domingo, 17 de septiembre de 2017

DATOS ECONOMICOS DE ARGENTINA, POR FOCUS ECONOMICS

A strengthening economic recovery is on the horizon for Argentina. Economic activity recorded its best performance in nearly two years in June, and in July industrial production maintained its momentum with a third consecutive month of year-on-year increases. Consumer confidenceresponded with a sharp improvement in August, particularly on optimism about the country’s short-term economic prospects. The peso also strengthened towards the end of August, following the results of a mid-term legislative primary election held on 13 August that were seen as favoring business-friendly President Mauricio Macri as he heads towards October’s parliamentary election. On the fiscal front, the year-to-date primary fiscal deficit reached 1.7% of GDP in July, making the government’s target of a 4.2% deficit for 2017 seem more feasible.
 Buoyed by business-friendly reforms adopted by the Macri administration, the economy is expected to rebound this year and next. Fixed investment should recover due to an improved business environment and higher public infrastructure spending, while household spending should benefit from declining inflation and rising wages. Analysts foresee the economy expanding 2.6% this year, unchanged from last month’s forecast, and 2.9% in 2018.
 Inflation in the City of Buenos Aires fell from 23.4% in June to 22.9% in July. The Central Bank kept the 7-day repo rate unchanged at 26.25% at its 22 August meeting in a bid to support the disinflationary process. Panelists expect inflation to end 2017 at 22.7%, down 0.1 percentage
points from last month’s forecast, and 2018 at 15.4%. REAL SECTOR | Economic activity gains further steam in June In June, the monthly indicator for economic activity (EMAE, Estimador Mensual de Actividad Económica) rose 4.0% year-on-year, the fastest rate in nearly two years and above May’s already-impressive 3.4% expansion. June’s reading was the fourth consecutive month of year-on-year gains in the index, offering a boost to President Mauricio Macri’s market-friendly government ahead of October’s mid-term legislative elections.
The construction and manufacturing sectors both notably contributed to June’s rise. In contrast, the increase was otherwise undermined by the mining and quarrying sector, which has consistently underperformed relative to most other sectors in the Argentine economy since 2016.
A seasonally-adjusted month-on-month comparison showed that economic activity expanded 0.3% in June, following May’s 0.7% increase. On average, economic activity decreased 0.7% in the 12 months up to June, which is an improvement from the 1.4% drop in the 12 months up to May. Our panelists expect the economy to grow 2.6% this year, which is unchanged from last month’s forecast. For 2018, panelists expect the economy to expand 2.9%.
REAL SECTOR | Industrial production maintains momentum in July In July, industrial production jumped 5.9% over the same month last year, according to the latest data released by the National Statistical Institute (INDEC). The reading followed the 6.6% year-on-year growth recorded in June, which was the highest result since July 2011. July’s reading marked the third straight month of increases in industrial output.
According to INDEC, industrial production’s growth momentum in July was sustained on the back of strong results in the tobacco, metalworking (excluding automobiles), non-metallic mineral products and rubber and plastic products industries. On the other hand, decreases were recorded in the oil refining, textile, and chemical industries. The 15.8% expansion of the metalworking (excluding automobiles) industry—the third-largest industry in Argentina—was supported by growth in construction activity, which benefitted from continuity in the provision of public work permits. The strong 15.2% growth of the non-metallic mineral products industry, which is much smaller
by comparison, was also driven by construction activity, particularly in demand for cement and other construction materials. The decreased momentum in industrial output growth in July was led by the chemical industry, which sold fewer chemicals for the production of synthetic and artificial fibers, recording a 5.4% contraction in output.
The accumulated average annual variation in industrial production over the first seven months of the year was 0.8% in July, a considerably better result than the flat reading recorded in the first six months of the year. Panelists participating in the LatinFocus Consensus Forecast expect that
industrial production will expand 2.3% in 2017, which is up 0.4 percentage points from last month’s forecast. For 2018, the panel expects industrial output to rise 2.5%.
OUTLOOK | Consumer sentiment picks up in August to reach a 17-month high
In August, the Universidad Torcuato di Tella (UTDT) consumer confidence index rose to 47.6 points from 42.5 points in July, a 17-month high. The index nevertheless remains below the 50-point threshold that separates pessimistic from optimistic sentiment, where it has been firmly entrenched since February 2015. Consumers in August were surveyed before the primary elections on 13 August and were likely reacting in large part to healthy economic activity, which hit a 22-month year-on-year high in June.
The index’s rise in August was led by a strong improvement in consumers’ confidence about the country’s short-term macroeconomic prospects; an improvement in their willingness to make major purchases, particularly of home appliances; and an improvement in their outlook regarding future
personal financial situations. Panelists surveyed for the LatinFocus Consensus Forecast see private consumption rising 2.4% in 2017, which is up 0.1 percentage points from last month’s forecast. For 2018, panelists expect private consumption to increase 2.7%.
MONETARY SECTOR | Inflation continues its descent in July According to the National Statistics Institute (INDEC), consumer prices in the Greater Buenos Aires capital area rose 1.7% in July from the previous month, up slightly from June’s 1.2% increase but undershooting market expectations
of a stronger 2.0% increase. Data for the monthly variation in consumer prices for the whole country in July showed that consumer prices also rose 1.7% from June, above last month’s 1.2% increase. The result mainly reflected higher prices for housing, water, electricity, gas and other fuels, alcoholic beverages and tobacco, and health services.
According to INDEC, inflation in the Greater Buenos Aires capital area in July came in at 21.5%, below June’s 21.9%. Inflation thus still lies above the Central Bank’s 12.0%-17.0% target for this year. At its 22 August meeting the Central Bank of Argentina decided to keep the 7-day Repo Reference Rate unchanged at 26.25%, in a bid to keep the disinflationary process going.
The latest data compiled by the Statistical Institute of the City of Buenos Aires show that inflation slowed from 23.4% in June to 22.9% in July, the lowest reading in over four years. Still-high inflation came mainly on the back of higher prices for housing, water, electricity and other fuels, food and nonalcoholic beverages and restaurants and hotels, although prices for all three
sub-sectors rose at a slower pace than in the prior month. The different inflation data released by the Statistical Institute of the City of Buenos Aires and INDEC are not comparable, as the two index structures are not homogeneous. This is due to different baskets of goods, samples and data collection methodologies. Panelists surveyed for this month’s LatinFocus report expect inflation in the
Buenos Aires province to be 22.7% at the end of 2017, which is down 0.1 percentage points from last month’s estimate. Panelists estimate that inflation will end 2018 at 15.4%.
EXTERNAL SECTOR | Trade deficit worsens in July as exports rise but are outpaced by imports
In July, exports climbed 5.2% from the same month last year, contrasting June’s 2.9% fall. July’s reading was supported by strong performances in the exports of industrial goods, agricultural manufactures, and fuel and energy, which were more than enough to offset a fall in the exports of primary products.
As for the export markets which notably contributed to July’s climb, exports to the European Union rose 18.3%. Meanwhile, exports to China, which are heavily concentrated in soy beans, fell. On a monthly basis, exports rose 4.9% in seasonally-adjusted terms in July, contrasting June’s 4.6% decline.
Imports jumped an impressive 29.9% from the same month last year, up from June’s 15.4% expansion. Imports of passenger motor vehicles and industrial transport equipment fueled this acceleration. The trade balance therefore swung from a USD 331 million surplus in July 2016 to a USD 798 million deficit in July 2017. In the 12 months leading up to July, the trade balance posted
an accumulated shortfall of USD 2.3 billion, below the USD 1.2 billion deficit recorded in the 12 months up to June.
Panelists participating in the LatinFocus Consensus Forecast expect exports to expand 3.1% in 2017 and they see imports increasing 12.2%, thus pushing the trade balance to a USD 2.9 billion deficit. For 2018, the panel expects exports to increase 6.1% and imports to expand 7.1%, and expects the trade balance to record a USD 3.7 billion shortfall.

ENVIADO DESDE FOCUS ECONOMICShttp://www.focus-economics.com/ - Consensus Forecast reports - Desde Barcelona España

COGOBIERNO Y CORRESPONSABILIDAD. Por Luis Marín

Resultado de imagen para venezuelaLos llamados “espacios” pueden traducirse literalmente como nómina, cargos, presupuesto, contratos, o sea, lo que necesitan los partidos tradicionales para mantener a su clientela y, en consecuencia, un partido que no pueda ofrecer siquiera una expectativa razonable de que va a tener acceso a ellos se debería extinguir, como un ser vivo fuera de su atmósfera.
Pero no es sólo eso, la llamada “ayuda internacional” dejaría de fluir, porque las agencias, comités, fundaciones que las canalizan no pueden entender que se pidan fondos para algo que no sean unas elecciones, por lo que participar en ellas se convierte en otro factor de supervivencia de los partidos reducidos a simples maquinarias electorales.
No vale la pena insistir otra vez en que las elecciones son un complejo mercado en que pululan multitud de negocios de propaganda, comunicación, impresión, textiles, transporte, en fin, todo el espectro productivo; también una fauna de estrategas, asesores, consejeros, creativos, sastres, peluqueros y maquilladores; sin entrar al submundo de la guerra sucia, sabotaje, dispersión de rumores, información y desinformación, que son tanto o más caros.
De manera que basta que el régimen pronuncie la palabra mágica “elecciones” para que estalle una conflagración de intereses a ver quién mete baza de primero en la feria y por supuesto, todo el que pretenda contener la estampida queda en desventaja automática sino, menos que profeta, loco, insensato o alguien que “no entiende las realidades políticas”.
Quizás deba repetirse que en Venezuela no existen elecciones desde hace años, en cualquier sentido que se le atribuya a esa palabra, sin necesidad de añadirle el adjetivo “auténticas” que es el argumento de los técnicos para decir que no se elige realmente porque no se cuentan los votos, al menos desde 2004, que no hay registro electoral, que éstos caen en el vacío cibernético volviendo al sistema inescrutable, inauditable y un larguísimo etcétera.
Con las inhabilitaciones no se pueden promover candidatos que tengan un discurso esclarecedor porque ni siquiera les permiten participar aunque les roben la elección al final o si “ganan” les desmantelan el cargo, los dejen sin sede ni presupuesto para que no puedan ejercerlo y si se ponen muy tercos los destituyen, encarcelan y que den paso a las mujeres.
En lo que sí se debe insistir, porque no se enfatiza lo suficiente, es que tras los inhabilitados se encubren los “habilitados”, aquellos que le hacen la tarea al régimen. Es un insulto predicar que si inhabilitan a uno se pone otro en su lugar porque por ese camino los únicos participantes serían los seleccionados por el régimen de ocupación.
Así son las “elecciones” en Cuba e Irán, que son los modelos que este régimen copia, donde los candidatos deben ser aprobados previamente por un Consejo Revolucionario que decide quien es elegible y quien no, según sus credenciales revolucionarias, a juicio exclusivo de los ayatolas respectivos.
El elector no cuenta ni elige en absoluto, pasa de un sistema electivo a otro convalidatorio, en que confirma las decisiones impuestas por otro y aquí llegamos al quid de la cuestión: ¿Cómo se puede participar en un mecanismo de opresión y acorralamiento de la población en que la obligan a hacer lo que nunca haría si pudiera tomar decisiones libres, sin hacerse responsables de las consecuencias jurídicas, políticas, morales y por qué no decirlo, administrativas y penales correspectivas?
AD coopera con la pretensión de volver al bipartidismo; pero para los comunistas la táctica es la de “pelar una cebolla” eliminando a los elementos más radicales desplazándose hacia el centro hasta llegar a un sistema de partido único como en Cuba o, en su defecto, de partidos amaestrados como existieron en la RDA bajo la ocupación soviética.
Se necesitaron casi 20 años para admitir que esto es una tiranía bajo ocupación comunista cubana: ¿Harán falta otros 20 para reconocer que AD es el partido de cogobierno, en concurso con Primero Justicia?
Aunque AD dejó de ser un partido político stricto sensu para convertirse en una suerte de Agencia De Colocaciones propiedad privada de Henry Ramos Allup & Flia., cuya actividad principal se centra en los negocios familiares más que en la política como servicio público.
Tiene su fracción en el TSJ, CNE, universidades, ministerios, pero más importante, en las FFAA. ¿Qué han hecho en el equivalente a cuatro períodos presidenciales del antiguo régimen? Lo mismo que hacían; pero pretendiendo no pagar costos políticos ni de otro tipo.
¿Cuántos oficiales adecos estarían allí arrellanados aplaudiendo a Chávez cuando ordenó cerrar RCTV, por poner un ejemplo entre miles posibles? ¿Cuántos burócratas participan en el diseño y ejecución de programas, planes, misiones, incluso de represión y exterminio? ¿Cuántos guardan la camiseta de “institucional” en el fondo del closet para ponérsela cuando esto pase, si es que pasa? Porque si no, pueden seguir ahí, medrando tranquilazos.
HRA dice que la sedicente Asamblea Nacional no designa los rectores del CNE para no repetir la trágica escena de los supuestos Magistrados del TSJ, huyendo en desbandada; la pregunta es: ¿Cómo es posible que éstos sean perseguidos pero no quienes los nombraron?
Se opone tenazmente a las sanciones de EEUU porque “afectaran al pueblo y Maduro seguirá comiendo sabroso”. Y él, ¿cómo comerá? ¿Cómo en los últimos 20 años y los 20 anteriores? ¿O será en prevención de que afecten, entre otros, a Derwick Associates?
Ya no es cuestión de complicidad, sino de coautoría.
ENVIADO POR SU AUTOR, DESDE VENEZUELA

Costos y beneficios de la reforma educativa: Entrevista al Dr. Edgardo Zablotsky

UNIVERSIDAD del CEMA - https://www.youtube.com/watch?v=2OBeEajylm0&feature=youtu.be Publicado con la autorizacion de su autor

sábado, 16 de septiembre de 2017

Tragedia anunciada. Por Enrique Guillermo Avogadro

Resultado de imagen para enrique avogadro“El que no quiera vivir sino entre justos, que viva en el desierto”. Séneca

Voy a decirlo claro: la utilización política de la desaparición de Santiago Maldonado anuncia, mal que nos pese como sociedad, una inevitable tragedia. Sólo el Gobierno se beneficiaría con su aparición con vida, ya que todos los demás actores, principales y secundarios, de este drama lo necesitan ausente para siempre o, lisa y llanamente, muerto.
La hipocresía y la necesidad política llevan a estos últimos a reclamar, permanentemente y en cualquier ámbito, la aparición con vida de este joven, pero el costo que pagarían Cristina Elisabet Fernández y la Unidad Ciudadana, Horacio Perro Verbitsky y el CELS, Adolfo Pérez Esquivel y su inexplicable Premio Nobel de la Paz, Hebe de Bonafini y las Madres, Estela Carlotto y las Abuelas, H.I.J.O.S, Facundo Jones Huala (¿Jones Wallace?) y su falsa RAM, Quebracho y tantos otros subversivos si llegara a encontrarse ileso al tatuador sería inmenso. Son demasiados quienes resultarían perjudicados, y tan carentes de límites morales, que resulta imposible imaginar siquiera un final feliz.
A la luz del párrafo anterior, desde mi punto de vista indiscutible, el reclamo y el escándalo construido alrededor del caso suenan, literalmente, repugnantes. ¿De qué se disfrazarían todos los nombrados y los idiotas útiles que siempre los acompañan si un buen día se lo encontrara?, ¿se refugiarían en el silencio, sin pedir siquiera disculpas, como hicieron cuando quedó demostrado que los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble no eran hijos de desaparecidos, después de años de canalla persecución física y moral encabezada nada menos que por la propia ex Presidente?
Después del fallido intento de utilizar a la economía y al inexistente ajuste como motores de la campaña electoral, la intención de utilizar el tema Maldonado (de por sí, indiscutiblemente preocupante), como ariete para voltear sucesivamente a la Gendarmería (blanco especial por su rol esencial en las pericias por el asesinato de Alberto Nisman, amén de brazo armado del Estado), a la Ministro de Seguridad y, por elevación, al propio Presidente de la República, se ha revelado como un idéntico fracaso.
Todo el escándalo que han armado hasta ahora, incluyendo el embarrado de la investigación con la implantación de testigos y documentos falsos, no sólo no ha disminuido un ápice la intención de voto a Cambiemos en las próximas legislativas sino que, por el contrario, ésta se ha incrementado y, salvo que ocurra algo extraordinario, convertirá a la ex Presidente en la renovada “mariscala” de la derrota en el territorio más peronista del país.
El jueves la ex Presidente concedió a Infobae, representada por Luis Novaresio, la primera entrevista a un medio hostil desde que asumió en 2011. Pese a que el periodista se comportó con –para mi gusto- demasiado buenos modales, la noble viuda demostró que conserva en plenitud sus reconocidas virtudes histriónicas, aplaudidas hasta por Francis Ford que la calificó como una soberbia actriz pero, sobre todo, su enorme cinismo. Cada vez que recibió una pregunta que hubiera podido complicarla, hizo una “verónica” taurina y pidió hablar del presente y no del pasado. Huyó hacia adelante comparándose con Mauricio Macri y la corrupción que, según dijo, lo rodea; no reconoció ninguno de la pléyade de males con los cuales arrasó el país hasta los cimientos y negó firmemente su responsabilidad en cada uno de los innumerables latrocinios cometidos. 
Dada la obvia y contemporánea aceleración que han impuesto, con su finísimo olfato, los jueces federales a los procesos por corrupción que afectan a Cristina Kirchner, sus hijos, sus ministros y sus cómplices y testaferros de toda laya, es dable suponer que los conflictos violentos, en las calles y en el sur, se incrementarán en similar medida, por lo cual veremos escenarios complicados en la materia hasta, al menos, el 22 de octubre; el narcotráfico, preocupado por la exitosa campaña en su contra que encabeza Patricia Bullrich, se ocupará de la financiación. Algo de eso ya se percibe en las numerosas amenazas de bombas e injustificadas y crecientes tomas de escuelas en la ciudad de Buenos Aires por alumnos k-ideologizados, bancados por padres imbéciles y maestros politizados.
En la materia, debemos reconocer que somos un país rarísimo y absurdo, donde todo está subvertido; es más, creo que estamos todos locos. Valgan como ejemplos dos sucesos de esta misma semana: los sindicatos vinculados con la navegación aérea hicieron una huelga salvaje para frenar el ingreso de nuevos y más baratos operadores a ese mercado, pese a que han asumido el compromiso de crear miles de puestos de trabajo; y, como dije, los estudiantes, que debieran aspirar a una rápida salida laboral, ocuparon colegios para rechazar la posibilidad de realizar, durante el último año del ciclo secundario, pasantías en empresas y organismos públicos de la especialidad que han elegido, arguyendo que se transformarían en mano de obra esclava.
El seguro ingreso de la noble viuda al Senado, aún cuando para el 10 de diciembre acumule más procesamientos –recuerde el reciente y favorable fallo de la Corte en relación con el caso de Carlos Menem, afectado de idéntica incapacidad moral- continuará actuando como revulsivo al interior del PJ, pero será obligada a conformar un bloque separado por la Unidad Ciudadana, que no tiene nada que ver con el tradicional movimiento.
Se habrá quedado, entonces, sin su decisiva influencia sobre la voluntad de los gobernadores feudales que, hasta ahora, le han guardado fidelidad; me refiero a las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, La Pampa, Santa Cruz, San Luis y San Juan, en muchas de las cuales, además, el kirchnerismo perderá en octubre por amplio margen. El peronismo sabe mucho de la importancia de la “caja”, disciplinadora tradicional de la política, y esta se encuentra hoy en manos de Cambiemos, por lo cual es presumible que se sienta inclinado a negociar su apoyo a las leyes que el Gobierno necesita.
La señora enfrenta ya la causa más complicada, que la vincula al encubrimiento del terrorismo que voló la sede de la AMIA, y que fuera anunciada por el Fiscal Alberto Nisman, asesinado antes de poder explicarla ante el Congreso; en ella, la acusación pretende que sea procesada por un delito de lesa humanidad y, si lo consigue, transformará el tema en imprescriptible. Por lo demás, en los próximos días será elevada a juicio oral la megacausa unificada por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz a Lázaro Báez y los retornos que pagaron a su familia ese testaferro y otros socios, como Cristóbal López, donde se ha probado la asociación ilícita que encabezaban don Néstor y, luego, Cristina misma.
Y tiene otras preocupaciones adicionales porque, mientras ella y su hijo Máximo se encontrarán amparados por los fueros parlamentarios que les evitarán la detención, no ocurrirá lo mismo en el caso de su hija Florencia, acusada ya de la comisión de una larga lista de delitos gravísimos y no excarcelables; y siempre estará pendiente la espada de Damocles de los “arrepentidos”, dispuestos a negociar la reducción de su pena complicando a sus superiores en la organización corrupta. Finalmente, le ha llegado la hora de pagar por el gigantesco daño producido, a costa de la vida de tantos argentinos, con el sólo objeto de enriquecerse sin tasa.

Bs.As., 16 Sep 17
Enrique Guillermo Avogadro
Abogado - Enviado por su autor

Fuerte rechazo a la reforma educativa. Entrevista al Dr Edgardo Zablotsky

FUENTE: https://www.youtube.com/watch?v=1OO46_JFPkA&feature=youtu.be Publicado con la autorizacion del Dr Zablotsky

viernes, 15 de septiembre de 2017

Where Liberals and Conservatives are Wrong About the Constitution On this Constitution Day, an ode to originalism. By ILAN WURMAN

Resultado de imagen para constitucion de estados unidosMonday is Constitution Day, and on this day alone we need to let the founding blueprint of our American government have it’s say. And what enlightened remarks might it deliver if it could speak? To both liberals and conservatives: You don’t own me.
Conservatives like to say liberal judges and scholars prefers Constitutional theory that rationalizes politically liberal results — treating it as a “living, breathing” document, subject to changing interpretations over time. These interpretations have permitted the federal government to enact social welfare programs and expand our understanding of fundamental rights. Political liberals, on the other hand, say conservatives adopt their own theory of constitutional interpretation—originalism—to rationalize conservative results. Indeed originalism, the idea that we should interpret the words of the Constitution with their original public meaning, affording in practice, more protections for economic liberty, property rights, and for gun rights and fewer protections for the rights preferred by modern liberals (abortion, gay marriage). 
Conservative originalists insist that their theory is neutral; it’s simply what the law is. Liberals contend the Constitution was written in such open-ended language so as to invite interpretation as social norms and values change over time. It turns out that neither the liberal nor the conservative is quite right about originalism or its alternative.
To say that originalism is merely what the law “is,” is to misunderstand the connection between originalism and conservatism. But neither is originalism a rationalization for conservatism. The connection between the two has been misunderstood because few understand what conservatism is. Conservatives generally seek to “conserve” something, but what?
The American conservative, properly understood, seeks to conserve the traditionally liberal principles of our Founding: the principles of self-government, ordered liberty, and equality under law. Once this is understood, originalism is most clearly connected to conservatism. Conservatism seeks to conserve the liberal principles of our Founding, and originalism seeks to preserve the original legal content of the Constitution that was framed to give life to those principles.
So is originalism only useful for political conservatives? Not at all. The Constitution does not require that we have a politically conservative or libertarian worldview, just as it does not require a politically liberal worldview. The great genius of the Constitution was that it left much to the democratic process, precisely because the Founders knew that conditions would change—and that we ourselves would evolve and progress over time. That is why the liberal claims about constitutional interpretation are not quite right, either. The Framers recognized that we would evolve and progress over time, which is why they left so much to the democratic process. Our Constitution is not living and breathing, but our democracy is.
So is our Founding—and its product, the Constitution—worth conserving? Particularly in view of the debate over public monuments, which has led some to raise questions even about our Founders, this question has become more pressing. It has become fashionable to criticize the Founders because they were white, male landowners, and mostly slaveowners.
Of course, all those things are true. But that is not why we celebrate them. They did not invent slavery, nor the exclusion of women, or the poor. Those had been universal. Our Founders’ achievement was quite different. Their achievement was writing for the first time in a foundational national document that all men are created equal, at which time half of the states abolished slavery (or set a timetable for its abolition) between 1776 and 1789. They framed the first free government of the modern world, committed to the principle of equality under law. The Constitution they wrote abolished property requirements for holding public office, and abolished titles of nobility and hereditary privileges. And for its time, the body of citizens that deliberated and reflected on that frame of government was broader than anywhere else in the world, and broader than at any time in history.
These kinds of accomplishments had been mostly unheard of until our Founding. And that is why we celebrate the Founders. We have progressed since their time, of course, but we have done so largely because we stand on the shoulders of giants. We stand on the shoulders of their achievement. Perhaps that’s something worth conserving.

FUENTE: http://www.theamericanconservative.com/articles/where-liberals-and-conservatives-are-wrong-about-the-constitution/

Alcaldesa de ciudad brasileña es arrestada y acusada de estar involucrada en la muerte de un periodista en 2016 Por Alessandra Monnerat/SH

Una alcaldesa en el estado de Minas Gerais, Brasil, fue arrestada y acusada de estar involucrada en el asesinato del periodista Maurício Campos Rosa ocurrido en agosto de 2016.
Roseli Ferreira Pimentel (Foto: Facebook).
Roseli Ferreira Pimentel fue apresada el 7 de septiembre, de acuerdo con el portal G1.
La Policía Civil cumplió una orden de prisión preventiva contra la alcaldesa, que fue encontrada en su casa, según Estado de Minas. Además de Pimentel, otros tres sospechosos del asesinato fueron arrestados: David Santos Lima (conocido como Nego), Alessandro de Oliveira Souza (Leleca) y Gustavo Sérgio Soares Silva (Gustavim). Todos van a declarar ante el Departamento de Investigación de Homicidios y Protección a la Persona (DHPP).
Rosa, de 64 años, era propietario del diario O Grito y estaba investigando un supuesto caso de corrupción que involucraba a concejales y a una empresa de recolección de basura. Recibió cinco disparos cuando salía de una casa en dirección al auto identificado como del medio de comunicación. El periódico quincenal de noticias de la región se distribuye gratuitamente desde hace más de 20 años, según Estado de Minas.
Su asesinato fue el cuarto de un periodista en Brasil en 2016. El país ocupó el cuarto lugar en la clasificación de los más mortíferos para la profesión de Reporteros Sin Fronteras del año pasado.
La alcaldesa comenzó a ser investigada por la presunta participación en el asesinato en abril de 2017, según el portal Comunique-se. El proceso corre en secreto en el Tribunal de Justicia de Minas Gerais. En su momento, la política dijo ser inocente. “Recibo con sorpresa e indignación la noticia de que estaría siendo investigada en el proceso penal. La sorpresa y la indignación de quien sabe que es inocente”, dijo en un comunicado.
Pimentel ya había sido revocada de su cargo cinco veces en casos separados y permanecía en el cargo por mandato judicial, según el G1. Ella y su vicealcalde, Fernando César de Almeida Nunes Resende, son acusados ​​de captación y gasto ilícito de dinero durante la campaña electoral. La alcaldesa también había sido condenada por enviar mensajes a directores y profesores de escuelas pidiendo influenciar a los padres de los alumnos en las elecciones, según O Globo.
FUENTE: https://knightcenter.utexas.edu/es/blog/00-18792-alcaldesa-de-ciudad-brasilena-es-arrestada-y-acusada-de-estar-involucrada-en-la-muerte - Enviado desde la Universidad de Texas

¿Estás preparado para el ajuste?

FedeNo existe momento en que los inversores no se hagan la eterna pregunta: “la Bolsa, ¿está cara o barata?”. 
Y según uno de los más grandes, la respuesta es… ¡ambas! 
Por supuesto, todo depende de qué tipo de acciones estamos mirando… 
Desde 1985 hasta 2006, un hombre llamado Joel Greenblatt administró un fondo de cobertura de nombre Gotham Capital. 
Aunque es menos conocido que “estrellas” como Warren Buffett, Bill Gross u otros, sus resultados son asombrosos. 
Su tasa anualizada de retornos, entre esos años, fue del 40%.
Leíste bien: 40% anualizado, durante dos décadas. 
Sus resultados no son bueno, son épicos. 
Es por eso que siempre debería interesarnos lo que Greenblatt tenga para decir. 
A la hora de analizarlo, lo cierto es que el estilo de inversión que le dio a Greenblatt ganancias tan espectaculares es, en realidad, muy sencillo. 
Lo que hace es, básicamente, comprar acciones baratas y vender en corto las que están caras. Eso es todo, no hay nada complicado al respecto. 
De hecho, con el paso del tiempo es una receta del éxito. Y sus resultados lo prueban. 
Basándonos en lo que Greenblatt le dijo a los inversores en su comunicado de mitad de año, es evidente que al legendario inversor se le hace agua la boca con una oportunidad que tiene frente a él. 
El mercado de hoy es simplemente perfecto para inversores como él. 
Greenblatt considera que en este momento existe un gran desequilibrio entre las valuaciones de las acciones de crecimiento y las acciones de valor. 
Que las acciones de crecimiento están muy caras, y que las de valor están muy baratas. 
En sus propias palabras: 
“La brecha entre las acciones de valor y las de crecimiento se ha vuelto sumamente amplia. Aunque no podamos predecir exactamente cuándo ocurrirá, creemos que es inevitable que se produzca un ajuste importante; mientras eso suceda, nos mantenemos fieles a nuestros procesos valoración sistemática”. 
“En los periodos que siguieron a 1999 y 2007, las valoraciones se normalizaron, lo que llevó a amplios períodos de grandes rendimientos para nuestro estilo de inversión”. 
Teniendo en cuenta que las acciones de crecimiento más grandes son el principal componente (en cuanto a tamaño) del S&P 500, esto quiere decir que el mercado en general se encuentra altamente sobrevalorado hoy. En términos de precio, Greenblatt sostiene que en este momento el S&P 500 se encuentra en su percentil número 17. 
Eso significa que el S&P 500 está más caro hoy de lo que ha estado durante el 83% de su existencia total. 
Pero, como señala, este mercado también trae consigo interesantes oportunidades. Porque mientras que las acciones de crecimiento están caras, las acciones de valor no están…
Lo que sí y lo que no para tener hoy 
En Agora Publicaciones nos gusta mucho el estilo de inversión de Greenblatt. 
Es un inversor de valor y, sin embargo, no está interesado en invertir en compañías de mala calidad sólo porque son baratas en lo que respecta a ratios como su price-to-book o su price-to-sales. 
En cambio, invierte en compañías cuya valoración está barata en relación al flujo capital que genera un negocio determinado. 
En otras palabras, compra crecimiento a precios de liquidación. 
Por ejemplo, en lo que Greenblatt jamás consideraría invertir es en compañías que hoy están cotizando a niveles ridículos en relación al flujo capital que generan. 
Algunas serían: 
• Amazon, actualmente se negocia a 27 veces su flujo capital operativo. 
• Facebook, actualmente se negocia a 26 veces su flujo capital operativo. 
• Tesla, tiene flujo capital negativo. 
• Netflix, tiene flujo capital negativo. 
Ojo, Greenblatt evita compañías como éstas no porque tengan problemas fundamentales en su negocio o algo parecido, sino que lo hace simplemente porque el mercado las valora a precios extremadamente altos en relación a este ítem que mencionamos. 
Sucede que las valuaciones de estas compañías tan costosas ya incluyen enormes cantidades de crecimiento futuro asociado a su precio, y sería virtualmente imposible para estas empresas cumplir con las expectativas que el mercado ha puesto sobre ellas. 
“High expectations”, diría Dickens…
Cualquier tropezón, por más pequeño que sea, sería devastador para los precios de estas acciones. Y esto quiere decir que nosotros, como inversores, deberíamos mantenernos alejados de ellas. 
Greenblatt, en lugar de invertir en este tipo de compañías, pone su dinero en empresas en crecimiento que generan retornos altos y con una valoración relativamente barata en relación a su flujo capital. 
¿Qué tiene en su portafolio? Por ejemplo: 
• Gilead Sciences, que se transa a 10,5 veces su flujo capital operativo. 
• Apple, a 13 veces su flujo capital operativo. 
• Cisco, a 11,6 veces su flujo capital operativo. 
• CVS Health, a 7,2 veces su flujo capital operativo. 
Todas estas son compañías que generan un buen flujo capital por el que no hay que pagar un sobreprecio. 
Como ves, al invertir en empresas baratas pero con potencial para crecer la estrategia de Greenblatt logra combinar lo mejor de las acciones de valor y las acciones de crecimiento. 
En ese sentido, tomando en cuenta la gran disparidad que existe hoy entre las acciones de valor y de crecimiento, es importante que pongas extra atención a las valuaciones, no sólo para evitar el riesgo de caer en acciones que estén muy caras, sino también para sacarle provecho a las compañías que están subvaloradas. 
Saludos, 
Felipe - El inversor diario

jueves, 14 de septiembre de 2017

Que el intervencionismo no limite los beneficios del sol.

Por María Celsa Rodríguez
Aun importamos energía en Latinoamérica cuando podemos hacer uso de la tecnología a través de las placas solares, que están generando nuevas fuentes de producción y empleo, nuevas innovaciones y capacitaciones, tanto en los llamados paneles fotovoltaicos, utilizados para generar electricidad, y los paneles térmicos para producir agua caliente. 
Y la que se obtiene del viento, que es  la energía  eólica.

Sin embargo, estos beneficios del capitalismo a veces son limitados por aquellas medidas estatales que les imponen reglas, restricciones e impuestos al desarrollo y a la calidad de vida. Tal el caso de lo que pasa en España con el famoso “impuesto al sol”.
Justamente España que fue el país que impulsó  el uso de la  energía solar, luego por disposición del gobierno complicó el proceso de auto-consumo, al ver que traería como efecto una reducción de la recaudación.

En contraposición al resto de Europa que se ha posicionado en contra del impuesto al sol, España creó una Comisión de expertos para que estudien la transición  energética  y que se focalicen en analizar qué efectos positivos se  generan  en la competencia de la economía, en la sustentabilidad del medio ambiente  y en la creación de empleo con más agentes técnicos para su instalación, mantenimiento y control.  Por otra parte, poniendo la mirada en Latinoamérica, los países hoy están beneficiados por los recursos que poseen, dentro de un marco regulatorio flexible y adaptable. 

Algunos ya han experimentado un avance significativo en el uso de estas tecnologías con apoyo de capitales privados pero desarrollado dentro de programas de políticas públicas de calidad significativa. México, Chile, Brasil y Argentina son los países que ya la están aplicando.
Pero volvamos al punto del impuesto al sol. Un ejemplo: en una facturación de consumo de 600 euros  anuales  habría un ahorro energético de 200 euros usando 5 placas solares, y el impuesto al sol que se debería pagar seria de 65 euros.

A través del decreto real 900/2015 está regulando la administración, estructuración técnica y económica de las formas de suministro de energía por medio del auto-consumo. En este decreto de 44 páginas, mas allá de toda su fundamentación, busca justificar un impuesto en donde hace epicentro el intervencionismo que desde conceptos propios  trata de seguir sosteniendo las subvenciones de energía.


Un mercado joven se afianza con pie firme, y es clave para su crecimiento la máxima des-regulación posible, es cierto que las fuentes de inversión y financiamiento deben abrir las puertas para su expansión,  por otro lado la burocracia deberá reducir las presiones para su activación.  

Por algo la Green Technology Media (GTM), considera a esta parte de Latinoamérica "una de las más atractivas del planeta para el desarrollo solar", no la desaprovechemos.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Análisis sobre la Reforma Educativa que impulsa el Gobierno porteño: Entrevista al Dr Edgardo Zablotsky

Entrevista a Edgardo Zablotsky. DyN. 1º de septiembre de 2017 Universidad del CEMA- https://www.youtube.com/watch?v=mvDi6QGaoYM&feature=youtu.be - Publicado con la autorizacion de su autor

What Hillary Clinton Says She Learned From Her Defeat. RUSSELL BERMAN

A cash payment to guarantee a basic income for every American. A nationwide “carbon-dividend program” to tax fossil fuels and redirect the revenue to citizens. Taxing an individual’s net worth instead of their annual income as a way to reduce income inequality.
Hillary Clinton considered proposing each of these transformative ideas during her ill-fated presidential campaign last year, she writes in What Happened, the memoir she is releasing Tuesday. The former secretary of state discarded all of them, however. They were too costly, she writes. Her campaign “couldn’t make the numbers work.”
“We decided it was exciting but not realistic, and left it on the shelf. That was the responsible decision,” Clinton writes about the cash-payment proposal, which was based on Alaska’s program of distributing the state’s oil royalties in dividends to its residents. She is now having second thoughts. “I wonder now whether we should have thrown caution to the wind and embraced ‘Alaska for America’ as a long-term goal and figured out the details later.The book’s title is What Happened, but Clinton could easily have called it, What Might Have Been. What might have been if she hadn’t used a personal email account and private server as secretary of state, or if the media had not spent so much time covering it? What might have been if Clinton hadn’t given paid speeches to Wall Street bankers—“a mistake,” she begrudgingly acknowledges? What might have been if Sanders had not “caused lasting damage” with his attacks during the primary that, she writes, paved “the way for Trump’s ‘Crooked Hillary’ campaign in the fall?” What might have been if former FBI Director James Comey had not called her handling of classified information “extremely careless” or, more consequentially, not sent his infamous letter to Congress 11 days before the election? What might have been if President Obama had ignored the threats of Republican leaders and more forcefully warned voters about Russia’s attempt to influence the election?Another reason Clinton does not list, but that is left in the reader’s mind, is this: She didn’t need to go big to defeat either Senator Bernie Sanders in the Democratic primary or Donald Trump in the general election. She didn’t need to mimic their embrace of bold but unachievable ideas, to risk making promises she knew she wouldn’t be able to keep. Clinton, both she and seemingly everyone else knew, was going to win the presidency anyway.
Clinton addresses all of these possibilities, and she concludes, as many observers have, that she was defeated by “a perfect storm”—a confluence of errors (some her own) and unlikely factors that turned an exceedingly close election against her. Had any one of them not happened, she suggests, it might have been enough to swing the 40,000 or so votes in Wisconsin, Michigan, and Pennsylvania that ultimately made the difference.
Yet another, often unstated theme of the book is that Clinton was done in by presumption, by decisions that she and other actors in the campaign—Comey in particular, as well as Obama—made because they presumed that she would become president whether they were taken or not.
No longer a candidate or a potential candidate, Clinton writes that she is “letting my guard down.” And indeed she does. The first woman presidential nominee of a major party writes extensively about the role that sexism played in the campaign in her defeat, as well as how it continues to shape the lives and perceptions of women in public life and in the workplace. She goes into more detail than ever before about the time, energy, and resources she and others would spend on hair and makeup during the campaign—an effort that only female candidates must make, and one that they dare not discuss for fear of appearing out of touch.
Clinton is also unguarded in describing the many ways in which she assumed she would win. That was not entirely the case before the campaign, when she and Bill Clinton considered the historic difficulty of one party holding the White House for three consecutive terms. But the presumption took hold once it became clear she would be facing Trump, a candidate who Clinton, like so many others, did not take seriously at the start. While Clinton spent weeks sweating the details of her victory speech, she didn’t so much as look at a concession speech until her aides handed her a draft in the wee hours of November 9. “I hadn’t prepared mentally for this at all,” she writes about election night. “There had been no doomsday scenarios playing out in my head in the final days, no imagining what I might say if I lost.”
More than measuring the drapes, Clinton actually bought a house in anticipation of becoming president: In August 2016, she and Bill purchased the one next door to their home in Chappaqua, New York, in part so they could accommodate the large Secret Service presence that would be necessary if she won.
Presumption also seemed to seep into other decisions Clinton made both before and during the campaign, whether it was continuing to deliver paid speeches in 2014 even when she knew she might run, or sticking to her admittedly cautious instinct and eschewing the kind of promises and proposals that could come back to haunt her if she won. Clinton is unrelenting in her criticism of Trump, but she appears to harbor nearly as much resentment for Sanders, who she needles throughout the book. (The word “Socialist,” always capitalized, is never far from his name.)
In particular, Clinton says that Sanders had the luxury of always trying to outdo her, by taking her pragmatic proposals for more infrastructure or banking reforms and issuing bigger ones. “I’ve always believed that it’s dangerous to make big promises if you have no idea how you’re going to keep them,” Clinton writes. “When you don’t deliver, it will make people even more cynical about government.” That may be true, but another way of interpreting her caution is that Clinton believed she had the luxury of being realistic, trimming her policy sails so that when she was in office—and perhaps running for a second term—she wouldn’t saddle herself with the burden of explaining why she failed to deliver on her promises.
The presumption wasn’t limited to Clinton, however. She suggests that one reason Comey chose to inform Congress that the FBI had uncovered more of Clinton’s emails in late October was that he believed she would win and feared attacks from Republicans if they found out he withheld information from them after the election. (Comey has hinted this might be true, saying in testimony before the Senate that the thought that he may have swung the election made him “mildly nauseous.”) The same goes for Obama, who privately warned Vladimir Putin to knock off Russian attempts to interfere in the election but who chose not to make a more aggressive public case because he didn’t want to seen as unduly helping Clinton. Senate Majority Leader Mitch McConnell had already warned the administration that he would accuse them of partisan attacks if they made a bigger deal about Russia during the campaign. “I understand the predicament the Obama administration faced,” Clinton writes, “with McConnell threatening them and everyone assuming I was going to win regardless.”
Clinton gives a preview of what she would have said in an inaugural address, and she lays out what her priorities would have been in the first 100 days—a major infrastructure and jobs bill, criminal-justice reform, and comprehensive immigration reform. But she also reflects on a realization she had that could have ramifications for the Democratic Party for years to come. The party, she writes, needs to develop and emphasize “universal” policies that stand to directly benefit all people as opposed to those who seek primarily to help low-income Americans or other specific classes.
Targeted programs “may be more efficient and progressive,” she writes, but they are easily “stigmatized and demagogued” because they don’t benefit everyone. The Affordable Care Act is an example, because while it did improve protections for everyone, the most tangible benefit was offering insurance to those that didn’t have it. “For years,” Clinton writes, “it was attacked as a new subsidy for poor people of color.” Similarly, she expresses a new appreciation for Sanders’ “free college for all” plan, which she criticized during the campaign for giving wasteful taxpayer-funded giveaways to rich kids.
“The conclusion I reach from this,” Clinton writes, “is that Democrats should redouble our efforts to develop bold, creative ideas that offer broad-based benefits for the whole country.” The examples she gives are the proposals for a universal basic income and a fossil-fuel tax that would redistribute money from polluters to ordinary Americans. More than the standard playbook of Democratic policy proposals Clinton campaigned on, they might have energized a wider population of voters who wanted something to vote for and not just against. They would also have been expensive, requiring Clinton to walk back on her promise not to increase taxes on anyone except the most wealthy. But that worry, with the benefit of hindsight and the devastating knowledge that she would lose to Donald Trump, is one that Clinton would have saved for another day.
FUENTE: https://www.theatlantic.com/politics/archive/2017/09/hillary-clinton-what-happened-donald-trump-2016/539460/

Los profesores injustamente detenidos por el régimen de Maduro

Son siete los profesores universitarios que se encuentran detenidos arbitrariamente: Santiago Guevara, Yoel Bellorín, Jorge Machado, Carlos Requena, Julio García, Rosmary Di Pietro y Rolman Rojas. Además, los profesores Ángel Zerpa, Rafael Cuevas, Edilson Bohórquez, Carlos Morales y Sergio Contreras, han sido liberados con medidas cautelares. Fuente: ACCION LIBERTAD- https://www.youtube.com/watch?v=xCBNIbYE9D0&feature=youtu.be ENVIADO DESDE VENEZUELA

martes, 12 de septiembre de 2017

Los tres grandes catalizadores del oro Por Jim Rickards, desde Greenwich, CT

Fede“Los mercados caminan sonámbulos a través de la historia. Los inversores se engañan a sí mismos pensando que viven en un mundo estable. La realidad es que no ha habido tiempos más inestables que éstos desde la Segunda Guerra Mundial, y aquellos inversores que no reducen el riesgo de sus portfolios demuestran una peligrosa ignorancia por la historia.” 
Concuerdo 100% con las las palabras de Michael Lewitt en The Credit Strategist.El mundo está sumido en riesgos, por mano de la naturaleza y del hombre por igual. 
Por ejemplo, Houston –la principal ciudad dedicada al sector energético de los Estados Unidos– acaba de ser abatida por una terrible inundación. Y mientras la lluvia caía sobre suelo tejano, Corea de Norte lanzó un misil que atravesó el cielo japonés. 
Podría seguir nombrando eventos, pero tú también lees las noticias. Basta decir que en este momento el planeta está repleto de puntos de contención en los que cualquier cosa puede pasar. 
En general, cosas malas. Vivimos en un mundo repleto de riesgos. 
Hace ya dos semanas que los precios del oro escalaron hacia el nivel de los US$ 1.300, y no parece haber tregua desde entonces. Como hemos planteado en muchas ocasiones, el precio del metal crece ante la presencia de un dólar débil. 
Y estamos viviendo en un tiempo de dólar débil. 
Houston, como es bien sabido, quedó abatida por la fuerza del huracán y las inundaciones. Y lo mismo está pasando hoy en Florida. 
¿Por qué repito esto que todo el mundo dice? Porque lo que no dicen es que, históricamente, algunos desastres naturales de gran escala han causado enormes estragos económicos de largo impacto. 
Un ejemplo perfecto es el terremoto de San Francisco de 1906, causa directa de la ola de pánico de 1907. Después del desastre San Francisco quedó devastado, por lo que muchos bancos y compañías aseguradoras de todas partes, desde Nueva York a Londres, tuvieron que pagar enormes cantidades de dinero por los daños y asumir las quiebras de muchos prestatarios. 
Como resultado, la ola de pánico de 1907 consolidó un consenso político nacional y de gran escala –especialmente entre los banqueros neoyorquinos– sobre la necesidad de un banco central estadounidense basado en el concepto (para entonces) novedoso de una “divisa elástica”. 
Por decirlo de otra manera, el terremoto de San Francisco causó el nacimiento de la Reserva Federal. 
Hoy, 111 años después, como dijimos, Houston ha sufrido una destrucción similar. 
La ciudad está hecha trizas. 
Millones de personas han sido desplazadas. El daño a las propiedades –residenciales, comerciales e industriales– es inmenso. Sólo los vehículos destrozados representarán miles de millones de dólares en pérdidas. 
Ya una vez viví una inundación masiva. Vi cómo el negocio familiar fue totalmente destruido por el huracán Ivan en 2004. Casi dos metros y medio de agua en el almacén; camiones totalmente sumergidos; cada artículo del inventario, cada caja y cada bolsa fueron destruidos por el impacto. Fue una catástrofe infernal. 
Mi único consuelo era las de Nietzsche: “lo que no te mata te hace más fuerte.” 
Ahora la inundación de Houston impactó enormemente los envíos de petróleo y refinados. Gran parte del capital energético de Estados Unidos está bajo el agua; eso es un problema. Pero bueno, recordemos que no es descabellado pensar que las cosas estén peor una vez que las aguas bajen. 
Entonces será momento de limpiar y reparar lo que quedó, y saber bien la magnitud del daño. He visto estimaciones que apuntan a daños totales por US$ 200.000 millones. 
Con tales niveles de caos en Houston, es válido evaluar el potencial impacto de todo esto a nivel regional y nacional: 
No cabe duda de que, en las semanas y meses venideros, los pagos de los daños y los costos de limpieza y reparaciones para Houston tendrán un impacto en el presupuesto federal. No creo posible que en el Congreso o el Senado no aprueben alguna política relacionada a Houston, y no dudo de que Trump firme un proyecto en este sentido. 
Esta politiquería podría incluso pavimentar el camino hacia el aumento del límite de la deuda en septiembre, pero sea cual sea el caso, si hay algo que es una garantía es que la “divisa elástica” de la Fed jugará un papel importante en todo esto. A medida que se vayan repartiendo los fondos federales, las ruedas de la vasta economía estadounidense comenzarán a rodar, y todo va a tener que pagarse de una forma u otra. Mientras tanto, con la capital energética del país ocupada plenamente en reconstruir su vida, dudo que la Fed suba las tasas de interés en septiembre o diciembre. 
Paralelo a todo esto, Corea del Norte sigue jugando… 
Sus pruebas con bombas de hidrógeno provocaron un sacudón de magnitud 6,3 en la Escala Richter (el terremoto en Haití en 2010 fue 7,3) y, además, movieron fuerte los mercados: las noticias de la explosión dispararon rápidamente los precios del oro en Asia. 
Como vemos, tres factores: huracanes, bombas y, sobre todo, la Reserva Federal… 
Por ahora mantenemos nuestra posición en oro. 
Saludos, 
Jim Rickards. - El Inversor Diario

La solución a la mala praxis de los políticos argentinos.

La semana pasada desde esta misma columna te hablé de cómo un CEO de una empresa norteamericana ganaba 100 veces más que nosotros. Allí, intenté explicar que esto se justificaba por el inmenso valor que estas personas generaban para la sociedad. Mi punto de vista despertó cierta polémica entre nuestros lectores y quería aprovechar este espacio para compartir la opinión de Luis:

“Hola Matías.
Te quería felicitar por tu nota, pero creo que no en todos casos aplica lo que decís sobre la remuneración y su vinculación con el valor que uno genera. Al menos no en nuestro país. Sino: ¿me podés explicar qué valor genera para la sociedad una persona como el ex vicepresidente Amado Boudou para justificar una jubilación de $140.000? Muchas gracias por tu respuesta.
Luis”
El punto que marca Luis es muy cierto y representa una de las grandes distorsiones que tiene Argentina. La clase política cobra remuneraciones exorbitantes a pesar de que el valor que generan para la sociedad es bajísimo. Basta con mirar la infraestructura y la calidad de los servicios públicos.
Pero no sólo esto, el segundo problema es la gran cantidad de políticos que tenemos. Si tomamos como referencia a dos países europeos como Alemania y España podemos observar la abismal diferencia que hay entre ellos y nosotros.

De acuerdo a unos datos que circulan ampliamente en las redes, en Argentina tenemos un político cada 62 habitantes, mientras que en España encontramos uno cada 106 y en Alemania uno cada 547. Es claro que tenemos una “superpoblación” de políticos.
Una remuneración que premia el desempeño
Sí, entendemos entonces que no solo cobran demasiado, sino que también son muchos pero… ¿Cómo hacemos que empiecen a cobrar por el valor que generan?
En esto nos puede ayudar el modelo de remuneración del gigante tecnológico Apple.
Hace unos días la compañía de la manzanita divulgó que Tim Cook, su CEO, cobró USD 89,2 millones por su excelente trabajo al frente de la organización. Mucho dinero ¿no? Sí, pero para conseguirlo, Cook no la tuvo fácil.
Nada de remuneración fija independientemente de lo que pase. No, señor.
Para poder alzarse con semejante suma, Cook debía conseguir un buen desempeño para su empresa. ¿Y cómo medir su buen desempeño? A través de la creación de valor para el accionista.
Medir dicha creación es fácil en un mercado tan transparente como el norteamericano. Es que todos los días podemos comprobar dicho valor mirando el precio de las acciones.
El mecanismo de remuneración de Tim Cook comprendía el período desde el 25 agosto de 2014 al 24 de agosto de 2017. Durante dicho período se iba a observar el rendimiento de las acciones de Apple y se lo iba a comparar con el del índice S&P500 (que nuclea a las 500 empresas más grandes de los Estados Unidos).
Según el contrato firmado, Tim Cook cobraría la máxima gratificación (280.000 acciones) solo si la acción de Apple se encontrara entre el 33% de acciones que más subieran del índice S&P durante ese período. Si se encontrara entre el 33% y el 66% que más subió, entonces solo cobraría la mitad de acciones.
Tres factores clave
Si analizamos la remuneración concedida a Tim Cook, encontramos que existen 3 factores clave en dicho sistema:
En primer lugar, el período de tiempo no es un día, ni un mes. Ni siquiera un año, sino tres. Es que para conseguir resultados es importante que los períodos sean más prolongados, dado que así son sostenibles en el largo plazo y no sólo fruto de medidas que pueden inflar resultados en el corto.
En segundo lugar, es comparable con el desempeño de otros en el mismo momento. Si en el medio se hubiera presentado una crisis financiera que hiciera caer las acciones, pero hubieran caído menos que las de las otras compañías, también hubiera sido una buena gestión.
Por último, el premio se cobra en acciones, por lo que a futuro le conviene que a la empresa le siga yendo bien para continuar revalorizando su capital, aún si llegara a haber un cambio en quién dirige la compañía.
Un sistema “Apple” para políticos argentinos
Hasta aquí estamos de acuerdo con que es muy bueno el sistema de remuneración de la empresa líder en tecnología y diseño. Pero… ¿cómo podríamos aplicar algo así a nuestros políticos? ¿Existe una “acción de Argentina” como país?
Lamentablemente, no. Acá no tenemos un canal directo como tienen las empresas con sus acciones. Sin embargo, sí existe un instrumento financiero que se valoriza cuando crece la economía. Y ése es un instrumento que podría imitar a la forma en que Apple para mide la creación de valor para los accionistas. Sería como una forma de medir, en los funcionarios, su capacidad para “crear valor para los argentinos”.
Me estoy refiriendo al Cupón del PBI.
Alguno podría llegar a plantear que a pesar de que crezca el PBI, esto no mejora indicadores de distribución del ingreso y calidad de vida de todos los ciudadanos. Sin embargo, si revisamos los números de países que han tenido tasas de crecimiento sostenibles en el tiempo (como Australia, durante el siglo XX, o China e India en el siglo XXI), en todos ellos la pobreza se vio drásticamente reducida.
Sin entrar en mayores tecnicismos sobre el Cupón del PBI, se trata de un instrumento que sólo paga intereses cuando el país crece por encima de un porcentaje establecido de ante mano, que para los años de aquí en adelante es del 3%.
¿Cómo pagar a nuestros políticos?
Siguiendo entonces con este esquema de remuneración en base al valor generado, se podría establecer un mecanismo de remuneración para toda la clase política (poder ejecutivo, legislativo y judicial) que incluya cupones del PBI como principal fuente de ingreso.
Pensando en la modalidad completa, se les pagaría un sueldo base que se condiga con el salario mínimo vital y móvil (o dos de ellos) para que puedan vivir si la Argentina no crece, pero que recién reciban una buena remuneración cuando el país efectivamente avance más de 3%.
Así empezarían a alinearse los objetivos.
Esto es tal como nos sucede al resto de los argentinos que no trabajamos en el sector público. Cuando la economía crece podemos cobrar un sueldo mayor o tenemos más clientes, mientras que cuando la economía cae nos la vemos más difícil.
Quizás te preguntes cómo nos hubiera ido con este esquema de remuneración en los últimos años.
Bueno, la última vez que la Argentina creció lo suficiente como para que se pagara el Cupón del PBI fue en 2011, por lo que en los últimos años nos hubiésemos “ahorrado” un monto sustancial en remunerar el trabajo de los políticos.
En dicho caso, quizá el déficit fiscal hubiera sido menor. Y, de esta manera, menor la inflación y el ajuste lo hubiera pagado la clase política argentina por primera vez en la historia. ¿Y si lo implementamos a partir de ahora?
Saludos,
Matías Daghero
Para CONTRAECONOMÍA

lunes, 11 de septiembre de 2017

A MI AMIGO ENEAS BIGLIONE

Por María Celsa Rodríguez
Cuando leí el artículo de Gabriel Zanotti: "NO BASTA CON IR A SEMINARIOS. HACE FALTA EL COMPROMISO MORAL"[1], sentí que me lo escribió a mi. Y le mandé un mensaje y se lo dije. Tal vez porque en este momento las circunstancias me llevan a que estas palabras me toquen el alma. 
No pensaba escribir esto... 
Pero un párrafo de la reflexión de Gabriel fue el que me movió a hacerlo, y fue esta: "Falta comprometer la vida con estas ideas, falta correr los riesgos necesarios, falta jugarse la existencia entera, el nombre y la profesión por todo esto, falta soportar toda la vida ser difamado, dejado de lado, ignorado, por “liberal”. Hasta que no haya ese compromiso moral, es todo inútil". Entonces sentí que  mi compromiso  era jugármela por mi amigo y por SU causa que es MI causa.


Hace tres años, el liberalismo me dio un hermano, su nombre Eneas Biglione, un tipo con valores y principios que defiende la libertad y vive por ella. Y lo he acompañado todo este tiempo con admiración, respeto y cariño. 

Durante este tiempo promocioné HACER, (www.hacer.org), en mas de 140 grupos de Facebook de Argentina, Latinoamerica, Europa y hasta Asia, como en grupos de  Linkedin, y en varias  páginas nacionales, e internacionales. Nos hicimos conocer en muchos  rincones del mundo que no sabían de nosotros. Justamente ayer me saludó el Sr Javier Pinto de Liberales Unidos - que están en distintos países-, y me dijo "Quiero aprovechar esta ocasión para felicitarte también por la gran labor informativa que desarrollas en los grupos de LIBERALES UNIDOS. Valoramos tu trabajo y el nivel del mismo, lo que no permite desarrollar opiniones y respuestas más acertadas. Muchas gracias por tu tiempo y tus publicaciones". ¡¡¡Cuanta alegría me dan estos detalles!!! Porque ayudamos a pensar, generamos "opiniones y respuestas acertadas", iluminamos, y eso es lo que buscamos. Porque todas esas publicaciones eran artículos de HACER. 


La repercusión en los medios donde se han promocionado no solo la pagina sino también los artículos que he publicado en ella  llegó este año a más de  145 publicaciones, tanto en Argentina como en el exterior, superando ampliamente a años anteriores. La promoción de la biblioteca HACER también fue otra de mis labores, ya que he mandado a jóvenes y amigos por correo, los  PDF de  libros publicados.  Creo que esta claro que este tiempo hemos sumado, por los buenos comentarios llegados de  varios países, que ahora leen a HACER.

 Eneas es un gladiador de la libertad. Siempre han encontrado en mis palabras conceptos de valor y admiración hacia su persona, -tanto en charlas publicas como privadas-, quien me conoce y me ha escuchado y leído puede constatar que es así. Es mas, lo he defendido en mas de una vez cuando le hicieron mal. Shackespeare escribió: "los buenos amigos, son la familia que nos permiten elegir", y yo he elegido a este hermano de la causa ha acompañar su camino donde la libertad  ilumina la huella a seguir. Quizás por ahora se tomó un sendero distinto. Pero sé que en la próxima curva seguramente nos encontraremos.

No se si leerá este mensaje, espero que si, solo quiero que sepa que en mi siempre encontrará una amiga, que lo quiere mucho, lo admira y valora su trabajo. Por eso le pedí que me acompañara en mi libro escribiendo su introducción y  he sumado como fuente, artículos de su autoría. 

 Shakespeare decia " debemos decir a esa persona que la queremos, porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que la veamos". Ese es el motivo por el cual hoy he decidido hacer publico mi cariño sincero y mi respeto a este hermano liberal.

Gracias amigo Eneas, hasta cualquier momento!!


---------------------
[1] http://chacorealidades.blogspot.com.ar/2017/09/no-basta-con-ir-seminarios-hace-falta.html

84% de las exportaciones se generan en el centro del país

Las exportaciones contribuyen a mejorar la calidad de vida de la gente. Por eso es preocupante que se exporte poco, con alta incidencia de productos primarios y con profundas divergencias entre regiones del país. Para revertir este proceso se necesita mejorar la inversión en capital humano y en infraestructura, profesionalizar la diplomacia y las agencias de promoción de exportaciones, eliminar burocracia y regulaciones prebendarias y dejar de dilatar la reforma impositiva. 
Una de las principales fuentes de promoción de desarrollo económico y social son las exportaciones. El premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman –crítico enfático del librecambismo sin intervención del Estado– resalta la importancia de las exportaciones porque determinan la capacidad para importar.Con más importaciones, la población goza de una gama más diversificada y barata de productos para consumir (aumentando el bienestar) y los productores de una gama más amplia de máquinas, tecnología e insumos para producir (elevando la productividad económica).
La Argentina no se caracteriza por su vocación exportadora. Según datos recientes publicados por el INDEC, en el 1° semestre del 2017 se exportaron U$S 28 mil millones. Esto equivale a unos 640 dólares de exportaciones por habitante. En el mismo período Chile generó 1.800 dólares y Uruguay 1.000 dólares de exportaciones por habitante. 
Otro rasgo interesante que las estadísticas del INDEC permiten observar son las exportaciones por regiones. En esta perspectiva aparece que el relativamente bajo nivel de exportaciones se distribuye de la siguiente manera:
La región centro concentra el 84% de las exportaciones argentinas de las cuales el 75% son industriales y el 25% primarias y energía.
La Patagonia participa con el 8% de las exportaciones totales, distribuidas entre industriales y bienes primarios y energía en partes iguales.
El norte aporta otro 8% de las exportaciones de las cuales el 60% son primarias y energía y el 40% son productos industrializados
Estos datos ponen en evidencia las enormes diferencias en la capacidad exportadora que se presenta según las regiones. El grueso de las exportaciones, especialmente las industriales, se generan en el centro del país (región pampeana y Cuyo). El aporte de las provincias del sur es marginal y además la mitad son ventas de productos en bruto, sin procesamiento industrial, o hidrocarburos. En el norte, la marginalidad de las exportaciones es similar al sur, con el agravante de que es más baja la incidencia de los productos industrializados, además de que prácticamente no cuenta con exportaciones energéticas. 
Existe un amplio margen para aumentar las exportaciones. Especialmente si se pone el énfasis en abordar los factores que aletargan la capacidad exportadora a medida que se aleja de Buenos Aires.El desafío plantea una agenda de políticas amplia y compleja. Por un lado, seriedad y profesionalidad diplomática, tomando como prioridad estrechar lazos comerciales con los países más dinámicos. A esto hay que agregar un replanteo en las agencias de exportación estableciendo metas y monitoreo de resultados, reduciendo así los riesgos de que se conviertan en meros promotores de turismo de empresarios y funcionarios. Tan importante como esto es desplegar un trabajo perseverante para elevar la calidad del capital humano (educación y formación para el trabajo), del complejo científico-tecnológico (para agregar valor e innovaciones a los productos argentinos) y multiplicar la inversión en capital físico, infraestructura y financiamiento de la producción.
De impactos más inmediatos e igualmente importantes son la reforma impositiva, la desburocratización y la eliminación de regulaciones que encarecen artificialmente la logística. Las cargas sociales (impuesto al trabajo), Ingreso Brutos y tasas municipales (a los insumos), impuesto el cheque (al financiamiento) y a la ganancia mínima presunta (al capital físico) son impuestos que, a diferencia del IVA, quitan competitividad porque quedan incorporados dentro del costo final de los productos que se quieren exportar. Como en la exportación no se pueden trasladar a precio y tampoco se pueden licuar con devaluación, se convierten en una piedra atada al cuello de quiénes quieren desarrollar capacidades exportadoras. En el mismo sentido operan las regulaciones que generan prebendas rentísticas encareciendo el transporte de la producción.
No hay posibilidades de desarrollo si no se avanza hacia una mayor integración con el mundo. Por eso es fundamental que en los tres niveles de gobierno se asuma como tema prioritario abordar todos los factores que erosionan la capacidad exportadora del país.
Imagen

El asistencialismo no ayuda a poner de pie a un pueblo. Por Edgardo Zablotsky

Resultado de imagen para zablotskyEl Padre Pedro Opeka, responsable del título de esta columna, es un argentino propuesto varias veces al Premio Nobel de la Paz por su incansable trabajo con los pobres en Madagascar, uno de los países más subsumidos en la pobreza. En base a su larga experiencia, sostiene que: "no debemos asistir, porque cuando lo hacemos, disminuyendo a la gente, los convertimos en dependientes, casi en esclavos de nosotros. Y Dios no vino al mundo para hacernos esclavos sino para liberarnos, ponernos de pie. Tenemos que trabajar. Hay que combatir ese asistencialismo. El problema en muchos países, incluyendo Argentina, es que los dirigentes políticos se encargan de hacerles creer que el Estado les va a resolver todos los problemas".
A su llegada a Madagascar el Padre Opeka vio a chicos descalzos viviendo en un basurero y decidió ayudarlos a tener una vida digna. Con la colaboración de jóvenes del lugar, levantó casillas precarias que luego fueron reemplazadas por casas de ladrillos de dos pisos, y les enseñó a vivir con lo que ellos producían. Los grupos de casas fueron creando una ciudad levantada donde estaba el basurero, Akamasoa.
He tenido el privilegio, a través de un intercambio epistolar, de conocer la obra en sus propias palabras. Comparto aquí mi síntesis de su relato:
"No tengo fórmulas mágicas, ni frases hechas para citar cuando hablo sobre el trabajo humanitario y de desarrollo en Akamasoa. Había que reaccionar rápidamente y crear la confianza con el pueblo, que ha sufrido tanto y fue tantas veces defraudado y engañado por sus dirigentes, y también por proyectos humanitarios sin futuro". "Compartiendo la vida dura de este pueblo de un basurero, viendo mi modo de vivir, de acercarme a ellos respetando sus tradiciones, y queriendo que sus hijos concurran a la escuela, puedan alimentarse y curarse, se han convencido a seguirme en esta lucha cotidiana. Con el pueblo de Akamasoa nos hemos puesto a dialogar y hemos hecho leyes internas, que fueron aceptadas por la mayoría de la población a mano alzada".
"Cada vez que salgo a la calle o a visitar a las familias, la gente me pide trabajo, lo cual es un buen signo. Ya nadie más me pide dinero, sino trabajo. Aquí nuestra gente ha comprendido que sólo con el trabajo, y la escolarización de los niños y jóvenes, saldremos de la pobreza".
"Puse las cartas sobre la mesa y les dije: si debo asistirles me voy ya de Madagascar, porque los amo. El asistencialismo nunca ayudó a poner de pie a un pueblo, más bien lo puso de rodillas y los subyugó a la clase política que se aprovechó de ellos".
Las palabras de Opeka hablan por sí solas. Trasladándolas a nuestra realidad, ¿no es razonable exigirle a todo beneficiario de un plan social que concurra a una escuela de adultos técnica o que tome cursos de entrenamiento profesional en un amplio menú de actividades productivas, como requisito para cobrar la asignación? ¿Cuántos menos argentinos dependerían del Estado si se implementase esta propuesta? No hay duda que muchos menos
FUENTE: https://www.cronista.com/columnistas/El-asistencialismo-no-ayuda-a-poner-de-pie-a-un-pueblo-20170906-0010.html
Publicado con la autorización de su autor.

Miedo a lo desconocido

FedeEl Cyberpunk es un subgénero de la ciencia ficción que apunta a mostrar a un mundo de grandes avances tecnológicos y científicos, pero que al mismo tiempo vive en una fuerte decadencia moral.
Uno de los mayores ejemplos es la novela de Phillip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas”, célebre mundialmente tras la adaptación de Ridley Scott que dio vida a Blade Runner…
Eso fue en 1982.
Diez años después, el nombre fue tomado por un grupo de programadores que, preocupados por la pérdida de libertad personal que podría generar la naciente internet, comenzaron a desarrollar tecnologías alternativas para protegerse.
Una de las ideas que más dio vueltas entre el grupo en esa época fue la posibilidad de crear monedas digitales lejos del control de los bancos centrales.
Pero no avanzaron demasiado hasta 2008, cuando el sistema financiero estuvo a punto de colapsar tras la caída de Lehman Brothers.
Eso precipitó que Satoshi Nakamoto (un nombre ficticio que apunta a guarda la identidad del grupo), diera a luz al Bitcoin.
Por supuesto, en 2008 era algo para “nerds”.
Por ejemplo, el 22 de mayo de 2010 un desarrollador web pagó 10.000 bitcoins por dos pizzas de Papa John’s (US$ 30 dólares era el importe).
Fue como una broma.
¡Y qué broma!
Hoy esas 10.000 bitcoins están valuadas en US$ 42.000.000.
Todos quieren entrar
A raíz de historias como éstas es que nos inundan de preguntas sobre las criptomonedas. Porque ven que existe un inmenso potencial de ganancia, pero no se sienten seguros invirtiendo en algo que no terminan de entender por completo.
Por nuestra parte, tenemos que admitirlo, acá no estamos hablando de las típicas inversiones de siempre.
Si ya hay algunas confusiones con acciones o bonos, esto viene a ser como hablar de recetas de sushi a quien sólo está aprendiendo a hacer arroz.
Tal vez pienses que son demasiado misteriosas o extrañas, y eso es perfectamente aceptable.
Pero lo cierto es que, como te conté, están dando las mejores ganancias del momento, y por eso fue que le pedimos a nuestros especialista en nuevas tecnologías y editor del servicio Especulación Inteligente, Louis Basenese, que nos explicara, “for dummies”, qué son y cómo se operan las criptomonedas.
Saludos,
Felipe El Inversor Diario

El absurdo del salario mínimo

En todo el mundo se celebra el día del trabajador el día 1 de mayo.
En Estados Unidos, gracias al presidente Grover Cleveland, el homenaje a las masas acurrucadas se realiza el primer lunes de septiembre. 
De gran interés para la gente en los Estados Unidos, como lo indican los titulares de los periódicos, es cuánto ganan otras personas. 
Nadie -o casi nadie- de los que escribe en las páginas editoriales de los medios de comunicación trabaja en McDonald's o gana el salario mínimo. Sin embargo, prácticamente todos y cada uno de ellos tiene una opinión acerca de cuánto debe ganar la gente con bajos ingresos.
Un “salario digno” es lo que dicen que quieren. Se ha llegado a discutir un sueldo de 30 mil dólares anuales. 
Por supuesto que un mínimo para todo el país es absurdo. Cuesta mucho más vivir en Manhattan que en los Ozarks. Y es mucho menos costoso vivir con mamá y papá que tener un lugar propio. 
Pero no nos interesan tanto los detalles prácticos como la teoría. 
Nos han dicho que las personas que trabajan en McDonald's necesitan ganar más. Pero ¿qué pasa con los que escriben para las páginas editoriales? ¿Deberían ganar menos? 
Si los empleados bien educados y bien pagados de la prensa pueden decidir el salario de los trabajadores de McDonald's, seguramente los que dan vuelta las hamburguesas tendrán derecho a fijar los salarios de las clases que se dedican a la charlatanería, la intromisión y las propuestas vacías. 
Si eso sucediera, nuestra conjetura es que el sabelotodo bien pago hoy seguramente terminaría con un recorte de sueldo. Lo que parece correcto y justo. 
Estamos en un McDonald's y un trabajador que cobra el salario mínimo sirve nuestra orden. Conseguimos lo que pagamos y nos conformamos con la transacción; no le reprochamos al trabajador su recompensa. 
Leemos el periódico, por otro lado, y nos ponen sentencias y tonterías
El autoengaño de los controladores
Generalmente, obtenemos un servicio decente y una buena relación calidad-precio del trabajador de “cuello azul”. 
¿Qué conseguimos del payaso de cuello blanco? 
Dolor. 
Lógicamente, sólo hay dos posibilidades. O bien los salarios están determinados por un libre dar y recibir entre los que ofrecen su trabajo y los que quieren comprarlo. O alguien fija salarios según sus propios estándares.
Los buenos desean usar el dinero de otras personas para elevar los salarios de los peor pagos, pero no mencionan los suyos. 
Ni siquiera ofrecen pagar más por sus hamburguesas para que McDonald's pueda pagar más a sus trabajadores.
¿Y qué hay de los pobres que no pueden encontrar trabajo? 
Si se aumentara el salario mínimo, seguramente habría más, ya sea porque McDonald's no podía permitirse el lujo de contratar a tantas personas con salarios más altos o porque habría reemplazado a sus empleados de salario mínimo por máquinas. 
Pero los fijadores de precios están tan satisfechos con lo que ellos piensan que es la solución ideal que no se molestan en mirar la realidad. Si lo hicieran, verían que fijar los precios siempre - ¡siempre! - hace a la gente más pobre, no más rica. 
Sin embargo, les daremos el beneficio de la duda tratando de imaginar cómo se podría mejorar el mundo estableciendo salarios para otras personas. 
Un emprendimiento feliz
Comencemos con un modesto guiño a la justicia: Si tiene sentido establecer los salarios de los menos entre nosotros: ¿por qué no hacerlo con todos los demás? 
Si las personas que no participan en una transacción laboral pueden saber mejor que los participantes cuáles deberían ser los términos, ¿por qué no fijar los salarios de los editorialistas, editores, CEOs, celebridades deportivas, estrellas de cine…?
En el extremo inferior pueden ser mezquinos, pero hay generosidad extravagante en el otro. 
Si un lado debe ser fijado por ley, ¿por qué no todos? 
Usted puede ver qué feliz experimento sería éste para un burócrata audaz. En lugar de permitir que el mercado fije los precios, los pondremos nosotros mismos. 
También fijaremos precios en la bolsa. Y manipularemos el mercado de trabajo, asignando salarios donde creemos que deberían estar. 
Así que, acá vamos. Esta es nuestra propuesta de salarios anuales para los siguientes oficios de acuerdo a lo bueno que creemos que hacen a la sociedad. 
Empresarios (incluyendo su editor), poetas, inventores y metafísicos: USD 100,000
Sacerdotes, maestros, matemáticos, científicos, pilotos, enfermeras y cineastas: USD 85,000
CEOs corporativos, prostitutas, escritores, camareros y gerentes de fondos de cobertura: USD 75,000
Conductores, trabajadores, vendedores, vendedores, agricultores, bomberos y policías: USD 50,000
Psicólogos, quiroprácticos, doctores (incluyendo brujos) y planificadores financieros: USD 40,000
Empleados del gobierno (no incluidos en los grupos anteriores), políticos, narcotraficantes, mejoradores del mundo, economistas, falsificadores, psiquiatras, sociólogos, politólogos y encuestadores: $ 30,000
No queremos decir que esta lista sea exhaustiva o definitiva. Es sólo una sugerencia - un punto de partida hacia una distribución "más justa" del ingreso nacional. 
Saludos, 
Bill Bonner

ARCHIVOS DE TEMAS DEL BLOG

Buscar articulos