lunes, 19 de febrero de 2018

Analisis Económico de Guatemala y Panamá: Por Focus Economics

Resultado de imagen para guatemalaAfter recovering somewhat in the third quarter from Q2’s seven-year low, economic growth appears to have been more sure-footed in Q4 2017 and is likely to have accelerated slightly. Preliminary estimates released by the Central Bank ahead of Q4 GDP figures put full-year growth for 2017 at 2.8%, suggesting a pick-up in activity at the end of the year. Economicgrowth in Q4 likely benefited from healthy remittance inflows. The stronger economic momentum appears to have carried into this year, with growth in remittances speeding up and private sector confidence improving to a six-month high, according to a survey by the Central Bank. President
Jimmy Morales announced a Cabinet reshuffle on January 16, replacing the ministers for the economy, the environment and social development.
The decision is not expected to have a significant economic impact.  Due to a booming U.S. economy, remittances should keep supporting household spending throughout 2018, boosting GDP growth. Government spending is also expected to increase, with a large investment plan in
infrastructure and education announced, despite no approved budget. However, ongoing corruption scandals involving President Morales weigh on the outlook, while further downside risks stem from the possibility of changes in U.S. trade and immigration policies. FocusEconomics panelists
forecast that GDP will grow 3.3% in 2018, which is unchanged from last month’s forecast, and 3.4% in 2019.  Inflation receded to 4.7% in January, following December’s 5.7% reading.
Our panelists expect inflation to keep moderating slightly this year, ending 2018 at 4.3%. For 2019, the panel expects inflation to reach 4.2% at the end of the year. REAL SECTOR | Economic activity edges higher in November Economic activity rose 0.17% on a monthly basis in November, according to Banguat’s monthly index of economic activity (IMAE, Índice Mensual de la
Actividad Económica). November’s rise was a deceleration from October’s upwardly revised 0.34% increase (previously reported: +0.29% month-onmonth).
On an annual basis, economic activity grew 3.0%, ticking up from October’s 2.9% reading. November’s reading was largely due to growth in retail and wholesale trade, as well as in the services and manufacturing sectors. Moreover, annual average growth in economic activity was stable from a
month earlier at 3.1%. Banguat expects GDP growth to clock in at between 3.0% and 3.8% in 2018.
FocusEconomics Consensus Forecast panelists expect GDP to grow 3.3% in 2018, which is unchanged from last month’s forecast. For 2019, our panelists
MONETARY SECTOR | Inflation falls back to Central Bank’s target range
in January Consumer prices fell 0.40% from a month earlier in January, contrasting
December’s 0.95% month-on-month increase. January’s reading was largely driven by a fall in food prices—notably tomatoes and onions—and air transport prices. On the other hand, the price of other fresh produce items increased, especially potatoes. Meanwhile, inflation fell to 4.7% in January, from 5.7% a month earlier. This print brought inflation back within Banguat’s target range of 4.0% plus or minus 1.0 percentage point. Furthermore, annual average inflation for the 12 months
through January came in at 4.7%, inching up from 4.3% in the full-year 2017.
The Central Bank expects inflation to end 2018 at 4.3%. FocusEconomics panelists also see inflation ending 2018 at 4.3%, which is up 0.1 percentage points from last month’s forecast. For 2019, our panelists expect inflation to end the year at 4.2%.
EXTERNAL SECTOR | Growth in remittances accelerates in January Remittances from workers abroad grew 8.0% in January from the same mont a year earlier, reaching USD 635 million and accelerating from December’s 6.2% year-on-year expansion.
In the 12 months through January, remittances were stable at December’s cumulative USD 8.2 billion, a joint all-time record. The 12-month cumulative sum of remittances furthermore grew 13.4% in January compared to the same period in the previous year, a slight deceleration from the 14.4% growth rate observed in the full-year 2017.
Remittances, an important source of income for Guatemalan households, account for more than a tenth of the country’s GDP, and the vast majority of receipts originate in the United States. As such, remittances are inextricably tied to U.S. employment trends and the broader health of the U.S. economy. In 2017 and 2018, fresh concerns over the direction of U.S. immigration policy
were in part behind the double-digit surge of remittance inflows. FocusEconomics Consensus Forecast participants see private consumption expanding 3.8% in 2018, which is down 0.2 points from last month’s forecast. For 2019, our panelists expect private consumption to increase 3.7%.

ANÁLISIS ECONÓMICO DE PANAMÁ: 
Growth in economic activity accelerated slightly in November on the back of strong growth in trade-related sectors including ports and wholesale trade. November’s print brought cumulative growth in economic activity for the January-to-November period to 5.3%, higher than the full-year print
Resultado de imagen para panamafor GDP in 2016; it highlighted the positive spillovers from stronger global trade dynamics in the economy. Containers handled in Panamanian ports swung from a steep 9.1% contraction in 2016 to a 7.9% increase in 2017, and cargo tonnage in the Panama Canal expanded 22.2% in the 2017 fiscal year, the highest figure on record. In addition, construction of new port infrastructure valued at USD 1.8 billion is set to begin on the Atlantic Coast this year, and the Panama Canal Authority is currently
studying whether to increase daily ship transits from seven to eight in the expanded canal this year.
• The economy is expected to grow at a broadly stable pace this year on increased maritime trade and an ambitious public spending program. An improved economic outlook for the region bodes well for Panama’s service sector and growth outlook. FocusEconomics Consensus
Forecast panelists project that the economy will grow 5.5% in 2018, which is unchanged from last month’s forecast. The panel expects GDP will expand 5.4% in 2019.
• Inflation inched up from 0.4% in November to 0.5% in December. Our panelists expect inflation to end 2018 at 1.5%, which is down 0.1 percentage points from last month’s forecast. For 2019, panelists project
inflation of 1.9%. The monthly indicator for economic activity (IMAE, Índice Mensual de Actividad Económica) inched up from 4.1% year-on-year growth in October to 4.2% in November. In cumulative terms, economic activity expanded 5.3%
annually in the January–November period (January–November 2016: +4.4% year-on-year).
According to the National Comptroller’s Office, November’s print came on the back of expansions in all but two components of the index. Commerce, transportation and communications, and mining and quarrying were the components that grew the most. Faster growth in wholesale trade drove the
expansion in commerce, and higher cargo movements in Panamanian ports and ship transits through the Panama Canal supported growth in transportation and communications. In contrast, private healthcare and fishing were the only two components that declined in the surveyed month.
On a month-on-month basis, growth in economic activity came in at 0.6% in November, matching the print observed in October. Annual average growth in economic activity in November remained steady at the 5.2% increase observed in October.
FocusEconomics Consensus Forecast panelists project that the economy will grow 5.5% in 2018, which is unchanged from last month’s forecast. The panel foresees GDP expanding 5.4% in 2019.
MONETARY SECTOR | Inflation picks up moderately in December Consumer prices rose 0.19% month-on-month in December, contrasting the 0.19% drop observed in November. According to the National Comptroller’s Office (Contraloría General de la República), December’s print reflected
higher prices in 5 of the 12 components of the index, which more than offset lower prices in 5 other categories. December’s increase was primarily driven primarily by higher prices for transportation.
Inflation inched up from 0.4% in November to 0.5% in December. Because of Panama’s dollarized economy, authorities lack the freedom to use monetary policy or exchange rate adjustments to influence inflation. Meanwhile, annual average inflation edged down from 1.0% in November to 0.9% in December.
FocusEconomics Consensus Forecast participants expect inflation to end 2018 at 1.5%, which is down 0.1 percentage points from last month’s projection. For 2019, panelists project inflation of 1.9%.
FUENTE: Por Focus Economics - https://www.focus-economics.com/ - Desde Barcelona España

domingo, 18 de febrero de 2018

La ciencia penal ampara a Chocobar por Carlos P. Pagliere (h)

Resultado de imagen para chocobarEl caso de Chocobar ha desatado encendidas opiniones a favor y en contra de su accionar, la mayoría de las cuales se hallan excesivamente condicionadas por motivaciones políticas e ideológicas. Pero el derecho penal se sustrae de estos apasionamientos, por ser una genuina ciencia que establece principios absolutos, inmutables y universales. Y es la ciencia penal la que, a fin de cuentas, habrá de tener la última palabra en la resolución del caso.
El hecho ocurrió en el barrio de La Boca, cuando el turista norteamericano “Joe” Wolek fue apuñalado diez veces en la cara, el cuello y el pecho, al ser asaltado por dos delincuentes que le querían arrebatar una cámara fotográfica.
El oficial de policía Luis Oscar Chocobar, que casualmente se encontraba en el lugar, observó la secuencia del robo y persiguió a uno de estos delincuentes, Pablo Kukoc, contra quien disparó su arma de fuego reglamentaria con la finalidad de lograr su detención. El turista, luego de permanecer un tiempo internado en estado crítico, logró salvar su vida. El ladrón, en cambio, no corrió la misma suerte, sino que falleció días más tarde a raíz de los disparos recibidos.
Hace unos días atrás, el presidente Mauricio Macri recibió al agente Chocobar para brindarle su apoyo y solidaridad, luego de que la Justicia lo procesara por el delito de homicidio en exceso de la legítima defensa y le fijara un embargo judicial de 400 mil pesos. Más tarde, se dio a conocer un fragmento de la filmación del momento en que fue abatido el delincuente por parte de Chocobar. En la imagen se aprecia que Kukoc recibió los disparos desde atrás, mientras huía de Chocobar a toda carrera. A raíz de este video, muchos periodistas, políticos y juristas sostuvieron apresuradamente que se trataría de un caso de “gatillo fácil”. Pero, ¿qué dice la ciencia penal? La ciencia penal nos indica, con toda claridad, que el accionar de Chocobar fue correcto.
En primer lugar, resulta extraño el enfoque preliminar de la Justicia. El juez interviniente calificó el hecho de Chocobar como un exceso en la legítima defensa, lo cual es notoriamente insostenible. El ataque contra Wolek, al momento en que el delincuente fue abatido, ya había cesado. La aprehensión ocurrió a unos 300 metros del lugar de la agresión y ni siquiera el ladrón tenía en su poder la cámara fotográfica que intentó sustraer como para pensar en una defensa, no ya de la persona, sino de los bienes del turista. En realidad, hablando con corrección técnica, lo que hizo Chocobar fue obrar en cumplimiento del deber funcional (art. 34 inc. 4° del Código Penal), ya que procedió, en su carácter de agente de las fuerzas de seguridad, a la detención de un delincuente peligroso sorprendido in flagranti delito.
Ahora bien, al cumplir con este deber funcional, ¿Chocobar excedió los límites impuestos por la ley? Para dar respuesta a esta interrogante hay que tener presente que la actuación represiva de la policía sólo está amparada por la ley cuando es ejercida de un modo necesario y racional. Es decir, el accionar policial con violencia hacia las personas solamente se justifica cuando no hay un medio menos lesivo para cumplir con el deber funcional y siempre que guarde proporción con el objeto de tutela.
Es cierto, y la mayoría de los penalistas así lo sostiene, que incurre al menos en un exceso en el ejercicio de sus funciones, el policía que en persecución de un ladrón que huye a pesar de la orden de detención, le efectúa sin ningún intento disuasorio, un disparo de arma de fuego dirigido al cuerpo.
Sin embargo, la situación cambia según las circunstancias del caso. Si el oficial de policía ha intimado verbalmente al delincuente para que se detenga o lo ha intimidado con disparos disuasorios, pero éste persiste en su fuga, no pudiendo ser alcanzado, entonces se torna necesario que el policía efectúe disparos a fin de herirlo y lograr así cumplir con el ineludible deber jurídico de la detención.
La conducta del oficial de policía, obviamente, tiene que estar dirigida a herir al delincuente para detenerlo con vida. El policía nunca puede disparar a matar al que huye, pues su deber no es hacer de “justiciero”, sino llevar a los delincuentes (con vida) ante la justicia para ser juzgados.
Todo indica que esto es lo que que quiso hacer Chocobar. Primero dio la voz de alto, luego salió en persecusión, hizo al menos tres disparos al aire y finalmente, ante la falta de acatamiento de la orden policial por parte del delincuente, pasó a efectuar disparos destinados a herirlo y así detenerlo con vida.
Un hecho racional
Que la intención de Chocobar fue sólo herir y no matar al delincuente se infiere con toda seguridad por la circunstancia de que sus disparos fueron dirigidos a la zona baja del cuerpo, que es a donde se apunta cuando sólo se quiere herir a una persona, pero no matarla.
Los críticos de Chocobar sesgadamente afirman que “disparó por la espalda” y que se trató de un “fusilamiento”. Nada más alejado de los hechos.
Chocobar disparó a Kukoc desde atrás, sin dudas, porque el delincuente huía sin acatar la orden policial. Pero no disparó a la espalda, donde se encuentran los órganos más letales como los pulmones y el corazón, ni tampoco disparó a la cabeza, sino hacia la zona baja del cuerpo, procurando detener con vida al ladrón. Menos aún se trató de un fusilamiento, pues una vez que Kukoc fue derribado con vida, Chocobar no lo remató en el suelo, sino que cesó de inmediato su accionar.
Es cierto que todo disparo de arma de fuego, incluso el dirigido a las zonas menos letales del cuerpo humano, es siempre peligroso para la vida. De hecho, Kukoc desgraciadamente falleció a raíz de uno de estos disparos. Pero el peligro, en definitiva, fue asumido por el propio delincuente. Chocobar le dio múltiples posibilidades para acatar la orden de detención, las cuales Kukoc desoyó todas. Lo corrió y le advirtió con palabras y disparos intimidatorios, pero aquél no dejó de huir.
El principio es que si el policía da la voz de alto y hace disparos disuasorios (que anuncian otros disparos más peligrosos), pero el delincuente no acata la orden de detenerse, el peligro es asumido por el propio infractor, quien con su pertinaz conducta incumple el deber jurídico que tenemos todos los ciudadanos de acatar las directivas de los oficiales de la ley. Máxime en el presente caso, en que Kucok acababa de perpetrar, junto a su compañero, un gravísimo hecho de sangre. Por ello, quien se coloca en situación de mayor peligro es el propio reo, a quien le es aplicable el ancestral principio del derecho: nadie puede alegar su propia torpeza.
Ahora bien, para que no haya exceso, todavía se debe superar el requisito de la racionalidad de la actuación policial. En tal sentido, no resulta racional herir a un delincuente por un delito leve cometido sin violencia o amenaza grave contra alguna persona (por ejemplo, el hurto por parte de un carterista, el daño de un bien material o una trompada de un pendenciero). En estos casos, aunque el delincuente no acate la orden policial, no corresponde afectar su integridad física en aras de la detención. ¿Por qué? Porque el medio para lograr la detención (causar una herida de bala) no guarda proporción con el objeto de tutela (detener a un simple carterista, vándalo o pendenciero).
Pero si el delincuente apuñaló a una persona diez veces en la cara, el cuello y el pecho para robarle, como en el presente caso, o le efectuó disparos de arma de fuego, o colocó un explosivo en un medio de transporte, o en general acaba de perpetrar un delito de suma gravedad, la conducta del policía que le dispara a zonas menos vitales para evitar la fuga y procurar su detención con vida, adquiere la racionalidad exigida por la ley.
No es un argumento válido sostener que el antecedente de Chocobar habilitaría a disparar contra cualquier ciudadano que huye ante un requerimiento policial. La racionalidad del accionar policial está vinculada al entorpecimiento de la fuga de un delincuente peligroso en flagrancia, es decir, sólo hay justificación cuando el delincuente es sorprendido y perseguido inmediatamente después de haber ejecutado un hecho de extrema gravedad. Para los demás casos, semejante accionar policial carecería de la racionalidad exigida por la ley.
Por último, se ha cuestionado el contenido de la declaración de Chocobar, por cuanto no se ajustaría fielmente a lo ocurrido. Ante todo, se debe tener en cuenta que las personas que intervienen en situaciones de mucho peligro, normalmente luego no pueden dar acabada cuenta de los hechos que han vivido o presenciado. Y ello no significa que mientan, sino que la percepción e interpretación de las cosas en situaciones traumáticas no suele ser del todo fidedigna. Pero, en definitiva, lo importante no es lo que declare Chocobar, sino lo que efectivamente haya sucedido, pues la Justicia Penal juzga los hechos y no los dichos.
En conclusión, la actuación del agente de policía Luis Oscar Chocobar, al menos en principio, se exhibe como necesaria por no contar en ese momento con otros medios menos lesivos que fueran eficientes para lograr la detención de Pablo Kukoc. Y también aparece como racional, en atención al gravísimo delito que acababa de cometer el delincuente abatido.
La Justicia Penal, naturalmente, debe recolectar la totalidad de los elementos de prueba útiles y necesarios para resolver el caso, pero la ciencia penal nos brinda de antemano un sustrato jurídico adecuado y categórico que ampara a Luis Oscar Chocobar, por tratarse de un oficial de policía que actuó correctamente en cumplimiento del deber.

(*): Juez del Tribunal Oral Criminal N° 2 de Azul. Autor del tratado “Nueva teoría del delito” en 15 tomos.
ENVIADO POR E-MAIL

sábado, 17 de febrero de 2018

Venezuela: hacer que la Gran Depresión parezca una recesión leve.Por ANTONIO MORA

Resultado de imagen para inflacion en venezuelaImagínese ir a un restaurante para una cena relajada, solo para descubrir que cuando llega su factura, refleja precios más altos que los que vio en el menú dos horas antes.
¿Suena exagerado? No en el caso de la canasta económica llamada Venezuela.
El Fondo Monetario Internacional proyectó esta semana que la hiperinflación de Venezuela se disparará a 13,000 por ciento este año, desde un estimado de 2,400 por ciento el año pasado. Eso significa que los precios, en promedio, subirán casi un 1,5 por ciento cada hora.
Increíblemente, el FMI puede estar subestimando la crisis. El inteligente " Café Con Leche Index " de Bloomberg registra el precio de una bebida de café que muchos venezolanos beben a diario. En los últimos tres meses, el costo aumentó de 5.500 bolívares a 45.000, lo que sitúa esta medida informal de la tasa de inflación a un ritmo anualizado del 448,025 por ciento.
A ese ritmo, es mejor que gaste lo más rápido que pueda, porque los precios de mañana serán 11 veces más de lo que eran hoy. Comprar algo es mejor que mantener su dinero porque su valor desaparece por hora. El aumento resultante en la demanda de bienes, cualquier producto, incluso aquellos que no necesita, alimenta el ciclo hiperinflacionario aún más.
Una alternativa es comprar monedas duras, si puede obtenerlas. Si puedes, será mejor que lo hagas rápido. Cuando comencé a escribir esta columna ayer, necesitabas 263,000 bolívares para comprar un dólar en el mercado paralelo. El viernes, la tasa del mercado negro fue de 266,300. Para el lunes, probablemente será de 270,000.
Hannah Dreier, que trabajó durante años como periodista de Associated Press en Venezuela, describe cómo pagó 500,000 bolívares al mes por un muy lindo apartamento en Caracas el verano pasado y cómo esa suma solo le compraría hoy un paquete de papel higiénico.
Cuando el dictador venezolano, Nicolás Maduro, aumentó el salario mínimo en un 40 por ciento como un regalo de fin de año para los trabajadores, no les dijo que para cuando obtuvieran el aumento, la inflación habría borrado cualquier beneficio. E incluso teniendo en cuenta los boletos de comida, los que ganan el salario mínimo (un gran porcentaje de la población) se llevan a casa menos de $ 3 por mes a las tasas de cambio actuales.
Es probable que sea el salario mínimo más bajo del mundo. Para la perspectiva, es menos de la mitad de lo que ganaba el trabajador promedio en Cuba en la década de 1990, cuando estaba saliendo de su "período especial", el dramático declive económico que siguió a la pérdida de los subsidios soviéticos.
El doble golpe de la inflación cada vez más acelerada y la depreciación de la moneda han convertido a Venezuela en un estado pobre, donde más del 80 por ciento de la gente vive bajo la línea de pobreza, la comida es tan escasa que pocos pueden comer tres veces al día e incluso la mayoría de los medicamentos básicos no están disponibles. Tanto es así que el ex lanzador de Grandes Ligas, Marcos Carvajal, murió esta semana de una neumonía fácil de tratar . Tenía solo 34 años.
Si los pronósticos del FMI son precisos, la economía venezolana contratará otro 15 por ciento este año. Eso significa que la mitad de la economía del país habrá desaparecido en cuatro años, haciendo que la Gran Depresión parezca una recesión leve. Ningún país en las Américas o Europa Occidental ha estado cerca de sufrir una calamidad económica como esta.
Esto está sucediendo en un país que tiene las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo y la octava mayor reserva de gas natural. Hace una generación, Venezuela era el país más rico de América Latina. En 1970, estaba entre los 20 más ricos del mundo.
La culpa recae directamente en los hombros del ex presidente Hugo Chávez, su sucesor Maduro y su movimiento "chavista", que han convertido a Venezuela en un estado totalitario, socialista y cleptocrático. Claro, la caída en los precios del petróleo en los últimos años duele, pero ningún otro importante productor de petróleo ha visto consecuencias económicas a una escala remotamente comparable a la de Venezuela.
Las razones son muchas. Primero, Chávez y sus seguidores libraron una guerra contra el sector privado. Expropiaron y confiscaron miles de negocios, fábricas y granjas y llevaron a la quiebra a la mayoría de ellos.
En segundo lugar, Chávez devastó al ganso que puso el huevo de oro, la industria petrolera de Venezuela. Buscando cementar el poder en el 2003 luego de un intento de golpe, Chávez despidió a 18,000 empleados de PDVSA, la compañía petrolera estatal, casi la mitad de su fuerza laboral y la mayoría de sus gerentes competentes.
Luego se dobló y no reinvirtió en la infraestructura petrolera. El resultado es que la industria petrolera venezolana está en una espiral de muerte, produciendo apenas la mitad de lo que hizo cuando Chávez asumió el poder en 1999. De hecho, la continua caída de las exportaciones petroleras venezolanas es uno de los factores que se espera apuntalen los precios del petróleo. 2018.
Tercero, Chávez desperdició los récords de ingresos petroleros cosechados por Venezuela durante sus 14 años en el cargo. En lugar de diversificar la economía, Venezuela depende mucho más del petróleo de lo que era en 1999. Él y su banda de ladrones también se robaron liberalmente del tesoro venezolano.
Un ex ministro de Chávez ha estimado que los chavistas se llenaron los bolsillos con $ 300 mil millones de dólares en una década. Para empeorar las cosas, no pusieron dinero a un lado durante los años de escasez. En cambio, tomaron prestado en gran medida, sextuplicando la deuda externa de Venezuela y convirtiéndola en el país más endeudado del mundo, en términos relativos.
En cuarto lugar, los controles de precios y otras medidas económicas arbitrarias han conducido a una escasez previsible. La semana pasada, el vicepresidente del país (designado por el Departamento del Tesoro de los EE. UU. Como capo de la droga) pidió a dos de las pocas multinacionales restantes en Venezuela que bajaran sus precios. También anunció que las tiendas tendrían que bajar sus precios a los niveles de diciembre.
Piensa en el destino de un hipotético tendero que vendió leche en diciembre por $ 1 después de comprarla al por mayor por $ .75. Un mes más tarde, frente a la hiperinflación, donde los precios de los productos han subido al menos un 200 por ciento, ahora le cuesta al comerciante $ 2.25 comprar la leche, pero el gobierno está pidiendo que se venda por $ 1. ¿Qué haría una persona cuerda? Obviamente, no compre ni venda leche.
Finalmente, los chavistas han destruido la economía venezolana con complejos controles cambiarios que comenzaron en 2003 para frenar la fuga de capitales. Han seguido varias devaluaciones, llegando al punto en que la mayoría de los billetes venezolanos no valen más que el dinero de Monopoly.
Cuando el presidente venezolano Carlos Andrés Pérez fue acusado en 1993 por malversar bolívares por valor de $ 250 millones, eso ascendió a decenas de millones de dólares. Hoy, con la tasa de cambio del mercado negro y teniendo en cuenta una revaluación de 1 a 1000 en 2008, esos bolívares ascenderían a menos de $ 1. Puedo ver a un estudiante desconcertado preguntar por qué un presidente fue encarcelado por robar un cambio de bolsillo.
El resultado final es una crisis como ninguna otra que este hemisferio ha enfrentado. El caos económico, combinado con una crisis política e institucional de magnitud comparable, han convertido a Venezuela en un estado fallido. El liderazgo regional e internacional no logró unirse y presionar a los chavistas para que salgan.
Pero, incluso después de que se hayan ido, el mundo, y especialmente las Américas, deben estar preparados para iniciar un "Plan Marshall" para Venezuela. Nada menos será suficiente.

Antonio Mora (@AMoraTV) es el editor en jefe de NewsandNews.com y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Miami. Es un ex presentador de noticias de "Good Morning America" ​​y un ex presentador de la hora de mayor audiencia internacional de Al Jazeera America. Es un abogado venezolano y estadounidense que aparece regularmente en la televisión como analista de asuntos venezolanos.
FUENTE: http://thehill.com/opinion/international/371051-venezuelas-dire-state-makes-the-great-depression-look-like-a-mild

Debemos cambiar para enfrentar la crisis económica.Por el Dr. J​uan José Guaresti (nieto)

Muchas cosas se han hecho bien en estos dos años. Lamentablemente algunos dirigentes no han asumido que lo que no funciona sustancialmente es el Estado y que los tres poderes del gobierno durante 74 años han sido reducidos a una caricatura de lo que debieron ser. El resultado ha sido una inflación que tiene escaso parangón en toda la superficie del globo y el retraso del país en términos mundiales. Pese a la gran aptitud de nuestro pueblo, rodeado de una geografía de excepcional riqueza, hay en su seno 30% de pobres, hemos contraído impresionantes deudas en moneda extranjera que no pueden ser reembolsadas con los ingresos habituales, se ha destruido la red ferrocarrilera que hizo la grandeza de la República y el gobierno actual ha recibido la herencia de un Estado tan grande como inepto, principal generador de la inflación que padecemos. El país se ha achicado. En 1940 nuestra economía era igual al resto de América del Sud sumado. Ahora no.

PARA GANARLE A LA INFLACIÓN ES PRECISO PRODUCIR Y EXPORTAR MÁS
El Banco Central ha elegido combatir la inflación con un método que en el pasado fracasó siempre: Fijar el tipo de cambio subvaluando artificialmente el valor de la divisa extranjera con intereses altos creyendo que esa terapia detendría el alza de los precios. Si la causa de la inflación y del retraso argentino se encuentra en sus desvaríos institucionales, en el tamaño e impotencia del Estado y en la carencia de transportes económicos, es imposible pensar que la sobrevaluación artificial del tipo de cambio y la suba de la tasa de interés, sirven para corregir la inflación, fruto del déficit fiscal originado en los males mencionados. El dólar barato nos ha ocasionado el año pasado un gran deterioro en la balanza comercial de más de 7000 millones de dólares a Noviembre de 2017 más otros 10.000 millones de dólares en el balance turístico, con la obvia disminución de ingresos tributarios. Otras actividades productivas como las del complejo agroindustrial, las economías regionales, la industria en general y muchas empresas no pueden acrecentar su producción ni sus ingresos ni la creación de empleos porque el tipo de cambio desalienta la exportación. Tampoco generan ingresos adicionales para el Tesoro Nacional, lo que se necesita para corregir el déficit fiscal y por ende su influencia en la suba de precios. La inflación debe ser enfrentada estimulando la creación de bienes y servicios al máximo y no estorbando a los compatriotas que en el marco de la libertad y el trabajo duro quieren colocar nuestros productos en los mercados internacionales.

LOS IMPUESTOS ELEVADOS SON LA CONSECUENCIA DE LOS GASTOS INNECESARIOS DEL ESTADO.
Los impuestos que están destruyendo nuestras posibilidades de desarrollo son originados por pagar sueldos a empleados públicos innecesarios, sin voluntad de servir al pueblo y sin la preparación adecuada quiénes contrastan con funcionarios de calidad QUE EXISTEN Y QUE SON IMPRESCINDIBLES. Con este nivel de tributos originados por aquellos gastos y la inoperancia estatal, no es posible el crecimiento económico que requiere la República. No se trata de discutir si tal impuesto es mejor que el otro, sino de reducir todos para lo cual el Poder Ejecutivo debe, entre otras medidas, congelar las vacantes que se produjeran en su elenco por muerte, jubilación, renuncia o lo que fuera, lo que debe ser imitado por los otros poderes del gobierno. Deben bajarse los gastos improductivos….y su consecuencia que son impuestos impagables. La Argentina produce menos de lo que debería producir por el tipo de cambio irreal y otros factores mencionado. Si produce menos, el Fisco recauda menos…Como los impuestos no alcanzan, se cubre el faltante con endeudamiento y emisión monetaria. Ambos hacen subir los precios.
El cambio de política requiere del concurso popular y su comprensión que el costo y la inoperancia del Estado determinan inevitablemente el estancamiento de la economía y precios elevados. Los empleados del Estado que encontraron en él un sueldo y una obra social no los abandonaran fácilmente, de manera que es imprescindible alentar la expansión de los sectores productivos de la economía que originen empleos genuinos para brindarlos a quiénes sobren en el Estado y corregir la situación fiscal. Pensar que se pueda despedir en masa a quiénes están de más es algo muy difícil, por lo menos en lo que se llama “planta permanente” que son la mayoría de los casos.
¿La actual política económica es congruente con las propuestas precedentes? En materia de obra pública se han corregido el desorden y corrupción pasados. Ello ha impulsado la creación de empleos y se han concretado tareas públicas que ayudan a la población, lo que es una indiscutible mejora. En lo que concierne a los gastos en estos dos años ha crecido el número de empleados sin eficiencia comprobada y por ende el déficit fiscal con sus consecuencias sobre el alza del costo de la vida.

EL ESTADO DEVUELVE EN SERVICIOS MUCHO MENOS DEL IMPORTE DE LOS IMPUESTOS QUE RECAUDA.
El déficit real es mucho mayor que el meramente contable donde solamente se computan los ingresos contra los abultados egresos. Mediante una metáfora podríamos decir que pagamos 100 en impuestos pero nos devuelven 70 en servicios. Si se arreglara la descompuesta máquina “Estado” y se la hiciera producir 100 unidades de servicios (en lugar de 70) por las 100 unidades de impuestos que nos cobra, tendríamos más cosas y servicios para repartirnos.Invertiríamos más, consumiríamos más, exportaríamos más y generaríamos más ingresos para el Fisco quien podría reduciría la pobreza de quienes no pueden trabajar. La economía argentina tiene instalado otro factor de inflación y de subdesarrollo de carácter estructural porque a partir de 1947 distintos gobiernos literalmente demolieron los ferrocarriles cuyos servicios actualmente son pocos y malos. En términos generales, el costo del transporte ferroviario realizado correctamente es la tercera parte que el costo por camión e incomparablemente menos contaminante…pero en los últimos 70 años se ha destruido al tren, herramienta fundamental para bajar los precios internos y consolidar la unión nacional. Buena parte del atraso que se advierte en muchas provincias argentinas, tiene origen en los costos de transporte…

LA EXPERIENCIA DE ESTOS DOS AÑOS OBLIGA A CAMBIAR LA POLÍTICA DEL BANCO CENTRAL
La actual política del Banco Central repite experiencias anteriores con el tipo de cambio artificialmente elevado e intereses cuantiosos: El productor local que quisiera exportar lo que produce, obtendríapocos pesos de la moneda extranjera con la cual le pagarían. Por ese motivo restringe su producción a lo que vende localmente y no puede insertarse en los mercados mundiales ni crear empleos rentables con ese propósito. El tipo de cambio sobrevaluado niega a la capacidad argentina su inserción en el comercio internacional. La política del Banco Central es contraproducente porque el Fisco percibe menos impuestos dado que hay menos actividad económica que la que debería haber si exportáramos más. Para pagar los gastos corrientes del gobierno, la Tesorería emite títulos públicos o pide prestado como acaba de hacer recientemente, 91.250 millones de pesos a losAndes que le entregó dinero del sistema previsional. Si se consigue dinero del exterior para pagar el déficit fiscal en moneda local, hay que pagar intereses por esas divisas que deben ser compradas por el Banco Central emitiendo moneda local ….Esa moneda es tan inflacionaria como la emisión lisa y llana sin haber pedido prestado nada. Es preferible directamente emitir moneda nacional para financiar el déficit, sin pagar intereses en dólares… Para terminar con la inflación hay que disminuir los gastos del Estado como aumentar su eficacia y estimular la producción y la exportación… El Tesoro recaudaría mucho más y no se endeudaría. La emisión monetaria es una consecuencia del déficit fiscal, influido por las trabas a la producción.
El tipo de cambio artificialmente elevado requiere que los intereses sean muy altos… intereses que imposibilitan la expansión de la economía… y, desde luego, el aumento de la recaudación. Corregir el tipo de cambio no es sencillo y es necesario prever sus consecuencias sobre los sectores más débiles de la sociedad pero si no se actúa cuanto antes en la materia, habrá resultados todavía peores para todos. Ya los hemos experimentado en 2001 y no queremos verlos de nuevo.

EL TURISMO, GENERADOR DE DIVISAS Y CREADOR DE EMPLEOS, PUEDE AYUDAR MUCHO A CORTO PLAZO…PERO REQUIERE UN TIPO DE CAMBIO CORRECTO:
La situación heredada por el actual gobierno es tan difícil que hay que elegir cuidadosamente que actividades pueden ayudarnos. Una de ellas es el turismo. Ya hemos visto que el déficit del año 2017 en materia de dólares gastados por argentinos en el exterior versus lo gastado por extranjeros en suelo patrio, son 10.000 millones de dólares. Esta es una cifra impresionante que demuestra que es más barata la vida en muchos otros países que aquí. El tipo de cambio subsidia a miles de connacionales sus viajes para pasear o hacer compras en vez de hacerlo en nuestro medio…y generar impuestos aquí. También explica la reducción del turismo extranjero hacia nuestro país. Argentina no solo es cara, sino que el visitante esta jaqueado por las huelgas sorpresivas. En Buenos Aires el turista no sabe cuándo va llegar a destino porque los “piqueteros” pueden no dejarlo circular. Tampoco brindamos a los visitantes baños inmaculadamente limpios, como son los de otras latitudes.
La balanza comercial en 2017 fue negativa en más de 7000 millones de dólares porque exportamos poco. Con ese volumen de ventas al exterior no se puede crear empleos dignos para transferir trabajadores de donde no son útiles a destinos mejores. Debemos cerrar esta brecha abierta por el irreal precio del dólar y, en el caso del turismo, también por organizaciones delictivas que se consideran superiores a la ley. Si perdemos en lo que vendemos al exterior respecto de lo que compramos y perdemos en los turistas que recibimos respecto de los que enviamos, si lo que sale es más que lo que entra ¿ Se pueden pagar las deudas? ¿Esta política es viable o nos va a llevar a otro default?

LOS LEBACS RESTRINGEN LA PRODUCCIÓN Y AUMENTAN EL DÉFICIT FISCAL 
Los Lebacs son bonos inventados por el gobierno Kirchner para retirar artificialmente circulante de la plaza y que los precios no suban. Los emite el Banco Central a una tasa de interés muy atractiva y los vende a inversores financieros. Estos bonos son de dudosa legalidad porque el Banco Central no está autorizado para emitir deuda. El único que puede hacerlo es el Congreso Nacional. (Artículo75, inciso 4to.C.N… Los Lebacs pagan un suculento interés a corto plazo, de suerte que muchos inversores compran Lebacs en lugar de hacer más grande a su empresa o comprar un campo o hacer una inversión socialmente útil. El Banco Central nos asegura con los Lebacs un competidor para las inversiones no financieras y una forma carísima de retirar de la circulación la emisión monetaria causada por el déficit fiscal…agrandado por pagar los intereses de los Lebacs. Sería mejor no emitir Lebacs y achicar el déficit fiscal mediante una economía pujante. Si el precio del dólar estimulara el turismo hacia Argentina y nuestras exportaciones, se disminuirían las salidas y compras al exterior, venderíamos afuera más de lo que compramos y tendríamos más turistas extranjeros…Recaudaríamos mucho más. Habría más empleos dignos, menos emisión monetaria origen de la inflación, y no tendríamos que pagar los intereses leoninos de los Lebacs.
Este apocamiento de la vida argentina constreñida a vivir encerrada tímidamente en un tipo de cambio artificial que termina inevitablemente en un desastre que a un costo inmenso restablece el equilibrio, contrasta con la audacia que tuvieron un puñado de hombres que construyeron en medio de la nada, una nación civilizada que fuera modelo de progreso y bienestar.
ENVIADO POR SU AUTOR
https://juanjoseguaresti.com.ar/2018/01/22/debemos-cambiar-para-enfrentar-la-crisis-economica-2/

¿Se le está “pasando el asado” a la FED?

Durante los últimos años, el hípergradualismo ha sido moneda corriente, tanto en el ámbito local, como en el plano financiero internacional. En el último caso, el mismo se ha manifestado a través de una política monetaria híperlaxa, para cuya polémica continuidad se ha recurrido a un sinfín de excusas desde el sillón de la FED (Reserva Federal). 
Por ejemplo, los argumentos esgrimidos por Yellen, la anterior chairman (o chairwoman,de hecho) de la reserva federal americana, han sido numerosos. Recordemos que desde que asumió en 2014 anunció en múltiples ocasiones que la suba de tasas se iba a dar más temprano que tarde, casi siempre postergándolas porque “no estaban dadas las condiciones” 
Con condiciones me refiero a las excusas que una y otra vez fabricó con ingredientes como la tasa de desempleo, la tasa de inflación, y otros indicadores económicos, que argumentaba utilizaba de termómetro para determinar si era buen momento o no para normalizar el mercado de dinero americano. 
Pero eso ya es historia. Lo cierto es que, cambio de cabeza mediante, los últimos datos económicos han sido lo suficientemente categóricos como para que ya no quede excusa, al menos desde la economía real, para seguir dilatando la suba de tasas. 
En concreto, a los excelentes datos que mencioné la semana pasada en esta nota (LINK a la nota - que para el que no quiera leer la columna eran simplemente dos 1) la tasa de desempleo, que se mantiene en 4,1%, la cifra más baja de los últimos 17 años; y 2) el dato del salario promedio por hora, que mostró un avance “punta a punta” del 2,9% en 2017, lo que significa el mayor avance salarial en suelo americano desde 2009) ahora se le suma el hecho de que finalmente la inflación americana tuvo un avance mayor al esperado. 
El último dato, correspondiente al mes de enero, revela una inflación anualizada que llega al 2,1%, por encima del 1,9% que esperaba el mercado. Uno de los principales drivers de la suba ha sido lo ocurrido con el petróleo. Así, el avance de los precios terminó siendo del 0,5% con respecto al mes anterior, una cifra notable. De hecho, a la luz de este número, en mi humilde opinión no debería sorprender a nadie 2018 cierre con una cifra parecida al 2,5%, lo que sería la más alta desde 2011, y la 2da más alta desde 2008, año en el que tuvo inicio la última gran crisis del capitalismo mundial. 
De esta manera, todo parecería indicar que esta será la gran primera prueba de Powell, el flamante líder de la FED. 
El real motivo detrás del exceso de cautela
Más allá de que los discursos oficiales de la FED hayan hecho siempre hincapié en que necesitaba estén dadas las condiciones en la “economía real” para pasar a una fase algo más agresiva en cuanto a la suba de tasas (algo que como ya vimos, ya ha ocurrido), lo cierto es que en realidad existen algunas condiciones ocultas, no reveladas al público, para que ello ocurra. 
Básicamente, creo todos hemos sido engañados, al menos en parte, porque nunca fue condición suficiente que “estén OK” los signos vitales de la economía real americana como para que la FED se torne más agresiva. 
Lo que quiero decir con esto es que, a esta altura, considero la FED es muy consciente de los riesgos implícitos en una potencial suba más agresiva de las tasas, incluso en un contexto donde parte de la suba está descontada en el mercado financiero -sobre todo en la parte más larga de la curva de tasas americana-, al tiempo que se podría decir que la economía real incluso ya “se le estaría pasando” a la FED, cual asado sobrecocido. 
Veamos…
1) El mercado accionario está burbujeante
Tomando en cuenta el famoso ratio PE (Price-to-earnings ratio), que muestra la relación entre el precio de las acciones y las ganancias – o sea, cuanto estamos pagando por cada punto de ganancia-, podemos ver que hoy por hoy estamos en una zona complicada. 
En criollo, para que se comprenda bien, cuando el indicador sube, entonces estaremos pagando un precio más alto por cada punto de ganancia. O sea, estaremos comprando a las acciones a un precio más caro. En el extremo, si pagamos un precio muy caro por cada punto de ganancia, se tratará de una burbuja. 
Más allá de lo metodológico, se puede decir con una buena cuota de confianza que buena parte de la actual históricamente elevada cotización del mercado accionario americano está explicada por una extrema complacencia fogoneada por la FED. Dado el panorama, entonces, conviene siempre tener presente que, cuanto más alto se está, más dura luego resulta la caída; y, por otro lado, es importante también tener en cuenta que las últimas veces que se inició una suba de tasas cuando el mercado accionario se encontraba en máximos, siempre el mismo se desplomó de manera dramática. Un dato a no perder de vista.
Aclaración metodológica: del gráfico quité el año 2009, dado que el derrumbe en las ganancias por la crisis hizo que el ratio de una cifra demasiado alta, lo que hacia perder la perspectiva del resto de los eventos históricas. Algo análogo a lo que ocurre cuando miramos la inflación histórica argentina, con los picos a fines de los 80s, que dejan “miniaturizados” al resto de los episodios inflacionarios.
Más allá de lo metodológico, se puede decir con una buena cuota de confianza que buena parte de la actual históricamente elevada cotización del mercado accionario americano está explicada por una extrema complacencia fogoneada por la FED. Dado el panorama, entonces, conviene siempre tener presente que, cuanto más alto se está, más dura luego resulta la caída; y, por otro lado, es importante también tener en cuenta que las últimas veces que se inició una suba de tasas cuando el mercado accionario se encontraba en máximos, siempre el mismo se desplomó de manera dramática. Un dato a no perder de vista. 
Las familias americanas muestran un nivel de endeudamiento peligroso
Esto es un riesgo muy importante, dado que la gran mayoría de los préstamos son a tasa variable, y en un contexto donde las tasas se esperan suban de manera más agresiva, buena parte de estos tomadores de préstamos podrían tener serios problemas para repagar sus deudas. 
Tengamos presente que, dado el tremendo stock de deuda acumulado -algo gestado al calor de esta década de borrachera monetaria- difícilmente TODO ese stock corresponda a deudores con buena calificación crediticia. 
Por ejemplo, hacia mediados de los 2000s se otorgaban préstamos casi sin garantías a ciudadanos con una virtualmente nula capacidad de repago, lo que implicó una disparada de la morosidad una vez que saltaron las tasas, desencadenando un caos financiero que terminó en la miseria de una aguda recesión global.
En este caso, por ejemplo, uno de los sectores más burbujeantes es el de la industria automovilística, que reportó ventas cayendo en torno al 10% durante el último año, y tasas de morosidad saltando varios puntos, todo en un entorno de creciente endeudamiento del sector privado, en parte por un incrementado volumen de créditos prendarios. 
Una mala señal. 
3) “Private debt”, otro mercado burbujeante
Este particular mercado me da la impresión de ser la versión “darwinianamente adaptada” de los CDOs de la anterior crisis sub-prime. 
En un contexto donde hoy por hoy tenemos una banca algo más regulada y más cauta, parte del vacío dejado por estas ex-agresivas instituciones financieras de la década pasada está siendo llenado por estos nuevos fondos, que vienen ganando terreno a todo vapor. 
Con plantillas de empleados en buena parte llenadas con ex-ejecutivos de la banca de inversión más tradicional, estos fondos ya acumulan préstamos por más de USD 690 billones en USA, triplicando el stock que tenían en 2007. 
El problema es que estos préstamos cuentan con fundamentos bastante endebles. En buena parte de los casos se dan sin mayores garantías. Pero, más allá de sus cimientos dudosos, siguen prosperando porque resultan altamente rentables para los fondos que los otorgan. 
Por ejemplo, en 2017 se calcula que estos fondos obtuvieron rentabilidades en torno al 18%, muy por encima de otros negocios similares, incluso del sector de real estate. 
Sí… si a esta altura te resulta similar a lo que viste en la película “The Big Short”, estás en lo cierto. Esto parece estar encaminándose a erigirse como un pleno revival, hoy tal vez en una etapa infante y con otro color, pero “revival” al fin de lo acontecido una década atrás. 
Volviendo un poco al punto, estos préstamos generalmente son a tasa variable, y, tal como dijimos más arriba, una suba de tasas podría complicar las tasas de morosidad, lo que podría generar consecuencias severas. 
El gran dilema de la FED
En resumen, Powell, el flamante chairman de la FED, hoy se encuentra en una colosal encrucijada. 
Los argumentos para dilatar la suba de las tasas cortas por la anemia de la economía real ya carecen de sentido, dado que estos son tremendamente sólidos. Como consecuencia, cada vez queda más claro que los verdaderos motivos detrás de la dilatación de la suba de tasas “en serio” son otros, y ahí es donde EL dilema se hace presente:
• Por un lado, si Powell decidiera subir las tasas de manera más agresiva, probablemente frenaría el avance de la burbuja actual, hoy manifiesta en múltiples mercados, pero asumiendo el riesgo de complicar la situación financiera de manera dramática de un mundo hoy por demás apalancado. Las consecuencias serían inciertas, incluso en el corto plazo, ya que podría dar origen a una crisis financiera de magnitud más temprano que tarde;
• Por el contrario, si Powell decidiera continuar con este neopopulismo monetariodiscrecional, continuando con la tónica de Yellen, evitando tocar las tasas de manera significativa, entonces quedará todavía más en evidencia de que durante los últimos 5 años estuvieron vendiendo humo, diciendo que jugaban a una cosa, cuando en realidad jugaban a otra. Y en ese caso, la burbuja actual tendería a agigantarse aún más, tal vez llevándola a territorio desconocido, con todo lo que ello implica. 
Así, dado este particular contexto, considero estamos en un momento crucial, tal vez un punto de inflexión, ya que luego de mucha especulación, finalmente quedará claro si efectivamente Powell se decide por la primera o segunda opción, dado que se le estaría “pasando el asado” y sería momento decidir. 
Por mi parte -y teniendo en cuenta todo lo anterior- te hago esta pregunta de corazón: 
A esta altura ¿Las criptomonedas todavía te siguen pareciendo una mala inversión de largo plazo? 
Hasta la semana próxima
Juan I. Fernández
Para CONTRAECONOMÍA

¿Por qué no fuimos Australia? (Parte I). Por Iván Carrino

“Existen cuatro clases de naciones: países desarrollados, países en desarrollo, Japón y Argentina”
Simón Kuznets
10 de diciembre de 2015. Era un día soleado y caluroso en Buenos Aires, con una temperatura que alcanzó los 33 grados centígrados. Tras doce años de kirchnerismo, asumía un nuevo presidente en Argentina. 
El nuevo presidente, Mauricio Macri, tenía la característica de no ser militar, peronista ni radical. Un evento único en la historia de los últimos 100 años. 
La ceremonia de asunción tuvo todos los condimentos protocolares y otros que no tanto. Tal vez el dato que quedará en la historia es que el mandatario saliente (en este caso, la presidente Cristina Fernández de Kirchner), no asistió a la ceremonia puesto que no le pareció correcto el lugar elegido para realizar la entrega del bastón y la banda presidencial. 
Otra anécdota que recordaremos será la de la vicepresidente, Gabriela Michetti, cuando, micrófono en mano, deleitó a sus seguidores desde el balcón de la Casa Rosada cantando las canciones de la popular Gilda. El presidente acompañó con sus célebres pasitos de baile. 
Tal vez una historia que pasó desapercibida dentro de la gran cantidad de pequeños eventos que compusieron la ceremonia inaugural fue el saludo cordial que tuvieron el presidente Macri y el embajador de Australia en Argentina, Noel Campbell. 
En medio de una ronda de saludos a los enviados extranjeros, se produjo el siguiente diálogo entre ambos: 
- Felicitaciones presidente, somos países parecidos – lo saludó el embajador. 
- Éramos – respondió Macri con gesto de añoranza, para luego seguir – Ya vamos a volver. 
- ¿Usted conoce Australia? – pregunto Campbell. 
- Nunca he estado, pero soy admirador… en los últimos 30 años nosotros hicimos todo al revés y ustedes hicieron todo correcto.En menos de diez segundos de charla, Macri tocó uno de los temas más sensibles de la historia económica de nuestro país. ¿Es cierto que fuimos parecidos a Australia y que ahora los miramos “desde abajo”? ¿Por qué Australia hace “todo bien” hace treinta años? ¿Qué le pasó a Argentina? 
Australia es el país más grande del hemisferio sur. Con 7,7 millones de kilómetros cuadrados, tiene todos los climas, prevaleciendo el desértico, pero con grandes extensiones donde predomina el tropical y el templado. En cuanto al terreno, si bien tienen algunas montañas y cordones montañosos, se trata de un país principalmente llano. 
Esta combinación hace de Australia un importante productor y exportador de productos primarios, como carne, leche, trigo, cebada y sorgo. Australia cuenta, además, con un importante sector minero que está en los primeros puestos del mundo en cuanto a exportación y producción de oro, carbón, aluminio y cobre. Sin embargo, se trata de una economía principalmente dedicada a los servicios. 
Una de las curiosidades de la economía australiana es que hace 25 años que su PBI no muestra variaciones negativas. Es decir, hace 25 años que su economía crece de manera ininterrumpida y no hay señales de que eso vaya a cambiar en el corto plazo. 
Gráfico 2.1. Crecimiento económico de Australia 

Fuente: Elaboración propia en base a Banco Mundial y FMI
En contraste, en Argentina la volatilidad del crecimiento es muy superior, y en los últimos 25 años atravesamos al menos 3 crisis distintas: la de la convertibilidad; la de las hipotecas subprime y el conflicto con el campo, y la del fin del kirchnerismo. 
Pero la historia del éxito australiano no tiene que ver solo con los últimos 25 años, sino que viene de largo. 
Por este motivo conversé personalmente con Kris Sayce, quien dirige en Australia la compañía de análisis económico y financiero Port Phillip Publishing y tiene una amplia trayectoria en el análisis de los mercados y administración de portafolios. 
- ¿Por qué Australia se convirtió en un país tan rico? - Le pregunté a Kris en enero de este año. 
- Creo que lo primero que debe mencionarse es que Australia empezó su desarrollo mucho después de América del Norte o América Central. Lo segundo es que el establecimiento de la colonia británica, con una clara historia y tradición del respeto por la ley y respeto por los derechos de propiedad fue un elemento clave. Los derechos de propiedad son el punto clave.
Tener un buen respeto por los derechos de propiedad es un elemento de vital importancia para el desarrollo. Si uno es dueño de su casa, tiene incentivos para cuidarla, mejorarla, etc. Pero si uno no sabe si el día de mañana la pueden expropiar u ocupar, entonces probablemente a la casa la deje un poco abandonada. 
A este marco de respeto por la ley se le sumó otro factor en 1960. Kris me explicó que hasta los años ‘60, el país tenía una política de “Australia Blanca”, que no permitía la inmigración a personas asiáticas, negras… que era muy restrictiva. Sin embargo, a partir de los ’60, esa política se terminó y el país oceánico recibió una gran inmigración del sur de Europa. 
En paralelo con la llegada de los inmigrantes, comenzaron los descubrimientos de los yacimientos de mineral de hierro, así que la combinación de esos nuevos descubrimientos con un gran influjo de mano de obra posibilitó un salto en el crecimiento económico. 
Derechos de propiedad, grandes extensiones de terreno, recursos naturales para explotar, inmigración… suena todo muy similar a la Argentina del siglo XIX y principios del XX. Y, efectivamente, por algunos años nuestra performance económica fue comparable a la australiana. 
Gráfico 2.2. PBI per cápita relativo de Argentina y Australia 

Fuente: Elaboración propia en base a Angus Maddison y FMI en dólares internacionales.
En el gráfico que se observa arriba aparece el resultado dividir el PBI per cápita de Argentina por el de Australia. Esto da una medida relativa de los ingresos de un argentino promedio en comparación con el de un australiano promedio. Así, si el resultado es 100%, quiere decir que el argentino ingresa lo mismo que el australiano. Si es 50%, quiere decir que los ingresos nuestros son la mitad del de la persona con quien nos estamos comparando. 
En el gráfico se observa cómo, a partir de la década de 1880, el ingreso promedio de los argentinos se fue acercando de manera vertiginosa al de los australianos. Con fuertes tasas de crecimiento económico, Argentina competía de igual a igual con los países desarrollados, y llegamos a ser el undécimo país en el mundo en 1913. Así, al compararnos con Australia vemos que pasamos de tener un ingreso del 37,4% del australiano en 1880 a tener uno de 97,3% en 1896. Es decir, éramos casi igual de prósperos. 
Por los siguientes 90 años, la relación osciló entre el 60% y el 80%, aunque siempre con una tendencia levemente declinante. Finalmente, a partir de mediados de los ‘70, la tendencia de caída se profundizó. En 1975, si un australiano ganaba 100, un argentino ingresaba 61,7. En 2016, estábamos 20 puntos más abajo, ganando el 41,3% de lo que ganaba un australiano. 
La debacle es inocultable. 
Saludos, 
Iván Carrino 
Para CONTRAECONOMÍA

El hedor de la política Por FRANCISCO MARTÍN MORENO

Resultado de imagen para corrupcionEl encarcelamiento de los corruptos es una de las primeras piedras para construir el Estado de derecho que merece América Latina
Los chinos sostienen que lo primero que se pudre del pescado es la cabeza, de ahí que cuando la clase dirigente de un país entra a un acelerado proceso de putrefacción la descomposición del aparato gubernamental se acelera vertiginosamente con severas consecuencias para la paz social.
La consecuencia lógica de los peculados, de las malversaciones de fondos, de los desvíos de recursos o del tráfico de influencias es un hartazgo furioso del electorado al comprobar que sus impuestos o la deuda pública contratada no fueron destinados a la salud, a la educación, a la seguridad nacional o a la construcción de obras de infraestructura, entre otros objetivos fundamentales. La ira ciudadana conduce al voto visceral, al rabioso, dedicado a castigar la corrupción y la impunidad sin percatarse de que la venganza hacia el Gobierno, desde luego mal orientada, puede llegar a ser una puñalada aviesa al país de llegar al promover, en la ceguera, el arribo al poder de un populista verborréico, cuyas promesas son de imposible cumplimiento, dado que llegará a gobernar con recetas sacadas del bote de la basura sobre la base de explotar aún más el rencor y el coraje nacionales.
Algunos países de América Latina subsisten carcomidos por un cáncer llamado corrupción que nos ataca por los cuatro costados, todo ello por la ineficacia o inexistencia de un Estado de derecho. Una de las herramientas más eficientes para empezar el proceso de construcción de un orden jurídico consiste en el encarcelamiento de los presidentes, vicepresidentes, secretarios de Estado, ministros, magistrados, jueces o directores de empresas estatales acusados de enriquecimiento ilegítimo. Lo anterior viene al cuento por la aprehensión durante la semana en curso de Álvaro Colom, expresidente de Guatemala, y de una decena de sus ministros de Gabinete, además de varios empresarios privados con quienes se llevaron a cabo ciertos negocios ilícitos. Álvaro Colom coincidirá en la cárcel con otro exmandatario guatemalteco, Otto Pérez Molina, acusado por defraudación aduanera.
Vale la pena recordar que en Perú también coincidieron en la cárcel el expresidente Alberto Fujimori y Ollanta Humala, arrestado junto con su esposa Nadine Heredia, sin dejar en el tintero el caso del expresidente Alejandro Toledo, perseguido por la justicia peruana acusado de lavado de activos al estar involucrado en el caso Odebrecht.
No sería nada remoto que en las próximas fechas fueran sentenciados definitivamente el expresidente brasileño Lula da Silva, condenado a más de 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, sentencia que se cumplirá o no, cuando el Tribunal Supremo dicte la última palabra. En las similares condiciones se encuentra la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, con numerosas cusas abiertas y con la amenaza de perder su fuero en el Senado de aquel país. Por si todo lo anterior fuera poco, existe también una orden de captura en contra del expresidente de El Salvador Mauricio Funes, acusado por enriquecimiento ilícito, quien se encuentra asilado en la República de Nicaragua presidida por otro dictador centroamericano de los que ya nadie quisiera acordarse. El expresidente panameño Ricardo Martinelli, en prisión en los Estados Unidos, también es buscado por la justicia de su país y si no se ha logrado su repatriación ha sido por la incontable interposición de recursos de sus abogados. Imposible olvidar el caso de Miguel Ángel Rodríguez, expresidente de Costa Rica, también condenado a prisión por corrupción, al igual que lo fue Rafael Ángel Calderón, otro expresidente preso en aquel país.
El hedor de la política es una señal de saneamiento de los aparatos gubernamentales. Estos olores mefíticos en realidad deben despertarnos la esperanza porque finalmente se están abriendo las cloacas donde habitan estos gusanos vomitivos que se alimentan de los ahorros públicos. Vivimos muchos años en América Latina sin conocer estos olores, lo cual implicaba impunidad en la impartición de justicia. Hoy en día, el encarcelamiento de las autoridades corruptas se traduce en la colocación de las primeras piedras para construir el Estado de derecho que tanto nos merecemos en América Latina.
ENVIADO POR E-MAIL

Solos en la madrugada. Por Enrique Guillermo Avogadro

clip_image002“El gobierno tiene los resortes para encauzar la acción
privada en el sentido más favorable al bienestar general".
Arturo Frondizi
El próximo miércoles veremos, en la Avda. 9 de Julio, que Hugo Moyano (más sus hijos, su tercera mujer y los vástagos anteriores de ésta) se encuentran absolutamente solos, como nunca lo han estado, en el amanecer del momento en que irán presos. Aún así, sin duda estarán rodeados por lo más granado del kirchnerismo (la CTA, los docentes y bancarios), el trotskismo, y los movimientos sociales, incluida la CTEP, la organización encabezada por Juan Gabrois, funcionario vaticano por designación de SS Francisco, todos aunados solamente por su actitud opositora al Gobierno.
Es bueno recordar que el Papa cumple dos roles: Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, y Jefe del Estado Vaticano. Cuando habla de dogma su palabra es infalible para nosotros, los fieles de su Iglesia; en cambio, como estadista, no es más que un ser humano común, susceptible de incurrir en errores y, sobre todo, con derecho a tener opinión propia en temas terrenales. Si le envía rosarios a los imputados por corrupción o una carta personal a Hebe de Bonafini, donde la bendice y la compara con Jesús como objeto de calumnias en procesos amañados, está ejerciendo su derecho, pero no por ello sus pareceres tienen que ser aceptados por la grey; y lo mismo sucede con el resto de sus expresiones estrictamente políticas o económicas. 
La soledad en que han dejado al Negro Moyano sus pares se debe a que éstos han comprendido, con sagacidad y experiencia, que hoy el poder real está en manos de Mauricio Macri quien, a diferencia de sus predecesores no peronistas, sorteó con facilidad las elecciones de medio término. Percibieron que no se trata de un personaje débil o manejable sino que están frente a alguien con decisión y firmeza; además, puede abrir o cerrar la bolsa de recursos de las obras sociales gremiales, principal fuente financiera de los sindicatos, y activar las acciones de la Oficina Anticorrupción, que tanto preocupa a varios de los congéneres del líder camionero, autores de similares delitos.
La concentración del 22 para la defensa política frente a las acciones penales que lo tienen contra las cuerdas puede derivar en violencia urbana, pero no dudo que la Ministro de Seguridad está preparada para reprimirla; a Patricia Bullrich tampoco le temblará la mano para hacerlo.
Pero hay otro ángulo en el que la mayoría de la sociedad está de acuerdo. Me refiero a la imperiosa necesidad de despedir al millón de empleados públicos que se agregaron en la década anterior; en ello coinciden todos los ciudadanos, asfixiados por una presión impositiva que no para de crecer. Si por unos pocos cientos de empleados, a los cuales no fueron renovados sus contratos temporarios, la ciudad de Buenos Aires y sus accesos se ha transformado en un caos, ¿qué sucedería si estuviéramos hablando de miles? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio, aunque sólo sea en materia de libre circulación?
Moyano y sus socios son verdaderamente capaces de convertir nuestra vida en un infierno por la falta de alimentos, de dinero, de combustibles, de exportación de granos, de clases, etc., y no tengo dudas que activarán paros crecientes a medida en que avancen las causas penales; ¿lo soportaremos todos los que hoy despotricamos contra el inmenso poder que han sabido construir extorsionando a mandatarios y ministros?
Esto nos lleva a las dificultades económicas que jaquean al Gobierno, en especial la indomable inflación. En materia de mercados, los factores psicológicos tienen una enorme importancia; cuando un rumor -favorable o negativo, cierto o falso- trasciende, el precio de los activos sube o baja sin ninguna razón aparente que lo justifique y, cuando la multitud actúa como masa, la fortuna o la ruina están a la vuelta de la esquina; muchos pánicos y burbujas generalizados que se han producido en el mundo en épocas recientes dan acaba prueba de esta afirmación. Y en este aspecto el accionar de los gremios y el desorden generalizado está produciendo un grave deterioro en la imagen que Macri está intentando construir de cara a los inversores; en especial cuando, como sucedió esta semana, se reflejan en el diario más influyente en la materia, The Wall Street Journal.
Hay virus enormemente peligrosos que se han instalado en nuestro cuerpo social desde hace tiempo y, como terribles drogas adictivas, costará mucho tiempo erradicarlos. Por estar enfermos de populismo, pretendemos que se nos “regalen” los servicios públicos, sin pensar que los pagaremos con nuestros ya insoportables impuestos; y al apostar permanentemente al alza futura de los precios internos y de los salarios, convertimos a la inflación, la peor gabela, en una profecía autocumplida.
Sabemos que el precio del dólar en la Argentina está atrasado, y que esa situación perjudica enormemente a nuestras exportaciones industriales y a las economías regionales; sin embargo, tan pronto comienza una sensación alcista, salimos a remarcar los precios a su ritmo, aunque no estén vinculados a las importaciones. Nos quejamos del sideral déficit de nuestra balanza de pagos, pero batimos records absolutos en materia de turismo y compras en el exterior, aprovechando precisamente el dólar barato.
Criticamos el nivel de endeudamiento del país en el exterior, pero no ahorramos en el país el dinero suficiente para solventar el sideral gasto público heredado; tampoco nos conforma el gradualismo del Gobierno, pero no proponemos recetas alternativas políticamente viables para reducirlo.
Los industriales protestan por la baja en el consumo, pero rechazan frontalmente la apertura de la economía, que les permitiría buscar clientes en el mundo entero. Los dirigentes sindicales aúllan contra cualquier medida que pretenda mejorar la competitividad y reclaman por la caída del poder adquisitivo, mientras se asocian a los pedidos de las entidades patronales, pero sus pretensiones en materia salarial aportan nuevo combustible al incendio inflacionario.
Nos sentimos por completo inseguros, pero calladamente permitimos que se procese a un policía que mata a un asesino frustrado que huye y a un padre que golpea a un individuo mayor por intentar seducir por Internet a su hija de once años. Hace cuarenta, rogabamos que las Fuerzas Armadas reprimieran a los terroristas que ponían bombas, asesinaban y secuestraban a mansalva, pero hoy miramos para otro lado cuando se nos enfrenta a la realidad de dos mil ancianos militares presos, muchos sin condena, por ganar la guerra a la guerrilla.
En resumen, todos tenemos que dejar la hipocresía de lado y tomar conciencia de cuánto depende de nosotros mismos que la Argentina se reconvierta en el país viable y envidiable que alguna vez fuimos y deje atrás esta espiral de decadencia en que nos hemos sumergido desde hace décadas. Es cierto que costará grandes sacrificios presentes lograrlo, pero así dejaríamos a nuestra descendencia un legado de paz y prosperidad del cual hoy carece. ¿Seremos, realmente, capaces de hacerlo?

Bs.As., 17 Feb 18
Enrique Guillermo Avogadro
Abogado - ENVIADO POR SU AUTOR

¿Cómo se puede viralizar una mentira que produzca una crisis bancaria y generar un caos en la city porteña? Ramiro Marra

https://www.youtube.com/watch?time_continue=119&v=NoPIL11RaOw

martes, 13 de febrero de 2018

Análisis Económico de Venezuela: Por Focus Economics

Resultado de imagen para venezuela
Economic uncertainty deepened in Venezuela as the government implemented on 26 January yet another reform of the country’s foreign exchange system, amid a deep economic meltdown and a severe shortage of dollars that is fueling high inflation. Aiming to optimize the foreign currency regime, the policy move unified the formerly two-tiered exchange rate system that was established in March 2016 and was based on a highly subsidized “Dipro” rate operating alongside a quasi-liberalized “Dicom” rate. The initial results from the overhaul suggest, however, that it will continue to suffer from two problems that have rendered past reforms ineffective: the official-parallel market rate mismatch and liquidity constraints in the system.

The new regulations eliminated the preferential Dipro rate and mandated that all future foreign exchange transactions for the public and private sectors be conducted at a renewed Dicom rate. The revamped system’s first auction was held on 1 February, and, according to results released by the Central Bank on 5 February, the Dicom rate closed at 25,000 VEF per USD—indicating a devaluation of practically 100% with respect to the eliminated 10 VEF per USD Dipro rate and over 86% from the 3,345 VEF per USD Dicom rate that resulted from the previous auction in August 2017, which was set as the initial base rate for the renewed system.
Although it is too early to gauge the impact of the new forex regime, the reform, if successful, would prompt private actors to take currency transactions away from the black market and rely instead on the single official Dicom rate to conduct trades. Such a shift would cause the black market to gradually lose momentum, eventually helping to break the vicious inflation-depreciation cycle crippling the economy. However, although the value of the Dicom rate plummeted following the first auction, it remains drastically overvalued in comparison to the parallel market rate; in the parallel market, it traded at 235,800 VEF per USD on 1 February. Hence, the reform’s ability to successfully address the huge discrepancy between the official and non-official rate remains to be seen. The second auction has been scheduled for 16 February.
The latest reform seeks to simplify an exchange rate system that has been in tight government control for 15 years and which experts contend is one key driver of the country’s economic woes. Like previous reform efforts had attempted, it must address two critical issues in order to become effective. First, the enormous differential between official and non-official rates creates lucrative arbitrage opportunities for those who have access through official channels to hard currency, as they can then sell it for handsome profits in the parallel market. If this issue is not corrected—and the latest auction results indicate it was not—strong incentives for speculation, which have been plaguing the economy for years, will remain, and the black market will continue to thrive.
Second, the allocation of sufficient liquidity to the system is essential for its sustained operation. The previous Dicom regime was shut down in September 2017 because of authorities’ inability to supply enough foreign currency to meet demand. On this occasion, the new regulations imposed restrictions on the government’s participation as a seller and require auctions to be driven by the private supply of liquidity. However, cash-strapped households and firms are the ones in dire need of liquidity, which suggests the system will experience the same issues, and market actors will have to continue relying on the parallel market for their foreign currency transactions. The issue is compounded by U.S. financial sanctions, which the Central Bank stressed had created “significant difficulties” in transferring foreign currency between public and private banks in the 1 February auction.
All told, Venezuela’s latest strategy to revamp its currency exchange system will likely fall short of effectively tackling the crucial issues of liquidity shortages and exchange rate differentials between the official and parallel market. The new policy risks becoming a half-measure, similar to previous reform initiatives, and does not point to a transformative solution to the economy’s structural problem, which operates under a dysfunctional exchange rate regime.
Venezuela Exchange Rate Forecast
---------------------------------------------
Panelists participating in the LatinFocus Consensus Forecast are still factoring in the results of the recent overhaul, but the outlook is not upbeat. They project a non-official exchange rate of 2,602,305 VEF per USD at the end of 2018 and in 2019, they see the non-official exchange rate trading at 2,859,864 VEF per USD.
Author: Javier Colato, Economist
FUENTE: Por Focus Economics - https://www.focus-economics.com - Desde Barcelona España.
https://www.focus-economics.com/countries/venezuela/news/exchange-rate/foreign-exchange-system-overhauled

Peronia y su desafío de seguir colocando deuda en tiempos de cisnes negros


La última semana ha sido la semana “más movida” en el mundo financiero desde fines de 2016. El puntapié del dominó de eventos tal vez haya sido la publicación del último dato de empleo no rural de Estados Unidos (non farm payroll o en su sigla “NFP”), que reveló un alza de alrededor de 200.000 nuevos puestos de trabajo creados durante enero.
El buen dato suma a la tasa de desempleo, que se mantiene en 4,1%, la cifra más baja de los últimos 17 años.
En la misma línea, se dio a conocer el dato del salario promedio por hora, que mostró un avance “punta a punta” del 2,9% en 2017, lo que significa el mayor avance salarial en suelo americano desde 2009.
Paradójicamente, estos datos alentadores para la “economía real” americana fueron motivo para insuflar caos y pánico en los mercados financieros.
¿Por qué?
Porque durante la última década hemos sido testigos de una borrachera monetaria, que ha provocado una inflación de activos financieros, incluyendo al S&P, y a los bonos del tesoro americano, que tuvieron tasas en mínimos históricos.
Ese proceso habría comenzado a revertirse de manera tímida desde hace algunos años, pero ahora con la designación de Powell y esta batería de excelentes datos de la economía real, todo parecería indicar que ya no quedarían demasiadas excusas para mantener las tasas en los niveles actuales.
Así, buena parte de los mercados cree que las excelentes cifras de empleo y salarios son fuertes señales de que la economía americana está recalentada o al menos recalentándose, lo que se traduciría en una aceleración de la inflación y, como consecuencia, la FED reaccionaría -de la mano de Powell- con una política de suba de tasas más agresiva.
Esto significará, en términos generales, menor liquidez, precios de bonos más deteriorados y una posible corrección significativa en el mercado de renta variable -o sea, acciones-.
Números del cimbronazo
El pasado lunes, cerca del cierre de la rueda en New York, tuvo lugar un retroceso histórico, que llevó al S&P a cerrar en -4,1%, acumulando una caída de más del 8% durante las últimas dos semanas, mientras que el rendimiento de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos tocó el 2,88% durante estos días, nivel máximo en 10 años.
Por su parte, los mercados internacionales sufrieron los coletazos de este fenómeno con epicentro en USA. Por ejemplo, el índice Nikkei (Tokio) cedió 4,73% en tan solo una rueda, un hecho inédito desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, al tiempo que los mercados de Europa también sufrieron caídas significativas.
Esto se ha visto reflejado en el VIX, el índice de “pánico” de los mercados, que pasó de niveles de entre 10 y 15 a casi 30 de manera cuasi permanente, en el medio mostrando picos de casi 40, niveles inéditos desde agosto 2015, cuando se produjo la sorpresiva devaluación del yuan. Este pico repentino del VIX evidencia la necesidad de cobertura cuasi desesperada de los mercados por seguros a la baja, un mercado que venía tal vez de una situación de complacencia infundada.
En cuanto a emergentes, se calcula se han retirado unos USD 4.000 millones durante las últimas jornadas, récord desde 2016, cuando hubo un sell-off en torno a la incertidumbre del evento Trump.
Esto se ha visto reflejado en el ETF “iShares MSCI Emerging Markets ETF”, un índice armado en función de una canasta de acciones de diversos países de mercados emergentes, que acumula una caída de más del 7% desde el máximo mostrado el pasado 26 de enero.
Argentina: amortiguando golpes y colocando deuda en pesos
Si bien nuestro país ha amortiguado de manera “razonable” este embate proveniente del exterior, lo cierto es que no hay que desestimar las posibles consecuencias de este giro que el mundo parecería estar empezando a dar.
En este contexto de suba del riesgo país para prácticamente todo LATAM, no resulta para nada casual el gobierno haya realizado semejante colocación en pesos, como la que lideró Caputo durante el pasado 7 de febrero, donde se colocó en moneda local el equivalente a USD 4.500 millones.
Mediante esta colocación, además de hacerse con parte de los fondos requeridos para continuar con este festival de deuda, se envió una fuerte señal a los mercados, intentando mostrar una menor dependencia de los fondos extranjeros para la continuación de este híper gradualismo fiscal, en este nuevo contexto global de mayores tasas.
Esto no resulta para nada trivial, dado que el riesgo país local lleva un aumento del 12% en lo que va del año (subió de 351 a más de 390 puntos), al tiempo que otros países como Brasil han logrado comprimirlo en el mismo lapso.
Por otro lado, otro aspecto llamativo de la colocación fue la novedosa “cláusula gatillo”. Similar a lo que ocurre comúnmente en estas latitudes con las paritarias (por el contexto altamente errático en cuanto a la inflación), Caputo y su equipo aplicaron esta modalidad a las condiciones de emisión de este título.
En concreto: el título tiene incluida una cláusula gatillo que reconoce pagará lo que resulte más alto entre una tasa fija equivalente al 22,5% nominal anual o el equivalente a la inflación más un 3,75%. Algo hecho a medida de la demanda de los inversores locales.
Leyendo un poco entre líneas, hay que reconocer que no está nada mal.
En primer lugar, endeudarse en moneda local resulta más conveniente que hacerlo en moneda extranjera por la intuitiva razón de que resulta menos riesgoso por el hecho de evitar un potencial descalce cambiario (el tesoro recauda pesos, por lo que es más conveniente que se endeude en pesos).
En segundo lugar, una emisión fallida en este particular momento de los mercados internacionales pudo haber sido bochornosa. Esto es así porque hubiera sido un peligroso síntoma de vulnerabilidad financiera, en un contexto donde la credibilidad del plan hípergradual cambiemita está empezando a ser levemente cuestionada desde el exterior.
Además, también una emisión fallida sin cláusula gatillo y con tasa fija podría haberse interpretado como una señal de que efectivamente nadie le cree el target de inflación al equipo económico -porque, más allá del maquillaje, nadie pone dinero donde no cree-, dejando desnudo a Sturzenegger, con sus PPTs hechas a la medida del rapaz Marquitos Peña.
¿Qué hacer?
Con este acierto financiero, el equipo económico sale con algo de aire para enfrentar lo que viene, en un contexto algo más complicado, con un mundo enrarecido, que parecería lejos de haber terminado con este capítulo de incrementada volatilidad. De todos modos, el equipo económico sabe que cada vez será más desafiante mantener este plan a flote, tanto por la falta de resultados fiscales consolidados, como por este plano internacional incierto.
Yo, en lo personal, recomiendo mantenerse alejado de los bonos largos locales soberanos en dólares, y darle una chance a este nuevo bono recientemente emitido o al TC21, bonos nominados en CER que están pagando tasas interesantes, todo en un contexto invernal, donde -como a esta altura imaginarás- espero que los targets de inflación sean absolutamente testimoniales.
Hasta la semana próxima,
Juan Ignacio Fernández

Para CONTRAECONOMÍA

ARCHIVOS DE TEMAS DEL BLOG

Buscar articulos