógico. A comienzos de año el presidente Macri en el discurso de apertura de las sesiones del Congreso dijo que los resultados de las evaluaciones iban a ser en cierta forma públicos. Esto sería un avance notable, pero hasta ahora no pasó.

- Sería importante saber cómo estamos
- Exacto, si los papás descubren cómo estamos van a tener más elementos para enojarse, para indignarse. ¿Cuándo se vió una marcha de chicos o de padres pidiendo mejor educación? Entregan a sus hijos al sistema y listo

- Los padres se desentendieron de la educación de sus hijos

- Es que yo entiendo por qué los padres se desentendieron de la educación de sus hijos ¿Qué puede pasar para cambiar? Un papá por ejemplo que no tiene posibilidades económicas para enviar a sus hijos tiene que enviar a sus chicos al colegio público de su barrio, donde no tiene voz ni voto, donde no tiene ningún rol. Va perdiendo posibilidades de hacer

BONO EDUCATIVO
- ¿Faltan posibilidades de participación?


- Me parece que el rol de la sociedad civil complementando al gobierno es esencial. Si se les diese a los papás de decidir mucho más de lo que están decidiendo hoy en día yo creo que la educación sería mejor. Creo que sistemas como hay en Suecia por ejemplo donde básicamente en la práctica más allá de sus necesidades económicas deciden mediante un bono educativo a que colegio enviar a sus hijos si lo desean probablemente sea óptimo. No digo que sea una receta mágica, tiene que haber también buenos maestros y bien pagos.

- ¿Cómo sería? ¿El estado le daría a cada familia el dinero que hoy le cuesta al estado educar a un chico?

- En cada distrito cuesta una cierta cantidad de dinero educar a un chico. Es distinto lo que sale en la ciudad de Buenos Aires o en Tartagal. En cada distrito hay un costo por alumno. Es el costo que se le asigna a los colegios. En vez de asignárselo a los colegios se le depositaría a una cuenta del papá de la cual nada más puede usar ese dinero para servicios educativos. Ya sea un colegio público o en un colegio privado. Puede ir al mismo colegio o elegir otro ¿Qué pasaría? Quien no hace las cosas bien perdería. Además habría distintas posibilidades, no todos los chicos son iguales. Hay muchos colegios que prestan distintos servicios. Aquel papá que le gustaría que el chico vaya a un colegio más orientado a las artes podría optar por él. Y quien es muy bueno en las matemáticas podría buscar un colegio que prepare más para las olimpíadas de matemáticas por ejemplo. Esto hoy no lo puede hacer el papá porque el estado en lugar de darle la decisión a él decide por él. Si el estado se pudiese dedicar a fiscalizar la educación, poner lo mínimo que se tiene que cumplir y asegurarse que se cumpla, funcionaría mejor el sistema, complementando sociedad civil y estado. El problema hoy pasa más aún en el nivel secundario con las especializaciones. Muchos chicos terminan aburridos, perdiendo interés, y abandonando. Se podría evitar esto.

LAS BECAS
- ¿En las escuelas secundarias es donde habría que poner más el foco, donde están los mayores problemas?


- No, creo que donde hay que poner más foco es en los primeros años de vida. Si el chico no se alimenta bien su cerebro no se desarrolla. Hay que asegurarse que el chico tenga una alimentación que lo nutra bien en sus primeros años de vida. Así lo hace la fundación Conin y así lo propone el premio nobel James Heckman, quien plantea que no existe mejor inversión en educación que invertir cuando los chicos son pequeños.
En cuanto a la escuela secundaria creo que hay pocos países en el mundo donde no haya algún tipo de examen cuando terminan los chicos. Son si no cinco años para nada. En muchos países el quinto año es preparar un examen para determinar como va a seguir su vida, sus estudios. Yo no digo echar a suerte y verdad la vida de un chico de 17 años pero de alguna forma tiene que haber incentivos para que el chico estudie, y por supuesto hay que hacer cambios en los planes de estudio.
El año pasado se propuso hacer en la ciudad de Buenos Aires prácticas profesionalizantes para los chicos del quinto año del secundario. Yo estoy de acuerdo con la idea, pero no con la obligatoriedad. Un chico que va a ir a la universidad prefiero que no pierda el tiempo haciendo prácticas laborales sino que se prepare para ir a la universidad.
En este sentido el CBC es una estafa. No se entiende por qué el chico tiene que perder un año para entrar a la carrera, lo debería aprender en el secundario. Si hace falta algo llamado CBC implica que la educación secundaria no cumple su rol. Si tiene que aprender a leer y escribir el chico, corrijamos donde debe ser. Pongamos un examen al final del ciclo que no sea un examen de ingreso a la facultad sino que muestre como sale cada chico del secundario. Y luego que cada universidad con esa información decida. O apueste a becar a quienes los ve mejor preparados. Hoy así como está no llegan a la universidad los chicos de clase baja. Y si llegan es muy difícil que se reciban porque tienen que trabajar. Si no hay un buen sistema de becas es imposible. No digo que se arancelice pero sí por ejemplo como pasa en Uruguay. Allí el graduado realiza un pago por años para crear un fondo de becas para apoyar a la próxima generación. Esto es indispensable. A la universidad pública quienes más van provienen de escuelas privadas. Y los chicos que no pueden ir terminan pagando con sus impuestos a la universidad pública. En Argentina hay una doble moral. En general los políticos hablan en defensa de la educación pública. Pero hay muy pocos políticos que envíen a sus hijos a la escuela pública sino a privadas.

EDUCACION DUAL
- ¿Cuál fue su experiencia en Alemania? Se que estuvo conociendo como se desarrolla la educación allí


- Sí, viajé invitado por la fundación Naumann básicamente para adentrarme en algo que ya me interesaba y veo muy específico para la Argentina que es la educación dual.

- ¿Que es la educación dual?

- La educación dual tiene que ver con las prácticas laborales. Es que más o menos en lo que sería en nuestro tercer año del secundario los chicos pueden elegir por sus calificaciones o sus gustos distintos caminos. Un camino es el que va hacia la universidad. Otro camino es el que va hacia la vida profesional, retoma la vieja lógica de los oficios. Estudiar plomería, electricidad, tal que en estos últimos años del colegio secundario los chicos están parte en el colegio estudiando las materias que le toca y parte en una empresa donde se van entrenando en esa especialidad puntual, cobrando un salario de aprendiz. Así cuando terminan la secundaria tienen una preparación específica ya sea en electricidad o en tornería, lo que sea y pueden ingresar a esa misma empresa donde hicieron sus prácticas. Esto les genera una salida laboral y frente a la desocupación que hubo no hace muchos años en Europa Alemania ha sido el país menos afectado básicamente porque este número de los nini que no estudian ni trabajan es mucho más reducido en una sociedad donde se les da un cierto entrenamiento profesional. Yo creo que en la Argentina una lógica de educación dual sería muy aplicable. No se terminaría el secundario en pampa y la vía sino que tendría una salida laboral directa.

- ¿Cualquier país que quiera crecer necesita fundamentalmente mejorar su educación?

- Un país sin capital humano no crece. Yo creo que Argentina hoy no es un país rico, es un país pobre porque tener soja o las mejores tierras del mundo no sirve más. Estamos en la sociedad del conocimiento y lo que hace falta es conocimiento. Cada vez vamos a ser más pobres. Alguna vez fuimos un país europeo dentro de Latinoamérica. Hoy si miramos para los costados estamos cada vez más atrás. O hacemos algo hoy o dentro de 20 años nuestros hijos van a pagar las consecuencias sin duda. Aquí no estamos hablando de competir contra chicos que están estudiando en Bolivia, Paraguay u otros países limítrofes. Nuestros chicos van a tener que competir con otros que están en la India. El mundo está globalizado. Una empresa en la Argentina que quiera producir en el país podrá contratar mano de obra donde quiera no necesariamente aquí. O los chicos califican como un país promedio o el futuro será oscuro porque el capital humano que tenemos es escaso.

FUENTE: http://www.laprensa.com.ar/467253-El-capital-humano-que-tenemos-es-escaso.note.aspx

LA ESCUELA AUSTRÍACA: ¿SIEMPRE EN DEBATE? Por el Dr. Gabriel J. Zanotti

Resultado de imagen para gabriel zanottiPara el VII Congreso Internacional “La Escuela Austríaca en el s. XXI”.
Agosto de 2018.

1. La Escuela Austríaca fue concebida en debate.
La famosa historia del debate entre Menger (1985) y Schmoller (ver Caldwell, 2004) no es sólo un debate aislado sobre si hay una ciencia económica universal o si sólo es posible un análisis circunstancial de lugar y tiempo. Tiene que ver con el origen de la Escuela Austríaca.
Menger no sólo quiso hacer su propio aporte en los clásicos temas de la teoría del valor, precios, costos, etc. Quiso incorporar la noción de ciencia social universal en un ambiente germano-parlante donde el paradigma dominante eran las ciencias naturales, por un lado, y la Historia, por el otro. Pero no quiso ir “contra” esta última. Su intención fue que los profesores alemanes pudieran incorporar “algo de” el modo de hacer economía que tenía la Escuela Clásica (anglosajona y francesa) al ya valioso análisis histórico. Por eso su gran desilusión cuando Schmoller no pudo valorar su esfuerzo. Menger trataba de incorporar una teoría del valor universal a la sensibilidad alemana por la Historia, sin caer por ello en ningún tipo de filosofía positivista. Tenía la ilusión de que ello iba a ser apreciado justamente por eso. Pero no fue así. Todos conocemos la historia. Historia de la cual debemos destacar que de allí nace el nombre de “los austríacos”: así comenzaron a llamar los solmenes profesores alemanes a esos niños rebeldes “de allá abajo” que tenían la pretensión de diluir la gran riqueza humanística alemana en el positivismo amenazante de algunos anglosajones. Como pregunta desafiante, me pregunto si no tuvieron algo de razón, no sólo teniendo en cuenta el empirismo dominante en otras escuelas económicas, sino la resistencia de los posteriores austríacos en seguir la tradición hermenéutica de Gadamer que trató de seguir Don Laovie (Lavoie, 1991 ); Boettke (2010).
El asunto es que la Escuela Austríaca debe su nombre al debate con los historicistas. Pero no fue, por supuesto, el único debate.

2. Contra Marx.
El siguiente llanero solitario fue, como todos sabemos, Euguen Bohm von Bawerk. Su clásico libro Capital e Interés (1950) no sólo fue seguir lo que ya había adelantado Menger sobre la subjetividad del valor y la consiguiente relación entre bienes de consumo y factores de producción, sino que fue el enfrentamiento con Marx. La Escuela Austríaca queda de vuelta caracterizada por otro debate. Era Bohm Bawerk o Marx. Y lo sigue siendo. No sólo los marxistas de todo el mundo siguen adheridos a la teoría de la plus valía originaria, sino que esta ha mutado, con renovadas hipótesis ad hoc, a nuevos entes colectivos explotados, como la mujer, los indígenas, los no-heretosexuales, etc. O sea que el debate entre el individualismo metodológico, iniciado por Menger, sigue hasta hoy. No en vano algunos pensadores austríacos han encontrado sus fuentes filosóficas en pensadores aliados al individualismo metodológico (Aristóteles, Santo Tomás, Kant, Weber, Husserl) donde se critica al colectivismo ontológico que proviene de Hegel. Esto estuvo siempre en la base de la Escuela Austríaca y sigue siendo más vigente que nunca, con el renacimiento de los nuevos “colectivos” explotados.

3. Contra el Socialismo.
Pero, por supuesto, el marxismo no era la única forma de socialismo. La pregunta hipotética sobre si era posible como sistema económico, más allá de sus problemas éticos, políticos o la teoría del valor de Marx, subsistía. Y como todos sabemos, Mises la contesta en 1922 (Mises, 1968 ), aunque dirigida fundamentalmente a la experiencia soviética. Luego tiene que referirse a los nuevos intentos de justificar al socialismo más allá del soviético (Mises,1968, Kirzner, 1992). Como todos sabemos, Hayek también interviene en la cuestión (Hayek, 1980).
Este debate tiene una importancia clave en la conformación de la Escuela Austríaca. Hasta el final de su período en Ginebra (Hulsmann, 2007) Mises siempre hablaba de “los economistas” versus “los marxistas”. Para Mises no había gran diferencia entre él, Bohm Bawerk, Menger y el resto de los neoclásicos. Todos entendían la utilidad marginal, el sistema de precios, la necesidad del mercado. Recién en 1949, con el cap. XV y XVI de La Acción Humana, Mises (citándolo a Hayek) comienza a distinguir entre el mercado como proceso y los otros planteos neoclásicos, al advertir que estos últimos (como por ejemplo Shumpeter) empleaban el modelo de competencia perfecta para justificar al socialismo.
Algunos han dicho que Hayek también, y que por eso, a diferencia de Mises, dice que el socialismo es posible en teoría pero no en la práctica. No es así, lo que ocurre es que para Hayek, hasta 1931 (Hayek, 1996) “teoría” era sólo la teoría pura de la acción (un intermedio entre la micro neoclásica y la praxeología de Mises), a la cual había que agregar el tema “empírico” del conocimiento para ir hacia “el verdadero” problema económico. Es después del Austral Revival (Dolan, 1976) que se comienza a hablar de “teoría del proceso de mercado” versus la “teoría neoclásica”. O sea que Hayek estaba pensando que el socialismo era imposible en lo que luego se llamará teoría del proceso de mercado (Kirzner, 1992) y que en su momento carecía de terminología.

4. Contra Keynes.
Paralelamente a los socialistas de cátedra, el 30 los austríacos también comienzan a ser identificados por otro debate. Mises (1991) y Hayek (1980) ya habían comenzado a elaborar una teoría del ciclo que implicaba un freno teórico a la práctica de los políticos de emitir moneda y aumentar el gasto público. Hasta entonces Mises también pensaba en términos de “los economistas” versus “los políticos”. Interesante es también que cuando Hayek comienza a desarrollar su teoría del ciclo, lo hace presuponiendo la teoría del equilibrio general (Caldwell, 2004) en la cual ve una excepción importante en el des-equilibrio en el mercado de capitales, des-equilibrio que luego generalizará como la naturaleza misma del problema económico (Hayek, 1980) que terminará luego en su rechazo sistemático, por primera vez, en 1946, a los modelos de competencia perfecta (Hayek ,1980). Modelos que, no hay que olvidar, también había defendido Menger (2006) en su desesperada lucha contra Schmoller.
Prácticamente, después de 1936, casi desaparece la Escuela Austríaca. Los austríacos conocidos que quedaron, Mises y Hayek, eran conocidos justamente como los que habían perdido el debate con Keynes, y los menos conocidos eran muy pocos (Lachmann, y en cierta medida Ropke y Euken, ver al respecto, respetivamente, Rothbard, 1974, y Hayek, 1992). La Escuela Austríaca no sólo queda como de vuelta concebida en debate, sino en debate perdido. Habría que ver qué hubiera pasado si Mises no hubiera escrito La Acción Humana, totalmente solo y olvidado en EEUU luego del 40, y su Hayek no hubiera perseverado escribiendo sus artículos sobre el conocimiento, el aprendizaje y los precios (Hayek, 1980). Esa perseverancia (buen ejemplo de programa de investigación adherido en regresión empírica) fue condición necesaria, aunque no suficiente, para la supervivencia de la EA como escuela de pensamiento.

5. Contra los neo-clásicos.
Desde el Austral Revival en el 74 (Dolan, E., 1974), la obra seminal de Kirzner (1979, 1982, 1992) en la EA se hizo sentir. Desde él en adelante casi todos tuvimos conciencia de que es el problema del aprendizaje y del conocimiento el que caracteriza a la EA, y que el modo de explicar el proceso de mercado, a partir del conocimiento disperso y la alerteness empresarial, es la teoría del proceso de mercado versus los modelos neoclásicos de equilibro. Otro gran autor que influye en esto es Don Lavoie (a quien Kirzner no acompañó en sus salidas nocturnas con la hermenéutica alemana,) quien fue el mentor de Peter Boettke.
Este tema es fundamental por dos cuestiones.
a) Explica el error que los intervencionistas hacen al partir del modelo de competencia perfecta. Saben que el mundo real no es perfecto pero creen que la diferencia entre la realidad y el modelo la va a cubrir el estado y sus políticas económicas, como la exterior, monetaria, fiscal, impositiva, etc. Ignoran que al intervenir el estado con esas políticas, alteran el sistema de precios y por ende el mercado como proceso queda más des-coordinado que antes. O sea, el dilema no es mundo real contra competencia perfecta, sino mayor coordinación versus menor coordinación, siempre en un proceso descoordinado, imperfecto, disperso, falible. etc. El mercado como proceso, imperfecto, implica una mayor coordinación entre oferta y demanda; el mercado intervenido es más imperfecto e implica una menor coordinación entre oferta y demanda.
b) Aclara la función empresarial, como coordinante, y no como creación disruptiva, como en Schumpeter.
c) Aclara que el eje central del problema económico es el conocimiento disperso, y que el mercado como proceso es el único modo de mejorar esa dispersión que siempre va a estar. O sea que Hayek, cuando aclara que el punto de partida de la economía es el conocimiento disperso y no el conocimiento perfecto, hace un cambio similar al de Copérnico cuando coloca al sol en el lugar de La Tierra.
d) Por ende, y de modo necesario, toda intervención del estado es des-coordinante. Se puede llegar a justificar, sí, pero políticamente, nunca económicamente.
Pero en este caso también los austríacos quedan como los que están en contra de los neoclásicos (ver al respecto el clásico artículo de Sarjanovic, 1984). Y está bien: el conocimiento perfecto NO es el punto de partida de la economía como ciencia. Esta objeción es muy difícil de refutar. La cuestión noes reconocer que el modelo de competencia perfecta, como todo modelo, es subrogado, idealizado en el sentido de Maki (Borella y Zanotti, 2015) y que por ende se le pueden agregar obvias hipótesis ad hoc (como los modelos de competencia imperfecta, toda la economía de le información, las expectativas racionales, etc) sino que la cuestión es que NO es el punto de partida y por ende, por más hipótesis ad hoc que se le agreguen, el modelo está mal planteado. Sencillamente hay que cambiar el núcleo central.
A pesar de esto, actualmente se da una situación muy parecida a la de fines del s. XIX y principios del XX, cuando la cuestión era “los economistas” (neoclásicos) versus los marxistas, los socialistas y los políticos irresponsables. Actualmente hay importantísimas escuelas y autores no austríacos (Public Choice, Law and Economics, Chicagenses en general, neoinstitucionalistas, etc) que también están unidos a los austríacos en su defensa del libre mercado contra los intervencionismos y los populismos en todas sus formas.
¿Entonces? ¿Cómo se identifica la EA a sí misma?
¿Va a estar “contra” esas escuelas de pensamiento también?

6. Nueva etapa. Good economics versus bad economics.
En ese sentido, la aparición del libro de P. Boettke, Living Economics (2010) marca, creo, un antes y un después.
La EA tiene todo el derecho, por la razón vista anteriormente, de seguir insistiendo en la superioridad epistemológica de su modelo de conocimiento disperso. Sin embargo no por ello tiene que estar (con todas sus divisiones internas, además) contra todo el mundo. Boettke re-interpreta la famosa distinción de Friedman entre bad economics and good economics.
Primero veamos cómo define las “bad”: “…these theories implicitly asume away scarcity and believe that fundamental problem of modern society is poverty amidst plenty; they explicity deny both actor rationality and the coodinating rol of prices, as well as the function prices serve in guiding desision and the feedback and discpline provided by profit and loss” (Boettke, 2010, p. 20).
Pero no da una definición in abstracto de good economics, sino que en sus caps. 1 y 2 explica un modo de enseñar economía y una serie de autores que coinciden en principios básicos. Esos principios y enseñanzas se fundamentan en “…the economic way of thinking begins with understanding that human choice in all walks of life is always exercised againt a background of constraints. The fundamental contranist is the fact of scarcity -not material or merely finantial scarcity, but the logical fact of scarcity” (p. 22) De esa acción humana ejercida en un contexto de escasez surge el papel coordinador de los precios, la propiedad privada en los mercados, los incentivos de pérdidas y ganancias, el market failure como la excepción y no como la regla; el gobierno como una mala solución a la excepción, la importancia de los mercados abiertos y libres, un contexto institucional adecuado para el mercado, la relación entre propiedad y escasez, las fallas de la gestión del gobierno como regla, etc.
¿Y quiénes son los autores clave de la good economics? Pues nada más ni nada menos que (a parte de austríacos que reseña Boettke, como Sennholz, Rothbard, Lavoie, Mises, Kirzner y Hayek) autores como Boulding, Samuels, Tullok, Ostrom (V. and E.), y Buchanan. Por nuestro lado, agreguemos a Arrow, Becker, Coase, Demsetz, Friedman, Grice-Hutachison, Hutt, Knight, Lucas, McCloskey, North, Simons, Smith (V.), Solow, Vanberg (no estoy nombrando a los clásicos de principios del s. XX, y pido perdón de antemano por las injusticias que se cometen en estas listas).
Evidentemente no son economistas “austríacos”. Son nada más ni nada menos que las fuentes y discípulos del Public Choice, de Law and Economics, del Institucionalismo pro-libre mercado, etc. Todos ellos son “good economics”. Todos ellos son fuente de lecturas y hasta los hemos visto, algunos de nosotros a algunos de ellos, en Liberty Funds, en la Mont Pelerin, etc.
Ante ellos, la EA no está “frente a otros” sino en buena compañía. Todos ellos han hecho importantísimas contribuciones a la economía y a la crítica de los estados omnipresentes. Todos ellos admiran y citan a Hayek y a Mises aunque obviamente no sean sus cadenas repetidoras[1]. Muchos de ellos manejan los modelos neoclásicos habituales y no tienen en su mesa de luz a Economics and Knowledge de Hayek, pero saben perfectamente que los gobiernos no son la solución para los desequilibrios del mercado, sino su peor ayuda.
Ante ellos, los austríacos actuales están ante el desafío de mostrarles su mejor epistemología, tanto en filosofía de la ciencia como en el manejo del tema del conocimiento. La Escuela Austríaca tiene ese punto esencial a su favor. Desde allí puede haber una explicación, como proceso de descubrimiento, de lo que otras escuelas han aportado sobre derecho, economía y decisión pública. Ello implica una progresiva unificación del programa de investigación que hemos denominado good economics. Ante ella, la EA no está en debate: es nada más ni nada menos que la que aporta el giro copernicano, del conocimiento perfecto al conocimiento disperso, a todas las escuelas que de algún modo u otro entienden lo que significa el libre mercado. Libre mercado, esto es, mercado. Mercado, esto es, economía.
--------------------------------------------------------------------------
BIBLIOGRAFÍA (por orden de aparición en la conferencia):
Menger, C., (1983): Principlos de economía política. Madrid: Unión Editorial.
Menger, C., (1985): Investigations into the Method of the Social Sciences. New York: New York University.
Caldwell, B. (2004): Hayek´s Challenge. Chicago and London: Chicago University Press.
Lavoie, D.: (ed),1991: Economics and Hermeneutics. London and New York: Routledge.
Lavoie, D., (1987) “Crítica a la interpretación corriente del debate sobre el cálculo económico socialista”, Libertas 6.
Boetkke, P., 2010: Living Economics. Oacland, California: The Independent Institute.
Boettke, P. (Ed), 1994: The Elgar Companion to Austrian Economics. Elgar.
Bohm von Bawerk, E., 1950: Capital and Interest. Illinois: Libertarian Press.
Mises, L. von, 1968: Socialismo. Instituto de Publicaciones Navales: Buenos Aires.
Mises, L. von: Mises, L. von, (1968): La acción humana. Madrid: Sopec.
Kirzner, I., (Ed), 1986: Essays in Honor of Ludwig Lachmann, New York: New York University Press.
Kirzner; I. (Ed, 1982), Method, Process, and Austrian Economics.Essays in Honor of Ludwig von Mises, Lexington Books.
Kirzner, I., (Ed), 1986: Essays in Honor of Ludwig Lachmann, New York: New York University Press.
Kirzner, I.: (1992): The Meaning of Market Process. London and New York: Routledge.
Kirzner, I.: (2000): The Driving Force of The Market. London and New York: Routledge.
Hayek, F. A. von, (1980): Individualism and Economic Order. Chicago: University of Chicago Press.
Hulsmann, G., (2007): Mises, The Last Night of Liberalism. Mises Institute.
Hayek, F. A. von: (1996): Precios y producción. Madrid: Unión Editorial
Dolan, E.: (1976) The Foundations of Moidern Austrian Economics. Kansas City: Sheed & Wards.
Mises, L. von, (1981): The Theory of Money and Credit. Indianapolis: Liberty Fund.
Rothbard, M.N.: (1974): Lo esencial de Mises. Madrid: Unión Editorial
Hayek, F. A. von: (1992), Vicisitudes del Liberalismo. Madrid: Unión Editorial.
Sarjanovic, Ivo, (1989): “El mercado como proceso: dos visiones alternativas”, en Libertas 11.
Zanotti, G., y Borella, A., (2015): “Modelos y Escuela Austríaca: una fusión entre Friedman y la Escuela Austríaca pasando por Maki”, en Filosofía de la Economía, vol. 4, pp. 69-85.
FUENTE: http://gzanotti.blogspot.com/2018/08/la-escuela-austriaca-siempre-en-debate.html

Calidad de instituciones y ética empresaria a nivel africano

El World Economic Forum (WEF) es una entidad que aglutina a destacados políticos y empresarios con el objetivo de contribuir al desarrollo económico mundial. Es reconocida por la capacidad de convocatoria de líderes de todo el planeta a su foro anual que organiza en la ciudad de Davos. Entre sus acciones permanentes está la construcción y actualización del Índice de Competitividad Global. Se trata de un indicador que mide de manera comparativa las condiciones de competitividad de prácticamente todos los países del mundo.
Una de las dimensiones con que el WEF mide competitividad de los países es la calidad de sus instituciones. Esto es, las reglas bajo las cuales los individuos, las empresas y el gobierno interactúan para organizar la producción y, fundamentalmente, para definir las formas en que la comunidad se va a distribuir los costos y los beneficios de las estrategias de desarrollo. Se entiende que mientras estas reglas premien la eficiencia y la equidad de los esfuerzos, mayores condiciones habrá para la prosperidad en esa sociedad.
Una forma de medición se realiza a través de encuestas a empresarios de cada país indagándoles respecto a su percepción de los comportamientos de los funcionarios y los propios empresarios. Para el período 2014 – 2015, los resultados de la encuesta fueron:
Qué tan común es el desvío de fondos públicos en su país (1 mucho; 7 nunca), en Argentina el puntaje fue de 1,7 mientras que en Chile 5,0 y Uruguay 5,2.
Qué tan común es el favoritismo en las decisiones del Estado en su país (1 mucho; 7 nunca), en Argentina el puntaje fue de 1,7 mientras que en Chile 4,0 y Uruguay 3,9.
Cómo es la conducta ética de las empresas en su país (1 mala – 7 excelente), en Argentina el puntaje fue de 3,0 mientras que en Chile 5,0 y Uruguay 4,9.
Estos datos muestran que, en la percepción de los mismos empresarios, en la Argentina era mucho más frecuente que en otros países el desvío de fondos públicos a los fines de obtener tratos especiales por parte de los funcionarios. Llama la atención que en la autoevaluación de su propia ética, los empresarios de Argentina se colocaban por encima de los funcionarios de gobierno, pero muy por debajo de la autoevaluación de su ética que hacían los empresarios de Chile y Uruguay. Estas evidencias son muy fuertes señalando que el contubernio entre políticos y empresarios en la Argentina durante la gestión del gobierno anterior estaba instalado, aceptado y naturalizado.
Tan es así que en el ranking de la WEF –en lo que se refiere a desviación de fondos públicos y favoritismo– Argentina se ubicaba en el puesto 143 de un total de 144 países. En términos de ética empresarial, la autoevaluación de los empresarios ubicaba a la Argentina en el puesto 138 de un total de 144 países. En estas tres dimensiones, Chile y Uruguay se ubican entre los puestos 20 y 30 de los 144 países. Dicho de otra manera, en la visión de los empresarios la Argentina había alcanzado niveles de corrupción y connivencia sólo comparable a los peores países africanos.
Que el desencadenante de la investigación sobre la corrupción político-empresarial sea un hecho casual (cuadernos que llegan a manos de un periodista) y una avalancha de implicados ahora dispuestos a declarar como arrepentidos, son un dato anecdótico. Lo grave y preocupante del caso es que fuera necesario un desenlace bizarro para que la sociedad se concientizara de la necesidad de tomar medidas correctivas, cuando existían desde hace mucho tiempo indicios claros y contundentes respecto a las corruptas formas de relacionamiento entre empresarios y el Estado.
No es posible que un país progrese sin instituciones que premien la eficiencia y aseguren la equidad en la distribución de los esfuerzos y los beneficios del bienestar. Para ello, no se necesitan políticos y empresarios bien intencionados ni fiscales y jueces heroicos. Las mejores prácticas internacionales indican que la clave es la racionalidad en las reglas de juego, la cultura del cumplimiento de esas reglas, la transparencia de los actos de gobierno y un sistema judicial que, lejos de la rimbombancia mediática, sea eficaz, oportuno y eficiente.

Las acciones subirán dramáticamente


En uno de sus últimos Tweets, el presidente de los Estados Unidos de América hizo una predicción sobre el mercado de valores.
Dijo que los precios subirán “dramáticamente” a medida que avancen sus negociaciones comerciales internacionales.
Nunca antes en la historia de la nación un presidente -ayudado, instigado y asesorado por miles de las personas más inteligentes del planeta... con presupuestos de investigación casi ilimitados... rastreando cada detalle y grabando cada conversación- ofreció pronósticos del mercado accionario.
Muévete, Jim Cramer. ¿Y quién necesita a Warren Buffett? Y también puedes olvidar a Ben Graham y Charles Dow. Si POTUS no sabe, ¿quién lo hace?
Fue a la prestigiosa Wharton School of Business y parece “una persona realmente inteligente”.
Nunca antes los estadounidenses habían tenido una elección tan dura y simple.
Los patriotas que piensan correctamente ahora saben qué hacer: comprar, comprar, comprar. En cuanto al resto de nosotros, cubrimos nuestras apuestas.
“Alrededor del 5”Pero lo que ha sido más delicioso en la fiesta de las noticias en los últimos días es el notable optimismo y la disposición a hacer del “número uno” de Estados Unidos.
Algunos dirán que el presidente es un mentiroso. Otros dirán que es un tonto.
El martes, el presidente Trump ofreció una predicción económica para cumplir con su pronóstico de mercado. Dijo que el crecimiento del PIB se estaba acelerando y que “podría estar alrededor del 5 (%)” para este trimestre.
Associated Press explicó:
Trump también elogió sus propias políticas económicas y comerciales, diciendo que está "llevando nuestra economía a nuevas alturas increíbles" a pesar de los temores de daños provocados por las crecientes disputas comerciales que ha provocado.
"Vas a ver un verdadero crecimiento", prometió.
¡Es muy fuerte! Necesitamos lentes de sol; no podemos recordar la última vez que tantos escenarios color de rosa nos cegaron al mismo tiempo.
Mejores acuerdos comerciales... Precios de las acciones en alza... Crecimiento superior al 5% (promedió solo alrededor del 2% en los últimos 10 años)... Registro de desempleo con más personas trabajando en dos empleos que nunca...
Hasta nuestro índice de Catástrofe se ve menos catastrófico. Nuestro jefe de investigación, Joe Withrow, informa:
El índice Doom se "enfrió" de nuevo a 6 este trimestre: nuestro nivel de "advertencia suave". Todavía estamos viendo una historia de dos mundos en el sentido de que nuestras métricas financieras dan señales de advertencia intermitentes... pero nuestras métricas de economía "real" siguen siendo relativamente sólidas.
Asistí a una charla ofrecida por el gerente de fondos de cobertura Mark Yusko en Nueva York el mes pasado y, básicamente, dijo lo mismo que hemos estado diciendo durante un tiempo: los rendimientos de los mercados bursátiles probablemente serán terribles en la próxima década. Cree que podemos esperar un rendimiento del -4% al 0% en los próximos 10 años...
Ingresos suficientes
Pero espere, hay más... Trump dice que la deuda nacional también baja, gracias a sus aranceles importadores.
The New York Times tiene la historia:
El presidente Trump tiene un nuevo plan sobre cómo pagar la deuda nacional: gravar a los consumidores y las empresas estadounidenses cuando compran ciertos productos de países extranjeros. [...]
Trump sostuvo el fin de semana que las tarifas que su administración le ha impuesto al acero, el aluminio y una variedad de productos chinos importados pronto comenzarán a generar ingresos suficientes para reducir la deuda federal.
Y aquí vemos la deliciosa calidad de la imaginación de Donald J. Trump. Está proponiendo convertir un déficit comercial de USD 800 mil millones en un superávit fiscal impulsado por los aranceles.
Por supuesto, eso nunca va a suceder. Pero la idea deja al Sr. Trump como un genio económico... o un soñador sin esperanza... o un imbécil. Destruiremos sus tweets del fin de semana a continuación. Trump dijo:
Todos los países de la Tierra quieren sacar riqueza de los EE. UU., Siempre en nuestro perjuicio. Yo digo, como vienen, imponles impuestos. Si no quieren cobrar impuestos, que creen o construyan el producto en los EE. UU. En cualquier caso, significa empleos y una gran riqueza.
Debido a los aranceles, podremos comenzar a pagar grandes sumas de los USD 21 billones en deudas acumulados, en gran medida, por la administración Obama, al tiempo que reducimos los impuestos para nuestra gente.
La sugerencia de que los países sacan riqueza de los EE. UU. es curiosa. Las personas comercian entre sí, y todas quieren salir adelante. Los gobiernos se interponen en el camino.
A partir de hoy, por ejemplo, se nos dice que ya no podremos comprar alfombras persas... porque el señor Trump tiene algún resentimiento contra el gobierno de Irán.
¿Pero cómo los extranjeros “sacan la riqueza”?
Cuando los fabricantes japoneses envían televisores o automóviles... lo hacen a cambio de simples anotaciones electrónicas, también conocidas como “dólares”.
Es probable que los compradores y vendedores estén contentos con los tratos. De lo contrario, no los realizarían. Entonces: ¿Quién pone la riqueza? ¿Quién la saca? ¿Cómo el comercio nos perjudica? No lo sabemos.
Hipótesis genial
La solución propuesta es gravar las importaciones.
Veamos, los estadounidenses pagarán precios más altos. Los consumidores tendrán menos opciones... y menos dinero. ¿De dónde viene la “gran riqueza”? Los defensores de la “hipótesis genial” de Trump dirán que sus negociaciones conducirán a un comercio más libre. Pero eso no es en absoluto lo que implica la amenaza de “impórtelo o contrátelo aquí”. Él realmente propone limitar el comercio.
Y luego, existe la afirmación de que estos impuestos sobre las importaciones reducirán la deuda federal.
Aquí el presidente realmente se ha escapado con sus tendencias mitómanas. La deuda federal no se verá reducida por los aranceles. Ni siquiera cerca. Obama tuvo grandes déficits. Trump ha causado incluso más grandes. Si tuviera que reducir la deuda nacional, primero tendría que reducir los déficits a cero.
Hay una brecha de un billón de dólares que debe cubrirse. Las importaciones totales en los EE. UU. son de aproximadamente $ 2.3 billones. Tendría que aplicar impuestos a todas las importaciones y por 50% del valor… Lo que aumentaría el costo en una amplia gama de artículos de consumo en Estados Unidos, en aproximadamente un 50%.
¿Pasará?
Por supuesto que no.
¿Ayudaría a la economía o haría a los estadounidenses más ricos?
Por supuesto que no.
¿Entonces qué sucederá?
Pero nuestra suposición es que las buenas nuevas y las fantasías continuarán hasta que se detengan abruptamente.
Entonces, el 5% se convertirá en 0%.
Saludos, 
Bill Bonner 
Para CONTRAECONOMÍA

¿Se podrá? Por Enrique Guillermo Avogadro

clip_image002“Era la muerte, no la vida, que se reproducía”
Marcelo Birmajer

Los argentinos deberíamos preguntarnos cuál fue la causa de que nos convirtiéramos en un país tan, pero tan distinto a todos nuestros vecinos. Los procesos políticos y económicos por los que ellos atravesaron fueron muy similares y casi contemporáneos con los nuestros y, sin embargo, salieron de ellos fortalecidos y pujantes. Basta con trasladarse a Chile, a Uruguay, a Perú, a Ecuador, a Colombia, a Brasil, a Paraguay, para comprobar la enorme diferencia que existe en el crecimiento de sus sociedades, con todos los beneficios que eso trae aparejado, con el suicidio colectivo que hemos cometido. Basta con recorrer las calles de Santiago, de Lima, de Bogotá, de San Pablo o de Asunción para comprobar a qué me refiero; y no hay que olvidar que muchas de ellas sufrieron catástrofes naturales verdaderamente descomunales.
Todos los latinoamericanos vivimos distintas formas de democracia, algunas más autoritarias que otras, regímenes militares, luchas antisubversivas, narcotráfico, algunas guerras focalizadas, renovados procesos democráticos, ondas privatizadoras de empresas del Estado, progresismos de izquierda, falsos o sinceros; sin embargo, el resultado final ha sido totalmente diferente.
En todos esos países ha habido hechos de corrupción, algunos siderales, como es el caso de Odebrecht, el llamado Lava-Jato, que ha llevado a la cárcel nada menos que a Luiz Inácio Lula da Silva y a decenas de muy importantes empresarios y políticos; los coletazos de ese escándalo costaron la Presidencia a Pedro Kuczynki en el Perú, y manchó las gestiones de Juan Manuel Santos, en Colombia, y de Danilo Medina, en República Dominicana, y está llegando a la Argentina de la mano del acuerdo que finalmente firmó la Procuración General, que permitirá a los fiscales hacerse con las confesiones de los arrepentidos brasileños. Hasta en Chile y Uruguay, considerados verdaderos templos de honestidad, se produjeron episodios de este tipo, aunque en una dimensión que aquí resultaría casi cómica: un hijo de Michelle Bachelet fue acusado de utilizar sus vinculaciones para obtener un préstamo, y el hijo del fundador de Tupamaros, Raúl Sendic, fue despedido como Vicepresidente por utilizar su tarjeta de crédito oficial para gastos privados.
Los ya famosos cuadernos de Oscar Centeno son un escándalo, pero lo interesante es ahora analizar todo el resto. En esos registros faltan áreas en las que la familia robó sin límite alguno. No figuran la importación de gas licuado, las coimas de Skanska, la participación de los Ezkenazi en YPF, las “compras” de trenes chatarra, los negocios con Hugo Chávez y las otras valijas de Guido Antonini Wilson, las transferencias de empresas a manos amigas, los millones pagados en consultorías (vgr., el “tren bala”), los subsidios al transporte público, el “dólar futuro”, las cuentas en las Seychelles, los Sueños Compartidos, la Tupac Amaru de Milagro Salas, la proliferación del juego, Fútbol para Todos, la efedrina, los medicamentos truchos y, sobre todo, la sociedad con los carteles de la droga, con la “Morsa” como mero gerente.
Todas las entregas de dinero que describió Centeno se transformaban en sobreprecios de la obra pública; o sea, en delitos de cohecho –coimas- que tienen previstas penas mucho mayores a los aportes ilegales de campaña, como pretenden ahora disfrazarlas los “arrepentidos”. La corrupción es un tango que se baila de a dos, y aquí hubo empresarios que pagaron, para obtener contratos, a los funcionarios que los firmaban y, por eso todos, todos, tienen que ir presos; al menos por ahora, no hay inocentes extorsionados sino delincuentes de guante blanco que, de un lado y otro del mostrador, arrasaron con el país.
Centeno fue sólo uno de los muchísimos conductores de autos y pilotos de aviones que servían a los funcionarios del gobierno de entonces y que, con seguridad, tenían también funciones como transportadores de caudales; ¿los interrogarán los jueces? ¿A cuántos y a cuáles de los miles de estudios jurídico-contable que prestan en el mundo los mismos servicios que Mossak-Fonseca habrán recurrido Cristina Elisabet Fernández y sus cómplices para llevarse sus fortunas al exterior, como hizo Daniel Muñoz con sus US$ 60 MM en propiedades en Estados Unidos?
Todos sabíamos, y Leonardo Fariña, Federico Elaskar, Oscar Centeno y las cajas de seguridad de Florencia Kirchner se ocuparon de confirmarlo, que a don Néstor le gustaba tanto el efectivo que se sentía en éxtasis con sólo contemplar una caja fuerte, y que sus preferidos eran los billetes de € 500; cuando murió, seguramente su viuda se encontró con montañas de pesadas bolsas con esos papeles, que nunca fueron localizados pese a los denodados esfuerzos perforadores del Fiscal Guillermo Marijuán.
En la medida en que siempre aclaré que era sólo un ejercicio de imaginación, puedo permitirme recordar dos notas que escribí en 2012: “La gata de Angola” (https://tinyurl.com/y7pdohwl) y “¿Son eternos los diamantes?” (https://tinyurl.com/y7tnll6x). ¿Habrá llevado el buque fletado por Guillermo Moreno, que transportó la cosechadora trucha, la vaca campeona y los pollos que aleteaban, también algunos contenedores con esos billetes, para canjearlos en África por piedras brillantes?
Las remezones del terremoto que provocaron los cuadernos continuarán tiempo porque, aún cuando haya demasiados interesados en que el tema no escale, el hecho de que “La Nación” los tuviera dos meses antes de presentarlos a la Justicia, garantiza que les resultará imposible enterrarlos.
Entonces, la pregunta que formuláramos muchos desde hace tiempo recobra actualidad: ¿estamos verdaderamente los argentinos dispuestos a pagar, por la limpieza de tanta inmundicia, el costo económico y social que significaron los procesos Mani Pulite y Lava Jato? Ese precio, traducido en un encarecimiento del “riesgo país”, en la pérdida de valor de las acciones de empresas y en la devaluación del peso, ya nos está siendo cobrado, y el mundo ha comenzado a dificultar el financiamiento público y privado.
Pero tampoco hay alternativa a esa limpieza, porque el mundo nos percibe como una sociedad esencialmente corrupta, y eso incrementa brutalmente todos nuestros costos. Si Lilita Carrió tuvo razón cuando dijo que, en esos trágicos doce años y medio, los Kirchner robaron el equivalente a un PBI, y es hartamente probable que así haya sido y aún más, porque no dejaron nicho estatal sin saquear, esos aproximadamente US$ 550 MMM resulta una cifra tan monstruosa que debemos compararla con la deuda externa, el 30% de pobres, la insoportable presión impositiva, la pérdida del autoabastecimiento energético, las escuelas y hospitales faltantes, la desnutrición infantil, la destruida infraestructura vial, portuaria y ferroviaria, nuestra indefensión militar, la insolvencia del sistema previsional, la falta de crecimiento económico, la inflación galopante, la escasez de divisas.
Es por eso que cuesta explicarnos por qué la jefa de tamaña asociación ilícita sigue en libertad, protegida por el H° Aguantadero, y manteniendo un 25% de aprobación entre quienes son, precisamente, los mayores perjudicados por su corrupción. La respuesta sólo podemos encontrarla en la buscada –y obtenida- destrucción de la educación pública, que aún hoy, cuando ya han pasado casi tres años desde que dejó el poder, continúa encarnada en Roberto Baradel, que cada día quita un ladrillo de los cimientos culturales de las futuras generaciones.
El jueves, en La Nación, Ricardo Esteves publicó una nota en la que sostuvo que estamos ante la oportunidad de optar por el camino que siguió Chile o el que eligió la dupla Chávez-Maduro en Venezuela; por supuesto, coincido con él. El lema de Cambiemos es “¡Sí, se puede!”; ¿se podrá?
Bs.As., 11 Ago 18
Enrique Guillermo Avogadro
Abogado

ARCHIVOS DE TEMAS DEL BLOG

Buscar articulos